EL FAN­TAS­MA DEL SÁHA­RA

Ade­más de so­por­tar el ca­lor abra­sa­dor y la au­sen­cia de agua, el fé­nec de­tec­ta las pre­sas es­con­di­das ba­jo la are­na: es un ar­tis­ta de la su­per­vi­ven­cia en los pa­ra­jes ári­dos del de­sier­to. En el nor­te de Áfri­ca –su há­bi­tat–, el hombre es una de las prin­ci­pa­le

Geo - - NATURALEZA - Tex­to: Til­man Bot­zen­hardt Fotos: Bruno d‘Ami­cis

No­che en el Sáha­ra, al sur del pue­blo de Ghid­ma, en Tú­nez. El ai­re es lim­pio y se­co y la luz de la lu­na y las estrellas crea som­bras que se dis­tin­guen en la pe­num­bra del mar de du­nas. Un ani­mal se des­li­za si­len­cio­so y ve­loz a tra­vés de la are­na, ágil co­mo si co­rrie­se so­bre sue­lo fir­me. Se de­tie­ne con to­do su cuer­po in­mó­vil, sal­vo las ore­jas, su prin­ci­pal he­rra­mien­ta de ca­za.

Es di­fí­cil des­cu­brir a los zo­rros del de­sier­to, pe­ro re­sul­ta fa­ci­lí­si­mo iden­ti­fi­car­los: las ore­jas del fé­nec mi­den has­ta quin­ce cen­tí­me­tros de al­tu­ra, pa­re­cen ór­ga­nos so­bre­di­men­sio­na­dos en la ca­be­za de un ani­mal que ape­nas mi­de 20 cen­tí­me­tros de los hom­bros al sue­lo. A es­tos gi­gan­tes­cos pa­be­llo­nes au­di­ti­vos no se les es­ca­pa nin­gún so­ni­do, de no­che re­sul­tan más úti­les que los ojos. Por­que mu­chas de las pre­sas del fé­nec se es­con­den ba­jo la su­per­fi­cie de la are­na del de­sier­to y so­lo las de­la­ta el cru­ji­do de sus mo­vi­mien­tos.

De re­pen­te la som­bra em­pie­za a mo­ver­se a to­da ve­lo­ci­dad: el fé­nec hun­de las pa­tas y el ho­ci­co en la are­na y sa­ca a la luz un la­gar­to. Bue­na cap­tu­ra pa­ra el cá­ni­do salvaje más pe­que­ño del pla­ne­ta que, ade­más de rep­ti­les, tam­bién de­vo­ra in­sec­tos, ra­to­nes, pá­ja­ros, hue­vos, tu­bércu­los y fru­tos. Y bue­na cap­tu­ra pa­ra el ob­ser­va­dor: “Nun­ca has­ta aho­ra me ha­bía re­sul­ta­do tan di­fí­cil re­tra­tar a un ani­mal”, co­men­ta el fo­tó­gra­fo de la na­tu­ra­le­za Bruno d’Ami­cis. “Los fé­nec oyen el

clic de una cá­ma­ra a 150 me­tros de dis­tan­cia. Se mue­ven de no­che, en zo­nas de­sier­tas, el vien­to bo­rra sus hue­llas en la are­na. Sus cons­truc­cio­nes, agu­je­ros de ape­nas quin­ce cen­tí­me­tros en el sue­lo, no lla­man la aten­ción en me­dio de la vas­te­dad del de­sier­to. Y cuan­do se sien­ten mo­les­tos en ellos, cam­bian a otra ma­dri­gue­ra”.

La pri­me­ra vez que D’Ami­cis si­guió el ras­tro de los fé­nec, ne­ce­si­tó tres se­ma­nas pa­ra lo­ca­li­zar un ejem­plar en el de­sier­to. Los cien­tí­fi­cos y los ex­per­tos en pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za se en­fren­tan al mis­mo pro­ble­ma: a día de hoy na­die sa­be exac­ta­men­te cuán­tos de es­tos ani­ma­les re­co­rren el de­sier­to nor-

tea­fri­cano. Su pa­tria es un lu­gar tan apar­ta­do, tan vas­to y hos­til a la vi­da que has­ta aho­ra los in­ves­ti­ga­do­res ape­nas han ana­li­za­do en pro­fun­di­dad el com­por­ta­mien­to y la eco­lo­gía de los fé­nec que vi­ven en li­ber­tad.

Pe­ro sí se co­no­cen al­gu­nos de­ta­lles sor­pren­den­tes. Por ejem­plo, que el fé­nec es ca­paz de so­bre­vi­vir prác­ti­ca­men­te sin agua: es­te pe­que­ño zo­rro sa­cia ca­si por com­ple­to su ne­ce­si­dad de lí­qui­do a tra­vés de sus pre­sas, lo cual su­po­ne una gran ven­ta­ja en una zo­na del pla­ne­ta don­de la plu­vio­si­dad es tan so­lo de cien mi­lí­me­tros al año: la ciu­dad de Ro­ma mul­ti­pli­ca por nue­ve esa can­ti­dad.

Es­ta ha­bi­li­dad pa­ra la su­per­vi­ven­cia tam­bién se de­be a que, al igual que el res­to de los cá­ni­dos, el zo­rro del de­sier­to no su­da y, por tan­to, pier­de po­ca hu­me­dad. Pa­ra no lle­gar a re­ca­len­tar­se en ex­ce­so, re­gu­la su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral a tra­vés de sus gi­gan­tes­cas ore­jas: su su­per­fi­cie, cer­ca de la quin­ta par­te de su cuer­po, es­tá sur­ca­da por una den­sa red de va­sos san­guí­neos que le per­mi­ten de­ri­var al ex­te­rior el ca­lor cor­po­ral.

Du­ran­te el día, cuan­do el sol ca­lien­ta el ai­re del Sáha­ra has­ta 50 gra­dos cen­tí­gra­dos, el fé­nec per­ma­ne­ce den­tro de su ma­dri­gue­ra: en su ver­sión más sen­ci­lla se tra­ta de un pa­si­llo cor­to que con­du­ce has­ta una cá­ma­ra si­tua­da a al­re­de­dor de un me­tro de pro­fun­di­dad. Los fé­nec son ca­pa­ces de ca­var un es­con­dri­jo en la are­na en cues­tión de mi­nu­tos; pe­ro en te­rre­nos más fir­mes, por ejem­plo, allí don­de los ar­bus­tos com­pac­tan el sue­lo del de­sier­to con sus raí­ces, crean cons­truc­cio­nes más com­ple­jas con múl­ti­ples en­tra­das y tú­ne­les de va­rios me­tros de lon­gi­tud.

Los fé­nec vi­ven en esas ma­dri­gue­ras in­te­gra­dos en uni­da­des fa­mi­lia­res con una ca­ma­da de en­tre dos y cin­co ca­cho­rros; pe­ro a me­nu­do los ani­ma­les jó­ve­nes de la ca­ma­da an­te­rior to­da­vía per­ma­ne­cen en el mis­mo re­fu­gio. Es­tos zo­rros aban­do­nan sus vi­vien­das sub­te­rrá­neas pa­ra ca­zar en so­li­ta­rio. Sus pa­tas cu­bier­tas de pe­lo son de gran ayu­da pues les per­mi­ten co­rrer de for­ma se­gu­ra y si­len­cio­sa so­bre la are­na del de­sier­to, pro­te­gién­do­los del ca­lor del sue­lo.

En­tre los enemi­gos na­tu­ra­les del fé­nec es­tán las gran­des aves de ra­pi­ña y los cha­ca­les, las hie­nas y los pe­rros, aun­que se des­co­no­ce el pa­pel que desem­pe­ñan en la per­vi­ven­cia de es­tos ani­ma­les en su me­dio salvaje. La Unión Internacional pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (IUCN) con­si­de­ra que en es­tos mo­men­tos el fé­nec no es una es­pe­cie ame­na­za­da, el ma­yor pe­li­gro pa­ra es­te ani­mal es el hombre. Por un la­do, por­que el ser hu­mano se aden­tra ca­da vez más en el bio­to­po de es­tos pe­que­ños zo­rros. Y, por otra par­te, por­que le gus­ta tan­to su as­pec­to en­can­ta­dor que la ven­ta o ex­hi­bi­ción de ejem­pla­res cau­ti­vos se ha con­ver­ti­do en un lu­cra­ti­vo ne­go­cio.

Los nó­ma­das del de­sier­to siem­pre han cap­tu­ra­do al­gún que otro fé­nec pa­ra te­ner­lo co­mo ani­mal do­més­ti­co o pa­ra ven­der­lo. Pe­ro nun­ca han ca­za­do de for­ma sis­te­má­ti­ca a es­tos ani­ma­les y sus le­yen­das ala­ban la in­te­li­gen­cia de es­tos pe­que­ños ar­tis­tas de la su­per­vi­ven­cia en el de­sier­to. Ade­más, en la ma­yo­ría de los paí­ses del nor­te de Áfri­ca el fé­nec es una es­pe­cie pro­te­gi­da. En Tú­nez el an­te­rior dic­ta­dor Zi­ne el-Abi­di­ne Ben Ali lle­gó in­clu­so a con­ver­tir­lo en el sím­bo­lo de las cam­pa­ñas es­ta­ta­les de pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za y el me­dio am­bien­te.

Pe­ro las re­vo­lu­cio­nes de la Pri­ma­ve­ra Ára­be no han aca­ba­do úni­ca­men­te con los dic- ta­do­res, tam­bién con sus sím­bo­los. En es­tos tiem­pos re­vuel­tos en que sur­gen nue­vos re­gí­me­nes en los paí­ses de la zo­na, ca­rac­te­ri­za­dos por la po­bre­za y por un au­to­ri­dad es­ta­tal dé­bil, la ma­yo­ría de la gen­te tie­ne preo­cu­pa­cio­nes más ur­gen­tes que la pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za. Lle­va­dos por la ne­ce­si­dad de en­con­trar fuen­tes de in­gre­sos, ca­da vez son más los que se aden­tran pro­fun­da­men­te en el de­sier­to; que­man ma­to­jos y ar­bus­tos pa­ra ob­te­ner car­bón ve­ge­tal, es­pe­ran des­cu­brir una pie­za ar­queo­ló­gi­ca o ca­zar pe­que­ños ani­ma­les sal­va­jes que se pue­den ven­der de for­ma muy lu­cra­ti­va.

Bruno d‘Ami­cis nos cuen­ta que des­de la caí­da del dic­ta­dor Ben Ali en 2011, en Tú­nez ca­da vez se ven más zo­rros fé­nec en cau­ti­vi­dad, que se ven­den en los mer­ca­dos o se ofre­cen co­mo atrac­ción fo­to­grá­fi­ca. “An­tes so­lo unos po­cos co­mer­cian­tes se atre­vían a ex­hi­bir es­tos ani­ma­les pú­bli­ca­men­te, pe­ro aho­ra se han con­ver­ti­do en una es­tam­pa co­ti­dia­na en mu­chos pue­blos y ciu­da­des”, ex­pli­ca el fo­tó­gra­fo. “Y los mu­chos tu­ris­tas que se ha­cen fo­to­gra­fías con los fé­nec a cam­bio de una pro­pi­na es­tán fo­men­tan­do que pro­si­ga la ca­za de es­tos ani­ma­les”.

Mien­tras la si­tua­ción po­lí­ti­ca de los paí­ses nor­te­afri­ca­nos no se es­ta­bi­li­ce lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra que el Es­ta­do vuel­va a con­tro­lar de for­ma efec­ti­va la pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za, los via­je­ros tie­nen una gran res­pon­sa­bi­li­dad, por­que de su com­por­ta­mien­to de­pen­de­rá en bue­na me­di­da que el fé­nec pue­da se­guir ha­bi­tan­do en el en­torno pró­xi­mo al hombre. O pue­de que le gus­te de­ma­sia­do al ser hu­mano co­mo pa­ra po­der se­guir vi­vien­do a lar­go pla­zo cer­ca de él.

El fo­tó­gra­fo ita­liano Bruno

d‘Ami­cis lle­va mu­chos años do­cu­men­tan­do la vi­da de los ani­ma­les sal­va­jes de los de­sier­tos nor­te­afri­ca­nos. Cons­ta­ta con preo­cu­pa­ción cuán­to se es­tá des­cui­dan­do la pro­tec­ción de los par­ques na­tu­ra­les en el Sáha­ra de­bi­do a la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca pos­te­rior a la Pri­ma­ve­ra Ára­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.