Son­ri­sas y más

Un mar de co­lor azul tur­que­sa, tem­plos ma­yas en me­dio de la sel­va, is­las pa­ra­di­sia­cas y un gi­gan­tes­co arre­ci­fe de co­ral: los pai­sa­jes del ale­gre y di­mi­nu­to país de la cos­ta ca­ri­be­ña pa­re­cen imá­ge­nes de sue­ño.

Geo - - BELICE - Tex­to: Mar­ti­na Wimmer Fotos: Brown Can­non III

ÉRA­SE UNA VEZ UN HOMBRE tan ri­co que lo lla­ma­ban ba­rón aun­que en reali­dad no for­ma­ba par­te de la no­ble­za: Henry Edward Er­nest Victor Bliss, cu­yo ape­lli­do sig­ni­fi­ca “di­cha”. El ca­tor­ce de enero de 1926, el an­ciano bri­tá­ni­co an­cló su ya­te de lu­jo Sea King fren­te a Ciu­dad de Be­li­ce: es­ta­ba de­ma­sia­do dé­bil pa­ra des­em­bar­car. Los ha­bi­tan­tes lo vi­si­ta­ron a bor­do. Se di­ce que in­clu­so lo ba­ja­ron en si­lla de rue­das a una bar­ca pa­ra pes­car con él. Un mes des­pués, el ba­rón Bliss fa­lle­ció, pe­ro ha­bía re­dac­ta­do un tes­ta­men­to: de­jó ca­si un mi­llón de li­bras es­ter­li­nas a los ciu­da­da­nos de Be­li­ce, en­ton­ces aún lla­ma­da Bri­tish Hon­du­ras. La for­tu­na fue in­ver­ti­da por una fun­da­ción que has­ta el día de hoy si­gue apo­yan­do hos­pi­ta­les, bi­blio­te­cas y una es­cue­la de en­fer­me­ras. Cuen­tan en Be­li­ce con or­gu­llo que Bliss se enamo­ró del país sin ja­más lle­gar a pi­sar­lo. ¿Pue­de ha­ber me­jor his­to­ria pa­ra pro­mo­cio­nar la pa­tria?

El ba­rón ya­ce ba­jo una lá­pi­da de már­mol jun­to al fa­ro en el aus­te­ro pa­seo ma­rí­ti­mo de Ciu­dad de Be­li­ce. Va­rios hom­bres pes­can con ca­ña y dan la im­pre­sión de que un pes­ca­do en el an­zue­lo se­ría más bien una per­tur­ba­ción que una pre­sa es­pe­ra­da. Se­ña­lan un ya­te en el ho­ri­zon­te. Di­cen que per­te­ne­ce a Bill Ga­tes, que es la se­gun­da vez que pa­sa sus va­ca­cio­nes en Be­li­ce.

El país so­bre­co­ge y con­fun­de a to­dos los re­cién lle­ga­dos: 23.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos en la cos­ta ca­ri­be­ña en­tre Mé­xi­co y Gua­te­ma­la. El idio­ma ofi­cial de los 330.000 ha­bi­tan­tes es el in­glés, un ca­so úni­co en Cen­troa­mé­ri­ca. La ma­yor par­te del país es na­tu­ra­le­za vir­gen, don­de me­dran más de 4.000 es­pe­cies de plan­tas. Aquí vi­ven ja­gua­res, pu­mas, oce­lo­tes, monos au­lla­do­res, co­co­dri­los y la­gar­tos ra­ros. El mar rom­pe sus olas en la se­gun­da ma­yor ba­rre­ra de arre­ci­fe del mun­do, don­de na­dan pe­ces tro­pi­ca­les, ti­bu­ro­nes ba­lle­na, ma­na­tíes y ra­yas lá­ti­go. In­clu­so cuan­do es­tás ha­cien­do sen­de­ris­mo en la sel­va o te subes a las co­lo­sa­les rui­nas ma­yas, la pla­ya nun­ca es­tá a más de cien ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Es un país lleno de mú­si­ca y rit­mo, con una co­ci­na exu­be­ran­te y se­duc­to­ra: la soul food, es­pe­cial­men­te sa­bro­sa cuan­do la com­pras a aque­llas mu­je­res que la sa­can de gran­des ollas de ho­ja­la­ta al bor­de de la ca­lle. Gen­te tan ama­ble que de­jas de sen­tir­te fo­rá­nea.

Es­te país so­bre­co­ge y con­fun­de a to­do aquel que lo vi­si­ta por pri­me­ra vez

En Ciu­dad de Be­li­ce la luz de la tar­de arro­ja un de­li­ca­do bri­llo so­bre los bal­co­nes ta­lla­dos de las vi­llas co­lo­nia­les de ma­de­ra. Un puen­te gi­ra­to­rio ope­ra­do a mano sal­va el Hau­lo­ver Creek, que desem­bo­ca en el mar. El puen­te co­mu­ni­ca el prós­pe­ro ba­rrio de Fort Geor­ge y el ter­mi­nal de cru­ce­ros con las ca­lles co­mer­cia­les de la ciu­dad. Una po­dría pa­sar ho­ras ob­ser­van­do a la gen­te que cru­za el puen­te: un delgado mes­ti­zo con ras­tas lle­va una pe­sa­da red re­ple­ta de pe­ces, una mu­jer ma­ya arrea a sus hi­jas, que lle­van ves­ti­dos en co­lo­res pas­tel, hom­bres pá­li­dos con pan­ta­lo­nes de pe­to cru­zan su ca­mino: me­no­ni­tas que lle­ga­ron a Be­li­ce a fi­na­les de los años cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do y se de­di­can a la ven­ta de mue­bles fa­bri­ca­dos por ellos mis­mos. Mes­ti­zos y des­cen­dien­tes de es­cla­vos ne­gros, hin­dúes y chi­nos se acer­can a pues­tos de ver­du­ra y su­cur­sa­les de ban­cos, pa­san­do jun­to a le­tre­ros y pro­me­sas: “Jesus is the ans­wer, “Best in

sea­food”, “Cell pho­nes from $55 up”. Cin­co et­nias con­vi­ven en es­te país.

UN CHA­PA­RRÓN ME OBLI­GA A REFUGIARME ba­jo el te­cho del Ro­xan­ne Bar, y un vie­jo sin dien­tes se ríe de mis ro­pas em­pa­pa­das. Mi­chael es el guar­dián de es­te chi­rin­gui­to, na­da le desa­so­sie­ga des­de que so­bre­vi­vie­ra al le­gen­da­rio hu­ra­cán Hat­tie en 1961, cuan­do era un chi­co de do­ce años. Ba­rre el agua de lluvia ha­cia el bor­di­llo y me re­ga­la un ama­ri­llen­to fo­lle­to so­bre la be­lle­za de su país. Re­cha­za la in­vi­ta­ción a una cer­ve­za. “Quien be­be ha­bla de­ma­sia­do”, di­ce y aña­de que de to­dos mo­dos hay de­ma­sia­dos bo­rra­chos me­ro­dean­do por las ca­lles. Mo­ver­se de no­che por el ba­rrio equi­vo­ca­do pue­de ser pe­li­gro­so in­clu­so pa­ra la po­bla­ción lo­cal.

Hay po­cas ar­te­rias de trá­fi­co en Be­li­ce, pe­ro exis­te una ma­ne­ra de via­jar al es­ti­lo de Holly­wood: Tro­pic Air. Una flo­ti­lla de avio­ne­tas Cess­na co­mu­ni­ca mu­chos lu­ga­res del país. Quien vue­la des­de Ciu­dad de Be­li­ce a Pun­ta Gor­da, en el ex­tre­mo sur del país, dis­fru­ta de vis­tas que te de­jan sin ha­bla: cos­tas es­car­pa­das, pe­que­ñas is­las fren­te a la cos­ta, co­li­nas cu­bier­tas de jungla. El mar y el cie­lo se fun­den en una pro­me­sa co­lor tur­que­sa, una lan­cha blan­ca deja su es­te­la. Ha­ce­mos dos es­ca­las du­ran­te el vue­lo, que du­ra una ho­ra lar­ga, hom­bres de ne-

Por la ma­ña­na, ju­gar a ser In­dia­na Jo­nes;

dor­mi­tar en la pla­ya por la tar­de

go­cios en­tran y sa­len co­mo si se tra­ta­ra de un autobús de lí­nea. A mi la­do, una mu­jer con tra­je de eje­cu­ti­va ma­ne­ja aburrida un dis­po­si­ti­vo de lec­tu­ra di­gi­tal, mien­tras a mí se me des­bo­ca la fan­ta­sía en la avio­ne­ta de ocho asien­tos: me ima­gino que soy una gla­mu­ro­sa men­sa­je­ra que trans­por­ta un ma­le­tín de di­ne­ro en un th­ri­ller ca­ri­be­ño de agen­tes.

ES­TA FAN­TA­SÍA NO PA­RE­CE TRAÍ­DA POR LOS PE­LOS. Be­li­ce es un país de aven­tu­re­ros. To­da Pun­ta Gor­da co­no­ce a Bruno Kup­pin­ger co­mo “Mr. Bruno”; to­do el mun­do lo sa­lu­da cuan­do re­co­rre las pol­vo­rien­tas ca­lles en su to­do­te­rreno. Kup­pin­ger lle­va quin­ce años vi­vien­do en Be­li­ce, su Sun Creek Lod­ge se en­cuen­tra a me­dia ho­ra de dis­tan­cia de la lo­ca­li­dad. La ca­rre­te­ra prin­ci­pal atra­vie­sa una lla­nu­ra de hier­ba, y un ca­mino ru­ral se aden­tra en su reino, una es­pe­su­ra con pal­me­ras y he­le­chos.

En otra vi­da –su exis­ten­cia ale­ma­na–, Bruno Kup­pin­ger fue ex­per­to fi­nan­cie­ro has­ta que le lla­ma­ron de tie­rras le­ja­nas. Las ca­ba­ñas de ma­de­ra de su lod­ge las cons­tru­yó él mis­mo con los na­ti­vos, “pa­ra que no me en­ga­ñen”; aho­ra tie­ne una car­pin­te­ría pro­pia con do­ce em­plea­dos. Kup­pin­ger es un ti­po enér­gi­co que re­su­me su vi­da con las pa­la­bras “de la plu­ma de Mont­blanc al ma­che­te”. Pa­ra él, lo me­jor de Be­li­ce es: “Aquí pue­des ser In­dia­na Jo­nes por la ma­ña­na y por la tar­de ha­cer el va­go en la pla­ya”.

La re­gión que eli­gió co­mo nue­va pa­tria, el dis­tri­to de To­le­do, es des­co­no­ci­da in­clu­so pa­ra mu­chos be­li­ce­ños; has­ta 2011 no se as­fal­tó la par­te me­ri­dio­nal de la high­way. To­le­do es la prin­ci­pal tie­rra ma­ya de Be­li­ce; allí cons­ti­tu­yen la mi­tad de la po­bla­ción. El ca­mino de la cos­ta a la sie­rra Ma­ya pa­sa jun­to a di­mi­nu­tos asen­ta­mien­tos y ser­pen­tea por las sua­ves es­tri­ba­cio­nes de las mon­ta­ñas, cu­bier­tas de ve­ge­ta­ción has­ta la cum­bre. En me­dio del den­so ver­dor me es­pe­ra Ela­dio Pop, un hombre pe­que­ño y fuer­te que lle­va un pan­ta­lón de tra­ba­jo y bo­tas de go­ma, el tor­so des­nu­do y un ma­che­te. Es ma­ya, de 53 años, cam­pe­sino y pa­dre de quin­ce hi­jos. Quie­re en­se­ñar­me su tie­rra y da la im­pre­sión de que re­bo­sa ener­gía. Co­rre por los ar­bus­tos, cor­ta plá­ta­nos con el ma­che­te co­mo si el ta­llo fue­ra de man­te­qui­lla, me ofre­ce los tiernos co­ra­zo­nes de la plan­ta jip­pi jap­pa, me mues­tra la pul­pa ba­bo­sa, blan­ca y dul­ce co­mo man­go que en­vuel­ve las se­mi­llas fres­cas de ca­cao, co­no­ce el nom­bre de cual­quier plan­ta y, ade­más, una receta a ba­se de di­cha plan­ta que per­mi­te mi­ti­gar al­gu­na do­len­cia de la hu­ma­ni­dad.

Ela­dio cul­ti­va arroz y ca­cao: di­ce que él mis­mo apren­dió có­mo fun­cio­na la agri­cul­tu­ra, que so­lo hay que es­cu­char a las plan­tas. Pa­ra los ma­yas, el ca­cao es más que una plan­ta de cul­ti­vo, es una co­ne­xión con sus an­te­pa­sa­dos que uti­li­za­ron las se­mi­llas ya ha­ce 2.500 años pa­ra ela­bo­rar cho­co­la­te. Ca­da día, Ela­dio Pop to­ma la be­bi­da ás­pe­ra y ne­gra que su mu­jer nos ofre­ce des­pués del re­co­rri­do. Se pre­pa­ra echan­do agua ca­lien­te a la acei­to­sa y bri­llan­te pas­ta de se­mi­llas de ca­cao mo­li­das. Pop al­za la ta­za y ha­ce un ges­to ha­cia su nu­me­ro­sa pro­le: “La fuer­za nun­ca me ha aban­do­na­do”.

Los lu­ga­res his­tó­ri­cos de sus an­te­pa­sa­dos es­tán di­se­mi­na­dos por to­do el país. En Lu­baan­tun ad­mi­ro la es­cru­pu­lo­sa cons­truc­ción de los mu­ros de un asen­ta­mien­to ma­ya de 1.200 años de an­ti­güe­dad, es­ca­lo pi­rá­mi­des en la sel­va sin mu­che­dum­bres de vi­si­tan­tes y con­tem­plo des­de arri­ba, con un li­ge­ro vér­ti­go, la na­tu­ra­le­za vir­gen. En el in­te­rior del país, la sel­va se ex­tien­de du­ran­te mi­llas.

En San Jo­sé, una al­dea ma­ya sin elec­tri­ci­dad, mé­di­co, ser­vi­cio de re­co­gi­da de ba­su­ra ni policía, me es­pe­ra De­si­ree Mes. Un fue­go ar­de en el horno de su ca­si­ta de pie­dra. La fa­mi­lia, com­pues­ta por sie­te per­so­nas, com­par­te una so­la habitación... du­ran­te una no­che, tam­bién con­mi­go. Soy hués­ped en el pro­gra­ma Ho­mes­tay, que los mis­mos ma­yas or­ga­ni­zan pa­ra ofre­cer a los tu­ris­tas la po­si­bi­li­dad de co­no­cer su vi­da y ga­nar un po­co de di­ne­ro. Sa­cri­fi­can un po­llo en mi ho­nor. De­si­ree ha es­pe­ra­do pa­ra que yo pue­da pre­sen­ciar la ma­tan­za. Es­ta­mos en el

Le­jos de la cos­ta, en las mon­ta­ñas, se ex­tien­de la tie­rra prin­ci­pal de los ma­yas

pra­do, ella tie­ne el po­llo co­gi­do por las pa­tas, le pi­sa el cue­llo y ti­ra. No hay ale­teo, nin­gún in­ten­to de de­fen­der­se, el sa­cri­fi­cio es un pro­ce­so si­len­cio­so y una in­tro­duc­ción a un mun­do que no tie­ne na­da que ver con mi vi­da. Des­pués pa­sa­mos ho­ras jun­to al horno, don­de De­si­ree cue­ce tor­ti­llas con su hi­ja ma­yor, Cha­ra­ti­na, y yo, con tor­pe­za, tra­to de ha­cer lo mis­mo.

En una de las ha­ma­cas col­ga­das en la sa­la se me­ce Ka­ri­ma, la hi­ja me­nor, de seis me­ses; afue­ra, en el cre­púscu­lo, sus her­ma­nos El­vi­ta, Jo­se­lla y Emi­lio jue­gan al fút­bol. Cha­ra­ti­na tie­ne que ir a ca­sa de la tía; co­mo ca­pe­ru­ci­ta ro­ja se po­ne en mar­cha con una olla de so­pa de po­llo y una ces­ta de tor­ti­llas. La tía tie­ne un lar­go ho­ra­rio de tra­ba­jo; De­si­ree a me­nu­do le pre­pa­ra la co­mi­da. El sen­ci­llo ca­lor de es­ta vi­da he­chi­za a los dam­ni­fi­ca­dos de la ci­vi­li­za­ción. ¿Qué te fal­ta si tu mun­do es tan pe­que­ño? Le gus­ta­ría via­jar, di­ce De­si­ree, tal co­mo lo ha­go yo. Pe­ro no lle­ga más allá de su pe­da­ci­to de tie­rra, don­de la fa­mi­lia cul­ti­va maíz, ju­días y ver­du­ra.

YE­SO QUE SO­LO TEN­DRÍA QUE VIA­JAR EN CO­CHE du­ran­te tres ho­ras pa­ra te­ner la im­pre­sión de en­con­trar­se en otro país. Ro­zan­do pi­na­res y ex­ten­sas plan­ta­cio­nes de fru­tas cí­tri­cas, la Sout­hern High­way lle­va a una cul­tu­ra to­tal­men­te dis­tin­ta: los ga­rí­fu­nas son des­cen­dien­tes de es­cla­vos ori­gi­na­rios del oes­te de Áfri­ca que se mez­cla­ron en el si­glo XVII en la is­la de St. Vin­cent con los ca­ri­bes y po­bla­ron des­de allí la cos­ta de Be­li­ce. Con­ser­van su len­gua pro­pia, y su mú­si­ca –la “pun­ta”, ba­sa­da en el rit­mo de tam­bo­res– se con­si­de­ra el prin­ci­pal pro­duc­to de ex­por­ta­ción cultural de Be­li­ce. La per­fec­ta tar­de do­mi­ni­cal en la al­dea cos­te­ra de Hop­kins es así: un res­tau­ran­te en la pla­ya, po­de­ro­sos al­ta­vo­ces, un dj. La al­dea se reúne pa­ra to­mar cer­ve­za y me­near re­la­ja­da­men­te las ca­de­ras. Pi­do ri­ce n‘ beans con po­llo y me pre­gun­to có­mo me las arre­gla­ré du­ran­te el res­to de mi vi­da sin el pla­to na­cio­nal, que lle­va arroz cocido en le­che de coco, tan esen­cial pa­ra la vi­da lo­cal co­mo la pe­li­gro­sa­men­te ro­ja Ma­rie Sharp‘s pep­per sau­ce. Ma­rie Sharp exis­te de verdad, a po­cos ki­ló­me­tros de dis- tan­cia hay una fá­bri­ca don­de em­bo­te­llan es­te dia­bó­li­co ade­re­zo a ba­se de pi­mien­tas; las bo­te­lli­tas in­clu­so se ex­por­tan a Chi­na.

Hop­kins es vi­da ca­ri­be­ña re­du­ci­da a po­cos ele­men­tos bá­si­cos: una ex­ten­sa pla­ya con pal­me­ras, que al mis­mo tiem­po sir­ve de pla­za ma­yor, una ca­lle de are­na flan­quea­da por ca­sas de ma­de­ra pin­ta­das de ro­sa, azul ce­les­te o naranja. Al­gu­nos ba­res y tien­das de re­cuer­dos, un em­bar­ca­de­ro de ma­de­ra que apun­ta ha­cia el in­fi­ni­to azul co­mo una pro­lon­ga­ción de la pol­vo­rien­ta ca­lle que lle­va de la high­way al ho­ri­zon­te. En mu­chas ca­sas se cae la pin­tu­ra. No es que fal­te di­ne­ro, di­ce Rob, un sui­zo que di­ri­ge un pe­que­ño ho­tel: los ha­bi­tan­tes no tie­nen ga­nas de pin­tar.

Tal ca­pa­ci­dad de en­si­mis­mar­se la per­fec­cio­na­ron aún más en las is­las fren­te a la cos­ta. Ca­da ho­ra, lan­chas rá­pi­das zum­ban des­de Ciu­dad de Be­li­ce por el ca­si su­rrea­lis­ta azul del mar. Des­pués de al­go me­nos de una ho­ra, Ca­yo Caul­ker apa­re­ce co­mo una ilus­tra­ción en el li­bro de las en­so­ña­cio­nes. En las te­rra­zas de los em­bar­ca­de­ros se me­cen ha­ma­cas, las pal­me­ras se me­nean en­tre ca­sas de ma­de­ra coloridas co­mo ca­ra­me­los. La pri­me­ra fi­la es­tá ocu­pa­da por ho­te­les y res­tau­ran­tes.

La is­la, de so­lo ocho ki­ló­me­tros de lon­gi­tud y has­ta un ki­ló­me­tro de an­cho, es una es­pe­cie de par­que te­má­ti­co pa­ra via­je­ros que pre­fie­ren ir des­cal­zos. Con bi­ci­cle­tas Beach Crui­ser re­co­rren a cá­ma­ra len­ta la Front Street, en­tre las vo­ces de quie­nes tra­tan de ven­der­les al­go, y to­dos es­pe­ran a que el sol por fin se pon­ga de­trás del bar Lazy Li­zard. Allí han co­lo­ca­do al­gu­nos ban­cos en el agua, que te lle­ga has­ta las ro­di­llas, y al son de rit­mos reg­gae, la for­ni­da ju­ven­tud de la al­dea des­plie­ga sus múscu­los an­te be­lle­zas fo­rá­neas en bi­qui­ni. Quien quie­re se su­mer­ge en el mun­do de los pe­ces tro­pi­ca­les del arre­ci­fe, pro­te­gi­do des­de ha­ce quin­ce años. Hay una zo­na re­ser­va­da a los ma­na­tíes, don­de los bar­cos de­ben apa­gar los mo­to­res. Jo­nat­han, el ran­ger del par­que na­tu­ral, se pa­sa to­do el día sen­ta­do de­lan­te de una ca­ba­ña azul ce­les­te y ve­la por sus fle­má­ti­cos pro­te­gi­dos.

Los lu­ga­res de re­ti­ra­da de los ha­bi­tan­tes te­rres­tres de Ca­yo Caul­ker, al con­tra­rio, se en­cuen­tran una man­za­na de­trás de Front Street. Los ar­tis­tas de la re­la­ja­ción se reúnen en la can­cha de fút­bol cuan­do el ca­lor re­mi­te, to­man cer­ve­za y ron en exu­be­ran­tes jar­di­nes o asis­ten so­bre si­llas de plás­ti­co a una mi­sa al ai­re li­bre. Ha­blan con cual­quie­ra que pa­sa, y no pien­san en ne­go­cios, so­lo es­tán de buen hu­mor. La se­gun­da fi­la se con­vier­te en mi tra­yec­to fa­vo­ri­to pa­ra ir en bi­ci, una ru­ta don­de es­toy cons­tan­te­men­te ocu­pa­da sa­lu­dan­do a mis nue­vos ami­gos.

De­bi­do al arre­ci­fe, el mar fren­te a la ha­ma­ca del em­bar­ca­de­ro sue­le ser cal­mo. Cuan­do se agi­ta es que hay un pez de­pre­da­dor per­si­guien­do un ban­co de pe­ces pe­que­ños en las aguas po­co pro­fun­das. Por lo de­más, hay po­ca co­sa que es­tor­be mis con­ver­sa­cio­nes ma­tu­ti­nas con Nor­man, un se­ñor ma­yor que pa­sa re­gu­lar­men­te sus va­ca­cio­nes aquí. Me ha­bla de su pri­mer concierto de Led Zep­pe­lin y sus ex­cur­sio­nes en lan­cha por las is­las del en­torno. Pa­re­ce muy sa­tis­fe­cho. Unas se­ma­nas des­pués re­ci­bo un co­rreo elec­tró­ni­co de Nor­man: me di­ce que se ha com­pra­do una is­la en Be­li­ce. Pa­re­ce co­mo si mi en­so­ña­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca se hu­bie­ra he­cho reali­dad pa­ra él. Yo, al con­tra­rio, des­afor­tu­na­da­men­te per­dí el ma­le­tín de di­ne­ro en al­gún pun­to del ca­mino.

Al zam­bu­llir­se pa­ra prac­ti­car

snor­kel en la Ca­ye Caul­ker Ma­ri­ne Re­ser­ve, los bu­cea­do­res en­cuen­tran ra­yas lá­ti­go (iz­da). Som­bre­ro im­pro­vi­sa­do: las tem­pe­ra­tu­ras me­dias anua­les en Be­li­ce ron­dan los 26 gra­dos cen­tí­gra­dos. De ahí que la ho­ja de pal­ma ad­quie­ra usos ori­gi­na­les.

Bre­ve vi­si­ta a la zo­na ma­ri­na pro­te­gi­da: con el mo­tor apa­ga­do, una guía em­pu­ja el bar­co ha­cia los ma­na­tíes de Ca­yo Caul­ker.

Ci­vi­li­za­ción desa­rro­lla­da: las rui­nas ma­yas de Lu­baan­tun, cer­ca de Pun­ta Gor­da, ron­dan los 1.200 años de an­ti­güe­dad.

Ex­per­to en plan­tas exó­ti­cas: el cam­pe­sino Ela­dio Pop, del pue­blo de To­le­do, mues­tra a la au­to­ra una he­li­co­nia en su fin­ca de ca­cao.

Con ex­cep­ción de la sie­rra Ma­ya en el in­te­rior del país, Be­li­ce cons­ta so­bre to­do de sua­ves co­li­nas y lla­nu­ras a ori­llas del mar Ca­ri­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.