ES­NO­BIS­MO EN­TRE DU­NAS

Di­cen que Qa­tar es un país con po­co o na­da que ofre­cer. So­lo o no, es más com­ple­ja de lo que pue­da pen­sar­se. Con la ter­ce­ra ren­ta pe­tró­leo, are­na y ca­ros ras­ca­cie­los va­cíos. No es así. Su reali­dad, gus­te per cá­pi­ta más al­ta del mun­do, pro­yec­ta su fu­tu­ro c

Geo - - BELICE - El fo­to­pe­rio­dis­ta Al­fons Ro­drí­guez ase­gu­ra que los paí­ses, cuan­to más pe­que­ños son, más sor­pren­den. Es el ca­so de Qa­tar. Por su­pues­to fro­tó una lám­pa­ra de acei­te, pe­ro no tu­vo suer­te.

En Qa­tar los ciu­da­da­nos no pa­gan im­pues­tos

El 90% del te­rri­to­rio qa­ta­rí es de­sier­to. Arri­ba: las du­nas ca­si blan­cas de Kohr al-Adaid, un pai­sa­je que pa­re­ce de Las mil y una no­ches. So­bre es­tas lí­neas: el mo­nu­men­to ur­bano de la Qa­tar Foun­da­tion. Aba­jo: Ins­ta­la­cio­nes de la ca­de­na de te­le­vi­sión Al-Ya­si­ra, con se­de en Doha.

MÁS ALLÁ DEL HO­RI­ZON­TE, ha­cia el sur, se ex­tien­de la im­pe­ne­tra­ble y mí­ti­ca Ara­bia Sau­dí. En di­rec­ción a los otros tres pun­tos car­di­na­les to­do son aguas del gol­fo Pér­si­co. Qa­tar es una pe­que­ña pe­nín­su­la que bro­ta de otra pe­nín­su­la mu­cho ma­yor, la Ará­bi­ga.

Al as­cen­der las du­nas de are­na ca­si blan­ca de Kohr al-Adaid, via­jas con la men­te a los tiem­pos de She­re­za­de mon­ta­do en una al­fom­bra vo­la­do­ra. Pe­ro ojo, hay que te­ner cui­da­do, pues si ace­le­ras de­ma­sia­do con el má­gi­co vehícu­lo co­rres el ries­go de es­tre­llar­te con­tra la fa­cha­da de al­gún ras­ca­cie­los cons­trui­do a gol­pe de pe­tro­dó­lar o con­tra la chi­me­nea de al­gu­na de las re­fi­ne­rías que se le­van­tan por to­do el te­rri­to­rio. Y es que el cuen­to ha cam­bia­do –y mu­cho– en los úl­ti­mos años. Si el su­pues­to es­cri­tor que re­co­pi­ló y tra­du­jo las his­to­rias de Las

mil y una no­ches, Abu Abd-Allah Muham­mad el-Gahs­hi­gar, le­van­ta­ra la ca­be­za, se sor­pren­de­ría bas­tan­te. En­tre otras co­sas por­que las alfombras vo­la­do­ras aho­ra son po­ten­tes to­do­te­rre­nos de lu­jo que no se le­van­tan ni un pal­mo del sue­lo y por­que pa­ra ele­var­se so­bre las du­nas bas­ta con to­mar un ta­xihe­li­cóp­te­ro. Es­te me­dio de trans­por­te es mu­cho más con­for­ta­ble y con­ve­nien­te, aun­que gas­te más com­bus­ti­ble, por­que la ga­so­li­na es aquí más ba­ra­ta que el agua del gri­fo.

Doha, o con­cre­ta­men­te New Doha, ha su­fri­do un es­pec­ta­cu­lar cre­ci­mien­to en la úl­ti­ma dé­ca­da. Su sky­li­ne es de los más so­bre­co­ge­do­res del mun­do. Si bien es cierto que mu­chas de las plan­tas de esos gi­gan­tes de hor­mi­gón, vi­drio y ace­ro es­tán va­cías, ca­da día son más las em­pre­sas que se es­ta­ble­cen en la ciu­dad, atraí­das por las fa­vo­ra­bles con­di­cio­nes de es­te emer­gen­te pa­raí­so fis­cal. Tam­bién lle­gan pro­fe­sio­na­les de di­fe­ren­tes ám­bi­tos en bus­ca de una opor­tu­ni­dad pa­ra su­pe­rar las cri­sis que cas­ti­gan a sus paí­ses de ori­gen. Bien pa­ga­das y aten­di­das, con vi­vien­da y co­le­gios gra­tis, es­tas per­so­nas –co­mo por ejem­plo los pi­lo­tos es­pa­ño­les de las Qa­tar Air­ways– no du­dan en cam­biar su es­ti­lo de vi­da. Otra si­tua­ción, muy di­fe­ren­te, es la que su­fre la mano de obra no cua­li­fi­ca­da pro­ve­nien­te del es­te asiá­ti­co, con suel­dos ba­jos y con­di­cio­nes pre­ca­rias. No es pe­tró­leo o gas to­do lo que re­lu­ce.

DE­BI­DO A LAS LE­YES IS­LÁ­MI­CAS

no es fá­cil en­con­trar una cer­ve­za fría con la que mi­ti­gar el in­ten­so ca­lor de la re­gión, pe­ro bas­ta con dar un pa­seo por al­guno de sus cli­ma­ti­za­dos malls de lu­jo pa­ra re­cu­pe­rar el alien­to, co­mo es el ca­so del Doha City Cen­ter. Se pue­de con­se­guir al­cohol en clubs pri­va­dos y ho­te­les, e in­clu­so pa­ra los mu­sul­ma­nes es­tá per­mi­ti­do su con­su­mo con cier­ta mo­de­ra­ción y po­ca os­ten­ta­ción. Las mar­cas in­ter­na­cio­na­les más ex­clu­si­vas de­co­ran los es­ca­pa­ra­tes, mien­tras las con­tem­plan las be­lle­zas ára­bes que se in­tu­yen ba­jo los ve­los que im­po­ne una re­la­ti­va­men­te sua­ve sha­ria. La mu­jer qa­ta­rí pue­de con­du­cir vehícu­los y tie­ne

de­re­chos que en otros paí­ses is­lá­mi­cos se les nie­gan, co­mo es el ca­so de la igual­dad res­pec­to al hombre (te­ma que ha­bría que ana­li­zar con de­te­ni­mien­to).

La otra ca­ra de es­te “li­be­ra­lis­mo” es la exis­ten­cia de la ka­fa­la o ley de ava­les (al­go com­pa­ra­ble pa­ra mu­chos con la es­cla­vi­tud). Es­ta ley otor­ga el po­der a un ka­feel o ava­la­dor pa­ra que sin su per­mi­so el tra­ba­ja­dor no pue­da ni en­trar ni sa­lir del país y/o aban­do­nar su pues­to de tra­ba­jo.

LA IN­FLUEN­CIA DEL PAÍS,

tan­to en el ám­bi­to de Orien­te Me­dio co­mo en el internacional, se ma­ni­fies­ta a tra­vés de la ca­de­na qa­ta­rí de te­le­vi­sión Al-Ya­si­ra, con se­de prin­ci­pal en Doha, así co­mo en la apues­ta del Es­ta­do por la cul­tu­ra y por la bue­na ima­gen del Emi­ra­to, que se ca­na­li­za a tra­vés de la Qa­tar Foun­da­tion. En sus gi­gan­tes­cas ins­ta­la­cio­nes es­tán re­pre­sen­ta­das las me­jo­res uni­ver­si­da­des del mun­do y es­tu­dian­tes na­cio­na­les y ex­tran­je­ros se for­man en al­gu­nas de las au­las me­jor acon­di­cio­na­das del glo­bo. El di­ne­ro hoy no es pro­ble­ma y di­ver­si­fi­car las fuen­tes de in­gre­sos, pa­ra cuan­do se ago­te el gas y el pe­tró­leo, di­ce mu­cho de la vi­sión y es­tra­te­gia qa­ta­rí.

Fru­to de ese cul­ti­vo del fu­tu­ro es su in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra atraer a la co­mu­ni­dad internacional. Des­de que Qa­tar fue de­sig­na­do or­ga­ni­za­dor de los mun­dia­les de 2014 de na­ta­ción, de ba­lon­mano en 2015 y se­de del cam­peo­na­to del mun­do de fút­bol del 2022 (si fi­nal­men­te la FIFA man­tie­ne es­ta de­ci­sión), va­rios es­ta­dios ul­tra­mo­der­nos cli­ma­ti­za­dos se le­van­tan en di­fe­ren­tes pun­tos de la ciu­dad. Pue­de que no en­tien­dan de fút­bol, ni de mo­to­ci­clis­mo o na­ta­ción, pe­ro sus cir­cui­tos de ca­rre­ras de Fór­mu­la 1, sus es­ta­dios de­por­ti­vos y sus pis­ci­nas son de los me­jo­res del mun­do. Ya se sa­be que el di­ne­ro, en abun­dan­cia, pue­de ser el peor enemi­go o el me­jor ami­go.

De los ca­si mi­llón y me­dio de ha­bi­tan­tes, so­lo unos 250.000 son ciu­da­da­nos del Emi­ra­to. Ciu­da­da­nos que no pa­gan im­pues­tos de nin­gún ti­po. Así es co­mo el emir man­tie­ne el es­ta­tus de una de las ren­tas per cá­pi­ta más al­tas del mun­do (la ter­ce­ra, por de­trás de Lu­xem­bur­go y No­rue­ga, con 93.352 dó­la­res). La fa­mi­lia Al Tha­ni, des­cen­dien­tes de una an­ti­gua tri­bu ára­be, los Ba­nu Ta­mim, lle­van en el po­der des­de me­dia­dos del si­glo XIX y su ac­tual emir, Ta­mim bin Ha­mad Al-Tha­ni, que lle­gó al trono en ju­nio de 2013, es una de las ma­yo­res for­tu­nas mun­dia­les en la ac­tua­li­dad. De ser un an­ti­guo ni­do de pi­ra­tas ha pa­sa­do a con­ver­tir­se en uno de los paí­ses más ri­cos del si­glo XXI, don­de los jó­ve­nes mul­ti­mi­llo­na­rios prac­ti­can ca­rre­ras de ca­me­llos so­bre los que no mon­tan, sino que los di­ri­gen con un dis­po­si­ti­vo es­pe­cial a dis­tan­cia, des­de sus co­ches de lu­jo de al­ta ci­lin­dra­da. To­do un es­no­bis­mo en­tre du­nas.

AL NOR­TE DE LA CA­PI­TAL.

El país no se aca­ba en Doha y en el lu­jo de sus clubs, ya­tes y pla­yas ar­ti­fi­cia­les pri­va­das, co­mo la que se cons­tru­yó fren­te a la Pearl Qa­tar Is­land. A unos 50 ki­ló­me­tros al nor­te de la ca­pi­tal se le­van­ta la ciu­dad de Al-Khor, que con sus 60.000 ha­bi­tan­tes es la se­gun­da ciu­dad de Qa­tar. El en­cla­ve se de­di­ca ca­si en ex­clu­si­va a la pes­ca, y la mano de obra pro­vie­ne de In­dia, so­bre to­do en su ma­yo­ría son ta­mi­les del sur.

Pa­ra ser ho­nes­tos di­ría­mos que el país es plano y ári­do en to­da su geo­gra­fía, con la ex­cep­ción del re­lie­ve que pro­por­cio­nan las du­nas, pe­ro eso no evi­ta que ten­ga al­gu­nos otros pun­tos de in­te­rés. Cer­ca de Al-Khor se pue­den vi­si­tar lu­ga­res co­mo la an­ti­gua mez­qui­ta de Al-Thak­hi­ra, de fi­na­les del si­glo XIX, que se al­za a ori­llas de una re­ser­va na­tu­ral de man­gla­res. Un po­co más al nor­te exis­te una zo­na de gra­ba­dos ru­pes­tres, Jabd Al-Jas­sa­si­ja, don­de con­tem­plar una se­rie de pe­tro­gli­fos que re­pre­sen­tan ani­ma­les ma­ri­nos, rea­li­za­dos por los pri­me­ros po­bla­do­res de la pe­nín­su­la.

Las ori­llas de la me­di­na de Al-Sha­mal ofre­cen un agua de co­lor azul tur­que­sa co­mo pre­lu­dio del ex­tre­mo nor­te del país. La al­dea de Qa­laat al-You­se­fi­ya es un en­cla­ve de pes­ca­do­res de la cos­ta sep­ten­trio­nal. Fue aban­do­na­do ha­ce más de 40 años, a fa­vor de los em­pleos en las pla­ta­for­mas pe­tro­lí­fe­ras y de gas, pe­ro sus ca­lle­jo­nes y ca­sas se­mi­de­rrui­das ofre­cen una bue­na vi­sión de lo que fue aque­llo en tiem­pos me­nos glo­ba­li­za­dos.

No muy le­jos se le­van­ta el fuer­te de Al-Zu­ba­rah cons­trui­do en 1938 y aban­do­na­do en 1984 por un des­ta­ca­men­to de policía, sus úl­ti­mos mo­ra­do­res.

DE RE­GRE­SO A DOHA.

Ob­via­men­te, ca­si to­do se ha­lla en la lí­nea de cos­ta. El in­te­rior es un de­sier­to tan be­llo co­mo in­hós­pi­to. Pe­ro to­do vuel­ve a su si­tio cuan­do se re­gre­sa a la ca­pi­tal. Aun­que se pa­see por la par­te vie­ja y el zo­co Wa­qif, se com­pre al­gu­na al­fom­bra vo­la­do­ra o lám­pa­ra ma­ra­vi­llo­sa, lo más pro­ba­ble es que se ter­mi­ne ha­cien­do una pa­ra­da en el ca­fé Asg­her, co­mien­do

hum­mus (pas­ta de gar­ban­zos), fu­man­do pi­pa de agua y be­bien­do té, mien­tras los hom­bres con­tem­plan par­ti­dos de fút­bol de las li­gas es­pa­ño­la, in­gle­sa o ita­lia­na en pan­ta­llas gi­gan­tes. Al fon­do del zo­co, hoy lleno de res­tau­ran­tes y tien­das de sou­ve

nirs, se al­za un al­mi­nar en es­pi­ral que re­cuer­da al de Sa­ma­rra en Irak o a la bí­bli­ca to­rre de Ba­bel. Es el Cen­tro Cultural Is­lá­mi­co, un edi­fi­cio con gra­cia. En La Cor­ni­che, en di­rec­ción al cen­tro fi­nan­cie­ro y de ne­go­cios, se le­van­ta otra es­pec­ta­cu­lar cons­truc­ción, el Mu­seo de Ar­te Is­lá­mi­co, que me­re­ce una vi­si­ta re­po­sa­da tan­to por su con­te­ni­do co­mo por la ar­qui­tec­tu­ra que ex­hi­be. Y es a ese mis­mo pa­seo ma­rí­ti­mo, a don­de sa­len al atar­de­cer, cuan­do el ca­lor se apla­ca, hom­bres y mu­je­res pa­ra ha­cer jog­ging o pa­ra pa­sear jun­to a las enor­mes le­tras que, a mo­do de mo­nu­men­to ur­bano, for­man pa­la­bras lle­nas de es­pe­ran­za co­mo “sa­bi­du­ría” o “pen­sa­mien­to”, co­lo­ca­das por la Qa­tar Foun­da­tion.

An­te es­te pa­no­ra­ma, pa­re­ce cla­ro que Qa­tar bus­ca más que se ha­ble de lo que ha­ce y no de lo que es.

TRA­DI­CIÓN Y MO­DER­NI­DAD. Vis­tas del sky­li­ne de la ciu­dad de Doha des­de el puer­to. Cos­tum­bres del pa­sa­do y lí­neas fu­tu­ris­tas con­vi­ven en un país cu­ya tran­si­ción en­tre los dos mun­dos se pro­du­ce a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.