¿Su­fren las ra­tas en los ex­pe­ri­men­tos?

Lo que afec­ta y lo que no a los ani­ma­les de la­bo­ra­to­rio.

Geo - - CIENCIA -

Los elec­tro­dos de fi­bra que se im­plan­tan en­tre las cé­lu­las ner­vio­sas de las ra­tas son más fi­nos que un pe­lo. Aun­que su fun­ción es des­viar las se­ña­les, no pro­vo­can do­lo­res en la ra­ta, ya que su ce­re­bro ca­re­ce de los re­cep­to­res co­rres­pon­dien­tes. Tras la ope­ra­ción, la bó­ve­da cra­neal del ani­mal es se­lla­da con un ce­men­to es­pe­cial, fi­ján­do­se el in­jer­to de for­ma muy si­mi­lar a co­mo se ha­ce con los hu­ma­nos afec­ta­dos de Par­kin­son o epi­lep­sia cuan­do son tra­ta­dos con elec­tro­dos ce­re­bra­les. Las ra­tas con in­jer­to lle­van un “som­bre­ro” en la ca­be­za (que su­po­ne la cin­cuen­ta­va par­te de su pe­so cor­po­ral), lo que re­du­ce un po­co su mo­vi­li­dad. Es­ta es la ra­zón por la que sue­len man­te­ner­se ais­la­das. A cam­bio, los cui­da­do­res las aca­ri­cian y las en­tre­tie­nen dia­ria­men­te. To­do ello al ser­vi­cio de la in­ves­ti­ga­ción: “De otra ma­ne­ra per­de­rían las ga­nas por los ex­pe­ri­men­tos”, di­ce May-Britt Mo­ser. Se­gún su ma­ri­do, no exis­te nin­gu­na al­ter­na­ti­va a la ex­pe­ri­men­ta­ción con ani­ma­les, ni si­quie­ra si los mo­de­los in­for­má­ti­cos lo­gra­sen al­gún día re­pre­sen­tar áreas par­cia­les: “Pa­ra sa­ber có­mo tra­ba­ja el ce­re­bro hay que ob­ser­var­lo du­ran­te el tra­ba­jo.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.