Al otro la­do del Mi­si­si­pi

Las gran­des pra­de­ras al oes­te del Mi­si­si­pi fue­ron du­ran­te mi­le­nios te­rri­to­rio in­dio: un océano in­con­men­su­ra­ble de pas­tos que se ex­ten­dían has­ta los pies de las Mon­ta­ñas Ro­co­sas. Pe­ro ha­cia 1820 un nú­me­ro cre­cien­te de tram­pe­ros se aven­tu­ra en las ri­cas zon

Geo - - BELICE - Tex­to: Ge­sa Got­ts­chalk y Mar­tin Paetsch

Ha­cia 1820 em­pie­za a co­brar vi­da pa­ra mu­chos nor­te­ame­ri­ca­nos la otra Amé­ri­ca: los vas­tos te­rri­to­rios al oes­te del Mi­si­si­pi. El cau­ce de es­te im­po­nen­te río cu­le­brea a lo lar­go de ca­si 3.800 ki­ló­me­tros, des­de su na­ci­mien­to cer­ca de los Gran­des La­gos, has­ta su desem­bo­ca­du­ra en el gol­fo de Mé­xi­co. El río más cau­da­lo­so de Es­ta­dos Uni­dos era la ar­te­ria co­mer­cial más im­por­tan­te del con­ti­nen­te y di­vi­día dos mun­dos.

En aquel tiem­po sus aguas mar­ca­ban la fron­te­ra en­tre el país de los blan­cos nor­te­ame­ri­ca­nos y las tie­rras inex­plo­ra­das. Des­de el es­ta­ble­ci­mien­to de Es­ta­dos Uni­dos la ma­yor par­te de los te­rri­to­rios al es­te del gran río se ha­bían ad­he­ri­do co­mo Es­ta­dos a la Unión, mien­tras que los gran­des es­pa­cios al oes­te del Mi­si­si­pi, po­co po­bla­dos, eran en­ti­da­des políticas que com­par­tían so­be­ra­nía con el Es­ta­do fe­de­ral. Es­to es el Salvaje Oes­te. En al­gu­nas fran­jas bos­co­sas, a me­nu­do muy ale­ja­das de lo­ca­li­da­des im­por­tan­tes co­mo San Luis, ha­bi­tan los po­cos nor­te­ame­ri­ca­nos que han osa­do es­ta­ble­cer­se al otro la­do del Mi­si­si­pi. Vi­ven en ca­ba­ñas de ma­de­ra en te­rre­nos que han lo­gra­do de­fo­res­tar. Su fu­tu­ro y la so­lu­ción de los pro­ble­mas de­pen­den de ellos mis­mos, sin ayu­da ex­ter­na: re­pe­ler los ata­ques in­dios, cu­rar en­fer­me­da­des... Po­cas ve­ces re­ci­ben su­mi­nis­tros de fue­ra. Es­tos va­lien­tes co­lo­nos fun­dan es­cue­las, cons­tru­yen igle­sias y abren ca­mi­nos.

Al oes­te de las tie­rras de es­tos emi­gran­tes ape­nas vi­ve nin­gún ame­ri­cano blan­co. Sin em­bar­go, la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos aún se en­cuen­tra en San Luis, a 1.300 ki­ló­me­tros. Pa­sa­da esa lí­nea di­vi­so­ria se ex­tien­den las po­se­sio­nes del vi­rrei­na­to de Nue­va Es­pa­ña, que en 1821 se con­vier­te en fe­de­ra­ción tras

De­ce­nas de tri­bus in­dias ha­bi­tan el te­rri­to­rio oc­ci­den­tal nor­te­ame­ri­cano. Son agri­cul­to­res, ba­lle­ne­ros o nó­ma­das, co­mo los ogla­la (aba­jo).

ob­te­ner la in­de­pen­den­cia de la me­tró­po­li.

En las re­gio­nes al otro la­do del Mi­si­si­pi no exis­ten ca­mi­nos ni ca­rre­te­ras. Al­gu­nos ame­ri­ca­nos an­he­lan en­ri­que­cer­se allí con la ex­plo­ta­ción del oro y la pla­ta, co­mo hi­cie­ran los es­pa­ño­les en los te­rri­to­rios que des­cu­brie­ron. Pe­ro po­cos se de­ci­den a em­pren­der una aven­tu­ra tan arries­ga­da. Los es­ca­sos ma­pas exis­ten­tes ape­nas ofre­cen in­for­ma­ción; so­bre al­gu­nas re­gio­nes no se es­pe­ci­fi­ca na­da y apa­re­cen en ellos co­mo una man­cha blan­ca.

Allen­de los bos­ques del va­lle del Mi­si­si­pi se des­plie­gan las Gran­des Lla­nu­ras, un vas­to pai­sa­je de pra­de­ras sua­ves de más de 600 ki­ló­me­tros, sal­pi­ca­dos por cor­di­lle­ras y cur­sos flu­via­les po­bla­dos de ve­ge­ta­ción po­co den­sa. Es­ta am­plia me­se­ta se ex­tien­de des­de Ca­na­dá has­ta el ac­tual Mé­xi­co, un “océano” in­fi­ni­to de pas­ti­za­les, don­de hom­bres y ani­ma­les se pierden en el ho­ri­zon­te.

Al oes­te de es­tas gran­des ex­pla­na­das cu­bier­tas de hier­ba se ele­van, a una al­tu­ra de has­ta 4.400 me­tros, las cum­bres ne­va­das de las Mon­ta­ñas Ro­co­sas. En lar­gos tra­mos de

es­ta abrup­ta cor­di­lle­ra ape­nas exis­ten ru­tas o pa­sos pa­ra cru­zar el sis­te­ma mon­ta­ño­so. Co­mo un por­ten­to­so mu­ro de con­ten­ción la sie­rra obs­tru­ye el ca­mino ha­cia la cos­ta oes­te. An­tí­lo­pes ame­ri­ca­nos y cier­vos pue­blan lla­nu­ras y mon­ta­ñas. En los pas­tos, cer­ca de 25 mi­llo­nes de bi­son­tes en re­ba­ños gi­gan­tes­cos.

En es­tos pa­ra­jes cazan los osos grizzly; los co­yo­tes va­gan por las pra­de­ras en bus­ca de bo­tín y los lo­bos aú­llan por las no­ches.

El país no es­tá de­sier­to: des­de ha­ce mi­le­nios ha­bi­tan allí los ame­rin­dios: de­ce­nas de tri­bus con sus len­guas y cul­tu­ras. Al­gu­nos gru­pos si­guen a los bi­son­tes en sus des­pla­za­mien­tos por las lla­nu­ras, co­mo los la­ko­ta*.

Otros se de­di­can a la ca­za de ba­lle­nas, co­mo los in­dios de la cos­ta del Pa­cí­fi­co, a quie­nes sus ve­ci­nos lla­man ma­kah, que sig­ni­fi­ca “ge­ne­ro­sos con los ali­men­tos”, aun­que ellos se au­to­de­no­mi­nan kwih-dich-chuh-ahtx, “gen­te que vi­ve en­tre las ro­cas y las ga­vio­tas”.

Al­gu­nos cons­tru­yen al­deas don­de vi­ven de for­ma per­ma­nen­te y cul­ti­van los cam­pos, co­mo los ari­ka­ra, a quie­nes tam­bién se co­no­ce co­mo “los que co­men maíz”. Es­te pue­blo vi­ve en Mi­su­ri, río que na­ce en las Mon­ta­ñas Ro­co­sas, ser­pen­tea por la re­gión de pas­ti­za­les y vier­te sus aguas al Mi­si­si­pi, cer­ca de San Luis, tras re­co­rrer cer­ca de 3.700 ki­ló­me­tros.

En­tre los po­cos va­lien­tes que se atre­ven a ex­plo­rar es­tas re­gio­nes a par­tir de 1800 hay in­ves­ti­ga­do­res que le­van­tan ma­pas del país y mi­li­ta­res que cons­tru­yen fuertes co­mo pues­tos avan­za­dos a lo lar­go de los ríos. Y so­bre to­do, ca­za­do­res y co­mer­cian­tes de pie­les que se in­ter­nan en las tie­rras des­co­no­ci­das. Lu­chan con­tra las ad­ver­si­da­des en via­jes de va­rios me­ses y avan­zan por ca­mi­nos in­tran­si­ta­bles, re­sis­tien­do los ata­ques de los in­dios. Su ob­je­ti­vo es ca­zar cas­to­res y otros ani­ma­les cu­yas pie­les se ven­den bien en el es­te.

Cien­tos de hom­bres prue­ban suer­te co­mo tram­pe­ros. Y po­cos tie­nen tan­to éxi­to co­mo Je­de­diah Smith. Es­te hombre de fron­te­ra que se de­di­ca a ca­zar ani­ma­les pa­ra ob­te­ner pie­les pe­ne­tra en el in­te­rior de las re­gio­nes ig­no­tas y co­no­ce me­jor que nin­gún aven­tu­re­ro de su tiem­po el Salvaje Oes­te. A Smith no so­lo le atrae el be­ne­fi­cio, tam­bién le im­pul­sa la cu­rio­si­dad y el an­sia de co­no­ci­mien­tos.

Smith es el pri­mer nor­te­ame­ri­cano en lle­gar por tie­rra a la re­gión que ocu­pa el ac­tual Es­ta­do de Ca­li­for­nia, el pri­mer blan­co en re­co­rrer el pe­no­so tra­yec­to a tra­vés de la cor­di­lle­ra de Sie­rra Ne­va­da y el ex­ten­so te­rri­to­rio ári­do de la Gran Cuen­ca has­ta el Gran Lago Sa­la­do; y qui­zá tam­bién el pri­me­ro en con­du­cir a gru­pos de aven­tu­re­ros des­de la cos­ta del Pa­cí­fi­co, a lo lar­go del li­to­ral ca­li­for­niano, has­ta la zo­na del ac­tual Es­ta­do fe­de­ral de Was­hing­ton, en el ex­tre­mo no­roes­te del país.

Su mé­ri­to ra­di­ca en ser el pri­me­ro en des­cu­brir un pa­so en las Mon­ta­ñas Ro­co­sas que abri­rá el ca­mino a mi­les de nue­vos co­lo­nos, y ali­men­ta­rá el sue­ño de una na­ción: la crea­ción de un im­pe­rio del Atlán­ti­co al Pa­cí­fi­co.

Es pro­ba­ble que Smith, hi­jo de un ten­de­ro de Bain­brid­ge, en el Es­ta­do de Nue­va York, le­ye­ra de ni­ño los re­la­tos de las ex­pe­di­cio­nes por el vas­to oes­te. En 1821, a los 22 años, emi­gra al te­rri­to­rio de fron­te­ra pa­ra bus­car tra­ba­jo. Y lle­ga a San Luis, ciu­dad en la con­fluen­cia de los ríos Mi­su­ri y Mi­si­si­pi.

El ne­go­cio de las pie­les re­sul­ta ser, des­de ha­ce dos si­glos, uno de los más lu­cra­ti­vos del con­ti­nen­te. Pe­ro has­ta ha­ce unas dé­ca­das los tram­pe­ros no se han atre­vi­do a re­mon­tar el Mi­su­ri en di­rec­ción oes­te. A me­nu­do tra­ba­jan al ser­vi­cio de com­pa­ñías co­mer­cia­les que tras­la­dan sus cap­tu­ras río aba­jo ha­cia San Luis y las ven­den allí a in­ter­me­dia­rios.

Je­de­diah lee en la pren­sa un anun­cio de una fir­ma co­mer­cial pe­le­te­ra que bus­ca cien “hom­bres jó­ve­nes y em­pren­de­do­res” dis­pues­tos a re­mon­tar el río Mi­su­ri has­ta su na­ci­mien­to y de­di­car­se allí du­ran­te tres años a la ca­za del cas­tor. Smith se postula y ob­tie­ne el tra­ba­jo. Co­mo ni fu­ma ni mas­ca ta­ba­co, ape­nas be­be al­cohol y pa­re­ce in­te­li­gen­te y mesurado, da una bue­na im­pre­sión a sus em­plea­do­res. Co­mo re­com­pen­sa le ofre­cen un por­cen­ta­je de las pie­les que con­si­ga.

En la pri­ma­ve­ra de 1822 par­ten Smith y una par­te de los hom­bres y re­mon­tan en bo­tes el Mi­su­ri. El avan­ce es muy len­to: el cur­so del río des­cri­be mean­dros, se pier­de en un la­be­rin­to de ca­na­les y ban­cos de are­na.

La ex­pe­di­ción re­co­rre unos 800 ki­ló­me­tros a lo lar­go del río has­ta lle­gar al fuer­te At­kin­son, don­de el ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se ha es­ta­ble­ci­do una guar­ni­ción mi­li­tar con

500 sol­da­dos pa­ra ase­gu­rar el trans­por­te co­mer­cial por el Mi­su­ri. El for­tín, lu­gar de en­cuen­tro pa­ra tram­pe­ros, pe­le­te­ros e in­dios, es­tá ubi­ca­do a unos 1.650 ki­ló­me­tros de Was­hing­ton; es, por tan­to, el pues­to mi­li­tar de avan­za­da más re­mo­to si­tua­do en el te­rri­to­rio oc­ci­den­tal de Es­ta­dos Uni­dos.

Tal ais­la­mien­to ha­ce que su suer­te de­pen­da ex­clu­si­va­men­te de ellos mis­mos.

Cua­ren­ta años atrás, ha­cia 1780, po­cos po­dían ima­gi­nar que Es­ta­dos Uni­dos lo­gra­ría ex­pan­dir sus do­mi­nios tan le­jos. En­ton­ces el Salvaje Oes­te co­men­za­ba aún en los va­lles de los Mon­tes Apa­la­ches. Es­ta cor­di­lle­ra, si­tua­da a unos 250 ki­ló­me­tros de la cos­ta es­te, dis­cu­rre de nor­te a sur atra­ve­san­do ca­si to­das las tre­ce an­ti­guas co­lo­nias bri­tá­ni­cas que en 1776 en­ca­be­za­ron el con­flic­to con­tra la ma­dre pa­tria y lu­cha­ron por la in­de­pen­den­cia.

En el tra­ta­do de paz que pu­so fin a la Gue­rra de In­de­pen­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos (Tra­ta­do de Pa­rís de 1783), Gran Bre­ta­ña no so­lo ce­de al re­cién fundado Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano las tie­rras que in­te­gra­ban las tre­ce co­lo­nias ori­gi­na­les, sino que re­nun­cia a vas­tos te­rri­to­rios al oes­te de los Mon­tes Apa­la­ches, una re­gión ha­bi­ta­da por in­dios que Lon­dres ha­bía ve­da­do a los co­lo­nos blan­cos.

Es­ta gi­gan­tes­ca área se ex­tien­de des­de los Gran­des La­gos, al nor­te, has­ta ca­si el gol­fo de Mé­xi­co, de los Apa­la­ches has­ta el Mi­si­si­pi y es reivin­di­ca­da por Es­ta­dos Uni­dos, sin te­ner en cuen­ta que aquí lle­van asen­ta­dos des­de ha­ce mi­le­nios otros pue­blos ame­rin­dios.

Aun­que ofi­cial­men­te Es­ta­dos Uni­dos pro­me­te que se res­pe­ta­rán los de­re­chos de la po­bla­ción au­tóc­to­na, de for­ma ve­la­da los po­lí­ti­cos blan­cos pa­re­cen acep­tar cual­quier me­dio con tal de apro­piar­se de nue­vas tie­rras: so­bor­nar a los je­fes de tri­bus o sus­ci­tar ren­ci­llas de unos pue­blos con­tra otros. Y los in­dios que opo­nen re­sis­ten­cia a la ocu­pa­ción de los in­tru­sos, son re­pri­mi­dos sin con­tem­pla­cio­nes por or­den del Go­bierno. Así se obli­ga a las tri­bus a en­tre­gar a los blan­cos sus tie­rras y aban­do­nar ex­ten­sas re­gio­nes.

En es­tos es­pa­cios sur­gi­rán en los años si­guien­tes en­ti­da­des te­rri­to­ria­les que, pos­te-

rior­men­te, se con­ver­ti­rán en Es­ta­dos fe­de­ra­les: In­dia­na, Illi­nois, Mi­si­si­pi y Ala­ba­ma. Pe­ro otras po­ten­cias co­lo­nia­les tam­bién tie­nen in­tere­ses en Nor­tea­mé­ri­ca.

En el sur, los es­pa­ño­les do­mi­nan el Vi­rrei­na­to de Nue­va Es­pa­ña, al que en 1800 per­te­ne­cen aún enor­mes re­gio­nes que hoy son par­te de Es­ta­dos Uni­dos: gran par­te del te­rri­to­rio de lo que se­rán los Es­ta­dos fe­de­ra­les de Flo­ri­da, Te­xas, Nue­vo Mé­xi­co, Co­lo­ra­do, Utah, Ne­va­da y Ca­li­for­nia.

Des­de su ba­se de ope­ra­cio­nes de Nue­va Or­leans, en la desem­bo­ca­du­ra del Mi­si­si­pi, los fran­ce­ses han ex­plo­ra­do es­te río, re­mon­tan­do mu­chos ki­ló­me­tros su cur­so en di­rec­ción nor­te. Se tra­ta de una re­gión des­co­mu­nal ba­jo su área de in­fluen­cia en el mar­gen oc­ci­den­tal del río, lla­ma­da “Lui­sia­na”, en ho­nor al rey fran­cés Luis XIV.

Tam­po­co los bri­tá­ni­cos es­tán dis­pues­tos a re­nun­ciar al do­mi­nio de to­das sus co­lo­nias en Nor­tea­mé­ri­ca. Así, re­cla­man la so­be­ra­nía so­bre Ore­gón, al no­roes­te del con­ti­nen­te, y so­bre el vas­tí­si­mo es­pa­cio que se in­te­gra­rá pos­te­rior­men­te en Ca­na­dá.

Los te­rri­to­rios que eu­ro­peos y ame­ri­ca­nos re­cla­man ape­nas es­tán ex­plo­ra­dos y sus fron­te­ras no siem­pre es­tán de­li­mi­ta­das. Sur­gen con­flic­tos en­tre las po­ten­cias, pe­ro Es­ta­dos Uni­dos cuen­ta con una ven­ta­ja: su po­bla­ción cre­ce a un rit­mo mu­cho más rá­pi­do que en el res­to de co­lo­nias de las otras na­cio­nes. Es­to se de­be, so­bre to­do, al fe­nó­meno de la emi­gra­ción. La po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se, en efec­to, se du­pli­ca ca­da 20 años.

Con el tiem­po, en las tre­ce co­lo­nias ori­gi­na­les ca­da vez es­ca­sea más la tie­rra cul­ti­va­ble y ca­da vez más co­lo­nos prue­ban suer­te en el oes­te. A par­tir de 1763, es de­cir, en los úl­ti­mos años de do­mi­nio bri­tá­ni­co, ha­bían co­men­za­do ya las pri­me­ras in­cur­sio­nes ile­gí­ti­mas en te­rri­to­rio ame­rin­dio. El nue­vo Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos no pue­de con­te­ner la riada hu­ma­na, y qui­zá tam­po­co tie­ne in­ten­ción de ha­cer­lo.

Fo­lle­tos pu­bli­ci­ta­rios en­sal­zan el oes­te co­mo “una tie­rra pro­me­ti­da, de la que ma­na le­che y miel”. Mu­chos po­lí­ti­cos y edi­to­ria­lis­tas aplau­den la emi­gra­ción: con­si­de­ran las re­gio­nes inex­plo­ra­das co­mo un ám­bi­to de ex­pan­sión que po­dría evi­tar los ma­les cau­sa­dos en Eu­ro­pa por la su­per­po­bla­ción: po­bre­za, mi­se­ria, des­po­tis­mo... Thomas Jef­fer­son, pre­si­den­te de Es­ta­dos

Uni­dos, im­pul­sa el po­bla­mien­to del oes­te: fuer­za la ven­ta de an­ti­guos te­rri­to­rios in­dios a co­lo­nos y pro­mue­ve la ex­pul­sión de sus tie­rras de tri­bus re­bel­des. Eso fa­ci­li­ta la con­fis­ca­ción pos­te­rior de las zo­nas des­alo­ja­das.

En 1803 Jef­fer­son en­vía a un me­dia­dor a Pa­rís pa­ra ne­go­ciar con los fran­ce­ses la com­pra de Nue­va Or­leans y par­te de la re­gión de Flo­ri­da. Pa­ra sor­pre­sa de los nor­te­ame­ri­ca­nos, por ca­si la mis­ma su­ma que ofre­cen, los fran­ce­ses me­ten en el lo­te to­da la Lui­sia­na. Por­que tras la cruen­ta y one­ro­sa re­be­lión a la que se han en­fren­ta­do en lo que hoy es Hai­tí, los ga­los quie­ren des­ha­cer­se de sus po­se­sio­nes de ul­tra­mar ca­si a cual­quier pre­cio.

De es­ta for­ma Es­ta­dos Uni­dos ad­quie­re por so­lo quin­ce mi­llo­nes de dó­la­res (al cam­bio ac­tual equi­val­dría a cer­ca de 250 mi­llo­nes de dó­la­res) ese in­men­so te­rri­to­rio y du­pli­ca así la su­per­fi­cie del Es­ta­do.

Pe­ro una idea ca­bal de la Lui­sia­na no la tie­ne na­die. Ni si­quie­ra se co­no­ce a cien­cia cier­ta dón­de se en­cuen­tra la fron­te­ra oc­ci­den­tal. Fran­cia ja­más se preo­cu­pó por in­ves­ti­gar es­ta pro­pie­dad co­lo­nial. Por eso, Jef­fer­son se apre­su­ra a en­viar una ex­pe­di­ción a la re­gión cu­yo co­me­ti­do se­rá ex­plo­rar las ri­que­zas na­tu­ra­les, es­ta­ble­cer con­tac­tos con los pue­blos que la ha­bi­tan y ave­ri­guar, so­bre to­do, qué uti­li­da­des pue­de re­por­tar al país.

El pre­si­den­te con­fía la co­di­rec­ción de la ex­pe­di­ción a dos ofi­cia­les: Me­ri­wet­her Le­wis y Wi­lliam Clark. En ma­yo de 1804 par­ten am­bos al man­do de un gru­po de unos 40 hom­bres ha­cia la fron­te­ra orien­tal de Lui­sia­na, re­mon­tan­do el cur­so del Mi­su­ri a bor­do de dos em­bar­ca­cio­nes. La co­rrien­te del río les lle­va en di­rec­ción no­roes­te, ca­da vez más ha­cia el in­te­rior del con­ti­nen­te ig­no­to.

El pe­ri­plo de Le­wis y Clark du­ra más de dos años; atra­vie­san lla­nu­ras y bos­ques, se abren pa­so por las Mon­ta­ñas Ro­co­sas y lle­gan a la cos­ta del Pa­cí­fi­co. Mien­tras sus com­pa­trio­tas en la ori­lla opues­ta del Mi­si­si­pi des­alo­jan a los in­dios sin con­tem­pla­cio­nes, el en­cuen­tro de los ex­plo­ra­do­res con los na­ti­vos es cor­dial. Aquí, en tie­rras des­co­no­ci­das, su su­per­vi­ven­cia de­pen­de de la ayu­da de los in­dí­ge­nas, que los re­ci­ben con hos­pi­ta- li­dad y les di­bu­jan ma­pas pa­ra orien­tar­se.

Cuan­do Le­wis y Clark re­gre­san de su via­je en sep­tiem­bre de 1806 sus des­crip­cio­nes apor­tan una ima­gen más pre­ci­sa del in­te­rior del país. Gra­cias a sus da­tos se di­bu­jan unos 140 ma­pas de la in­cóg­ni­ta re­gión. El re­co­no­ci­mien­to de es­ta tie­rra ha des­cu­bier­to a los in­ves­ti­ga­do­res una na­tu­ra­le­za vir­gen ca­si in- tac­ta. Tam­bién in­for­man de la exis­ten­cia de in­con­ta­bles cas­to­res, cu­ya piel es muy apre­cia­da en Eu­ro­pa, don­de su ca­za in­dis­cri­mi­na­da ha lle­va­do al roe­dor ca­si a la ex­tin­ción.

La ex­pec­ta­ti­va de ob­te­ner va­lio­sas pie­les atrae a cien­tos de tram­pe­ros al cur­so su­pe­rior del Mi­su­ri y a los va­lles li­mí­tro­fes de las Mon­ta­ñas Ro­co­sas.

Uno de los em­plea­do­res de San Luis, que con­tra­ta los ser­vi­cios co­mo ca­za­dor de Je­de­diah Smith en la pri­ma­ve­ra de 1822, es Wi­lliam Ash­ley, em­pre­sa­rio y vi­ce­go­ber­na­dor del re­cién crea­do te­rri­to­rio de Mi­su­ri.

Ash­ley y un so­cio fun­dan una com­pa­ñía co­mer­cial pe­le­te­ra ba­sa­da en un plan in­dus­trial re­vo­lu­cio­na­rio. Has­ta en­ton­ces el ne­go­cio de las pie­les es­ta­ba con­tro­la­do –al me­nos en teo­ría– por el Es­ta­do. El Go­bierno ha­bía es­ta­ble­ci­do pues­tos co­mer­cia­les a los que acu­dían los in­dios pa­ra in­ter­cam­biar las pie­les por otros pro­duc­tos. El sis­te­ma de­bía vin­cu­lar a los na­ti­vos con el Es­ta­do, y man­te­ner­los ale­ja­dos de co­mer­cian­tes bri­tá­ni­cos,

co­mo por ejem­plo los de la Com­pa­ñía de la Bahía de Hud­son, a quie­nes po­co les im­por­tan las fron­te­ras y sue­len in­ter­nar­se por te­rri­to­rio de Es­ta­dos Uni­dos des­de Ca­na­dá.

El co­mer­cio de pie­les pro­me­te pin­gües be­ne­fi­cios. Por ello, en pri­ma­ve­ra de 1822 va­rias fir­mas or­ga­ni­zan ex­pe­di­cio­nes al oes­te. Ofi­cial­men­te so­lo pre­ten­den rea­li­zar transac­cio­nes co­mer­cia­les con los in­dios, pues de acuer­do con la ley los ca­za­do­res blan­cos si­guen sin te­ner li­cen­cia pa­ra ejer­cer es­ta ac­ti­vi­dad a tí­tu­lo per­so­nal en es­ta re­gión.

Sin em­bar­go, Ash­ley, co­mo otros mu­chos mer­ca­de­res, no ha­ce ca­so de es­ta prohi­bi­ción. Su pro­pó­si­to es eli­mi­nar a los na­ti­vos co­mo pro­vee­do­res de pie­les y en su lu­gar en­viar a sus pro­pios tram­pe­ros. Al em­pre­sa­rio no le cues­ta asu­mir el pe­li­gro de que los in­dios lu­chen pa­ra de­fen­der sus de­re­chos, por­que al fin y al ca­bo los tram­pe­ros a su ser­vi­cio tra­ba­jan por su cuen­ta y ries­go.

En la pri­me­ra ex­pe­di­ción man­da­da por la com­pa­ñía par­ten más de cien hom­bres, un gru­po de van­guar­dia en abril y otro un mes más tar­de. Des­pués de de­jar atrás el fuer­te At­kin­son, los via­je­ros co­mien­zan a re­mon­tar el Mi­su­ri. Las pe­sa­das em­bar­ca­cio­nes, de unos 30 me­tros de es­lo­ra, es­tán di­se­ña­das pa­ra el trans­por­te de mer­can­cías. So­lo cuan­do el vien­to so­pla a fa­vor izan una ve­la. Pe­ro la ma­yor par­te de las ve­ces la ma­ri­ne­ría se ve obli­ga­da a tras­la­dar pe­no­sa­men­te la car­ga por el agua va­lién­do­se de lar­gas an­das.

Así lle­gan Ash­ley y Smith, que for­man par­te del se­gun­do gru­po, a una cam­pi­ña que les de­bió re­sul­tar pin­to­res­ca: allí se abre una lla­nu­ra que no pa­re­ce te­ner fin. So­lo las már­ge­nes del río es­tán bor­dea­das por cho­pe­ras y a par­tir de ahí la hier­ba crea una cu­bier­ta ve­ge­tal uni­for­me que se pier­de en el ho­ri­zon­te.

En su ju­ven­tud Smith ya se ha­bía to­pa­do con in­dios que ha­bían te­ni­do que aban­do­nar sus tie­rras pre­sio­na­dos por los co­lo­nos blan­cos. Los abo­rí­ge­nes con los que con­tac­tan aquí son di­fe­ren­tes. Si bien co­mer­cian con los blan­cos, son gen­te or­gu­llo­sa y be­li­ge­ran­te que no es­tá dis­pues­ta a de­jar­se ava­sa­llar.

Los sioux im­pre­sio­nan a Smith. Du­ran­te la na­ve­ga­ción por el Mi­su­ri los tram­pe­ros ven mu­chos pue­blos in­dí­ge­nas que le­van­tan sus tien­das cer­ca del río. Cuan­do los via­je­ros se de­tie­nen en al­gún lu­gar del tra­yec­to, los in­dios sue­len acu­dir a ha­cer­les una vi­si­ta de cortesía. Ash­ley “ce­le­bra con­se­jo” con ellos y fu­ma “la pi­pa de la paz”, ano­ta Smith en su dia­rio. Los sioux in­vi­tan a su cam­pa­men­to a los blan­cos, que en­cuen­tran las tien­das fa­bri­ca­das con piel de bi­son­te “muy con­for­ta­bles”. Ade­más, co­men­ta que sus an­fi­trio­nes po­seen “ras­gos faciales pro­pios de gen­te in­te­li­gen­te”.

Los tram­pe­ros tam­bién es­ta­ble­cen con­tac­to con los ari­ka­ra, pue­blo se­den­ta­rio que cons­tru­ye al­deas de ado­be a lo lar­go del Mi­si­si­pi, ro­dea­das por cer­cas em­pa­li­za­das, y cul­ti­va maíz, fri­jo­les y ta­ba­co.

Ash­ley or­de­na ama­rrar la em­bar­ca­ción cer­ca de dos al­deas. Allí ce­le­bra con­se­jo con los je­fes de tri­bu, ha­ce en­tre­ga de re­ga­los a los ari­ka­ra y les com­pra ca­ba­llos. Los tram­pe­ros ne­ce­si­tan ani­ma­les de mon­ta pa­ra el in­vierno, cuan­do re­sul­ta im­po­si­ble na­ve­gar por los ríos por­que los cur­sos en las Mon­ta­ñas Ro­co­sas se con­ge­lan du­ran­te me­ses.

Co­mo la tem­po­ra­da de ca­za es­tá a pun­to de co­men­zar, Ash­ley de­ci­de que so­lo par­te del gru­po si­ga na­ve­gan­do Mi­su­ri arri­ba, mien­tras él, con Smith y otros ex­pe­di­cio­na­rios, ca­bal­ga unos 300 ki­ló­me­tros en di­rec­ción no­roes­te ha­cia una ba­se de ope­ra­cio­nes que la tro­pa de van­guar­dia ha cons­trui­do pre­via­men­te en un pun­to con­ve­ni­do del río. Su je­fe es uno de los po­cos blan­cos que co­no­ce bien el río de ex­pe­di­cio­nes an­te­rio­res.

Je­de­diah ve por pri­me­ra vez en la pra­de­ra un gran rebaño de bi­son­tes: “Tu­ve la im­pre­sión de que en es­tas lla­nu­ras ga­lo­pa­ban to­dos los bú­fa­los del pla­ne­ta”. Smith com­pa­ra las enor­mes ma­sas de ani­ma­les en mo­vi­mien­to con “co­lum­nas de un ejér­ci­to co­lo­sal”.

Por los in­for­mes de Le­wis y Clark los ji­ne­tes co­no­cen de ma­ne­ra apro­xi­ma­da el tra­za­do del río Mi­su­ri. Sa­ben que su tra­yec­to­ria des­cri­be un ar­co en di­rec­ción a las mon­ta­ñas, por lo que si avan­zan en ese sen­ti­do se vol­ve­rán a to­par con la co­rrien­te flu­vial. A prin­ci­pios de oc­tu­bre lle­gan al pues­to de van­guar­dia si­tua­do en la con­fluen­cia de los ríos Mi­su­ri y Ye­llows­to­ne.

Los hom­bres lle­gan jus­to al co­mien­zo de la tem­po­ra­da de ca­za, lis­tos pa­ra la cap­tu­ra del cas­tor. En in­vierno su piel es mu­cho más tu­pi­da que en ve­rano, y por eso es más va­lio­sa. Smith apren­de aquí el ofi­cio de tram­pe­ro, mien­tras Ash­ley re­gre­sa de nue­vo a San Luis.

Cuan­to más se in­ter­nan Smith y sus com­pa­ñe­ros en las tie­rras al­tas, ma­yor can­ti­dad de cas­to­res en­cuen­tran. Los ani­ma­les con­vier­ten al­gu­nos tra­mos de los ríos de mon­ta­ña en au­tén­ti­cos es­tan­ques al fa­bri­car gua­ri­das con ra­mas de ár­bo­les que re­tie­nen el agua; tam­bién ex­ca­van re­des de tú­ne­les en el ta­lud de las ori­llas.

Los ca­za­do­res va­dean por los ríos de aguas he­la­das y co­lo­can tram­pas de hie­rro en las en­tra­das del sis­te­ma de pa­sa­di­zos sub­te­rrá­neos. Des­de que caen en la tram­pa, has­ta el ama­ne­cer, cuan­do los tram­pe­ros re­co­gen su bo­tín, los cas­to­res per­ma­ne­cen con las pa­tas atra­pa­das en los ce­pos, y se aho­gan. De día, re­co­lec­tan los ca­dá­ve­res y los des­pe­lle­jan. De re­gre­so al cam­pa­men­to, ten­san las pie­les en un bas­ti­dor pa­ra lim­piar­las y de­jar­las se­car. Lue­go con­su­men co­mo un au­tén­ti­co man­jar la co­la del ani­mal, ri­ca en gra­sas.

Smith pa­sa los me­ses más fríos en un cam­pa­men­to de in­vierno ubi­ca­do cer­ca de las Mon­ta­ñas Ro­co­sas. Los hom­bres cons­tru­yen ca­ba­ñas sen­ci­llas y so­me­ten la car­ne a un pro­ce­so de se­ca­do co­mo pro­vi­sión pa­ra la lar­ga es­ta­ción in­ver­nal. Cazan bi­son­tes, an­tí­lo­pes ame­ri­ca­nos y cier­vos, arran­can la cor­te­za de los cho­pos co­mo úni­co fo­rra­je pa­ra los ca­ba­llos en ese de­sola­do pai­sa­je ne­va­do.

En abril de 1823, al co­men­zar el des­hie­lo de los ríos, Je­de­diah Smith re­ci­be el en­car­go de re­unir­se con Ash­ley en el sur pa­ra ne­go­ciar con los ari­ka­ra otra com­pra de ca­ba­llos.

Pe­ro las re­la­cio­nes de los ari­ka­ra con los blan­cos han em­peo­ra­do. En in­vierno tras un con­flic­to con los pe­le­te­ros, dos in­dios mue­ren por dis­pa­ros, en­tre ellos el hi­jo de un je­fe de tri­bu. Ade­más, los ari­ka­ra te­men per­der su pa­pel de in­ter­me­dia­rios en­tre las dis­tin­tas tri­bus y los blan­cos, y que el con­trol del ne­go­cio pa­se a ma­nos de Ash­ley.

Una tri­bu ame­rin­dia se lan­za a la lu­cha. Al prin­ci­pio mu­chos ayu­da­ron a los tram­pe­ros, pe­ro lue­go sur­gie­ron fre­cuen­tes con­flic­tos.

El em­pre­sa­rio lo­gra rea­li­zar al­gu­nos true­ques por ca­ba­llos, pe­ro por la no­che, mien­tras Smith y unos 40 com­pa­ñe­ros más es­tán acam­pa­dos en las ori­llas del río, al­gu­nos hom­bres co­me­ten un fa­llo in­sen­sa­to.

Co­mo otras tri­bus del Mi­su­ri, los ari­ka­ra son cé­le­bres en­tre los blan­cos por ofre­cer a sus mu­je­res por la no­che co­mo signo de hos­pi­ta­li­dad con los hués­pe­des. Aun­que en es­ta oca­sión no lo ha­cen, la idea tien­ta a al­gu­nos tram­pe­ros, que du­ran­te la no­che se in­fil­tran en la al­dea.

En la ma­dru­ga­da, ha­cia las tres y me­dia, uno de los in­tru­sos re­gre­sa a to­da pri­sa al cam­pa­men­to y da la voz de alar­ma: ¡los ari­ka­ra han ase­si­na­do a su ca­ma­ra­da! Al ama­ne­cer los in­dios co­mien­zan a dis­pa­rar y a asae­tear con sus ar­cos al gru­po de Smith. Co­mien­zan a pro­du­cir­se víc­ti­mas en­tre los tram­pe­ros. En los bar­cos don­de han lle­ga­do Smith y sus hom­bres, los tri­pu­lan­tes suel­tan las ama­rras, aban­do­nan a sus com­pa­ñe­ros a su suer­te y se dan a la fu­ga río aba­jo. So-

lo al­gu­nos va­lien­tes acu­den a so­co­rrer a los tram­pe­ros en dos pe­que­ños bo­tes de re­mos.

Smith lo­gra pa­ra­pe­tar­se de­trás de los cuer­pos de los ca­ba­llos y re­pe­le el fue­go de los na­ti­vos has­ta que los bo­tes con­si­guen res­ca­tar a los su­per­vi­vien­tes. Él sa­le ile­so de la re­frie­ga, pe­ro du­ran­te la es­ca­ra­mu­za, que se pro­lon­ga me­dia ho­ra, han muer­to do­ce hom­bres y to­dos los ca­ba­llos. Dos blan­cos he­ri­dos fa­lle­cen po­co des­pués.

Tras es­te al­ter­ca­do el iti­ne­ra­rio por el Mi­su­ri ha­cia los lu­ga­res de ca­za en las Mon­ta­ñas Ro­co­sas es de­ma­sia­do in­se­gu­ro. Por ello, a fi­na­les del ve­rano una do­ce­na de hom­bres ini­cian el ca­mino a pie por una ru­ta te­rres­tre no uti­li­za­da has­ta en­ton­ces. Des­de el Mi­su­ri de­be­rán di­ri­gir­se en lí­nea rec­ta ha­cia el oes­te, atra­ve­sar las Co­li­nas Ne­gras –zo­na ca­si inex­plo­ra­da– has­ta el río Big­horn, afluen­te del Ye­llows­to­ne en las Mon­ta­ñas Ro­co­sas, don­de de­be­rán es­pe­rar la lle­ga­da de una se­gun­da cua­dri­lla que vie­ne des­de la ba­se de ope­ra­cio­nes jun­to al río.

Ash­ley nom­bra co­mo je­fe de la arries­ga­da mi­sión a Je­de­diah Smith, que ha des­ta­ca­do en la lu­cha con­tra los ari­ka­ra. Los hom­bres se des­pla­zan a pie; los ca­ba­llos son pa­ra el equi­pa­je. Tan­to los ani­ma­les, co­mo el guía que les in­di­ca el ca­mino los han to­ma­do pres­ta­dos de otros co­mer­cian­tes de pie­les.

Los tram­pe­ros ca­mi­nan du­ran­te días por te­rre­nos de ve­ge­ta­ción ra­la. Al fi­nal lle­gan a un cam­pa­men­to de sioux, don­de ad­quie­ren ca­ba­llos pa­ra re­po­ner los que per­die­ron y en­vían al guía con los ani­ma­les pres­ta­dos de vuel­ta al fuer­te. Los in­dios de es­tos pa­ra­jes con­si­de­ran a los blan­cos so­cios co­mer­cia­les, en oca­sio­nes tal vez tam­bién enemi­gos. Pe­ro no co­mo una ame­na­za pa­ra su exis­ten­cia.

Po­co des­pués lle­gan los hom­bres de Smith a las Co­li­nas Ne­gras, cor­di­lle­ra ubi­ca­da an­te las Mon­ta­ñas Ro­co­sas. Ca­mi­nan a tra­vés de pi­na­res y enebra­les, y tras de­jar atrás las co­li­nas tran­si­tan por pa­ra­jes vír­ge­nes, pro­ba­ble­men­te ja­más ho­lla­dos por el hombre blan­co.

Días des­pués, a la caí­da del sol, el gru­po avan­za con di­fi­cul­tad por un es­tre­cho cau­ce flu­vial cu­bier­to de ma­le­za. De en­tre la es­pe­su­ra pro­rrum­pe una hem­bra de oso grizzly, y se plan­ta en me­dio de la co­lum­na for­ma­da por hom­bres y ca­ba­llos. Cuan­do los tram­pe­ros sa­len des­pa­vo­ri­dos, el ani­mal mar­cha por el río en di­rec­ción a Smith, que co­rre al en­cuen­tro del grizzly. El oso lan­za al tram­pe­ro con­tra el sue­lo, le frac­tu­ra va­rias cos­ti­llas con sus zar­pas y le muer­de en la ca­be­za. Cuan­do uno de los tram­pe­ros lo­gra aba­tir al fu­ri­bun­do ani­mal, Smith aún es­tá cons­cien­te. Tie­ne el ros­tro des­fi­gu­ra­do pues le ha cla­va­do los dien­tes has­ta per­fo­rar­le los hue­sos del crá­neo, le ha arran­ca­do par­tes del cue­ro ca­be­llu­do y sec­cio­na­do una ore­ja.

Los ca­za­do­res no tie­nen ex­pe­rien­cia mé­di­ca ni dis­po­nen de remedios pa­lia­ti­vos con­tra el do­lor. Nin­guno se atre­ve a to­car a Smith, que san­gra en abun­dan­cia. Le pre­gun­tan al pro­pio he­ri­do qué pue­den ha­cer. Su je­fe de­mues­tra una san­gre fría ad­mi­ra­ble: man­da a dos hom­bres co­ger agua, a otro le in­di­ca có­mo co­ser las he­ri­das con hi­lo y agu­ja. Smith so­bre­vi­ve, pe­ro con se­cue­las: no con­ser­va la ce­ja de­re­cha y una de las ore­jas es­tá he­cha ji­ro­nes. Di­si­mu­la­rá las ci­ca­tri­ces de­ján­do­se cre­cer el pe­lo.

Pa­sa­dos diez días el jo­ven tram­pe­ro si­gue ca­bal­gan­do. El gru­po pa­sa el in­vierno en el cam­pa­men­to de los crow, tri­bu amis­to­sa con los blan­cos, aun­que sea por el pro­pio in­te­rés, ya que tra­ta de ro­bar­les los ca­ba­llos. Los tram­pe­ros se man­tie­nen cons­tan­te­men­te aler­ta, aun­que tam­bién apren­den mu­chas co­sas de ellos. Los an­fi­trio­nes des­pier­tan la cu­rio­si­dad de Smith con sus re­la­tos so­bre las ex­ce­len­cias de un país al oes­te de las gran­des mon­ta­ñas. Allí vi­ven tal can­ti­dad de cas­to­res que no se ne­ce­si­tan tram­pas pa­ra ca­zar­los; bas­ta ca­mi­nar por la ori­lla ar­ma­do con un garrote pa­ra gol­pear al ani­mal. Son te­rri­to­rios que qui­zá na­die ha des­cu­bier­to: jus­to lo que bus­ca Je­de­diah Smith.

So­bre una piel de bi­son­te enare­na­da los in­dios di­bu­jan una ru­ta que con­du­ce a las mon­ta­ñas. Y si­guien­do sus in­di­ca­cio­nes Smith y sus hom­bres se to­pan con un an­cho pa­sa­je que se abre en­tre las mon­ta­ñas, al que con pos­te­rio­ri­dad da­rán el nom­bre de “Pa­so Sur”, pa­ra dis­tin­guir­lo del “Pa­so Nor­te” por el que años atrás los pio­ne­ros Le­wis y Clark ha­bían cru­za­do las Mon­ta­ñas Ro­co­sas.

El puer­to de mon­ta­ña tie­ne unos 30 ki­ló­me­tros de an­cho y unas ci­mas sua­ves en com­pa­ra­ción con las de la ca­de­na mon­ta­ño­sa que pa­re­ce im­pe­ne­tra­ble.

Aun­que Smith y sus com­pa­ñe­ros no son los pri­me­ros blan­cos en uti­li­zar el pa­so, Smith re­co­no­ce su im­por­tan­cia. Ca­rrua­jes car­ga­dos con equi­pa­mien­tos po­drían cru­zar por él sin di­fi­cul­tad y pa­sar al otro la­do de la

Fotos: Pá­gi­na an­te­rior: Brid­ge­man Art Li­brary . Colby Co­lle­ge Mu­seum; Li­brary of Con­gress.

Dan­za ri­tual de un gue­rre­ro hi­dat­sa, et­nia per­te­ne­cien­te al pue­blo sioux.

En la re­gión oc­ci­den­tal del con­ti­nen­te se ele­van mon­ta­ñas es­car­pa­das de has­ta 4.400 me­tros de al­ti­tud, co­mo Sie­rra Ne­va­da, en Ca­li­for­nia. Es­tas mu­ra­llas de gra­ni­to blo­quean el ca­mino ha­cia la cos­ta del Pa­cí­fi­co.

Je­de­diah Smith es uno de los tram­pe­ros de más éxi­to en el Salvaje Oes­te.

Los as­si­ni­boi­ne ven­den a los blan­cos car­ne de bi­son­te a cam­bio de ri­fles. El avan­ce de los tram­pe­ros des­pla­za a es­te pue­blo ame­rin­dio.

Un tram­pe­ro con som­bre­ro en for­ma de chis­te­ra, fa­bri­ca­do con piel de cas­tor, muy apre­cia­da en la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.