El lu­gar don­de sur­ge el tem­blor: los cor­do­nes ner­vio­sos ce­re­bra­les.

Geo - - GEONOTICIAS -

Un mé­to­do de éxi­to: ya se tra­te de de­pre­sión se­ve­ra o de los tem­blo­res del Par­kin­son, ca­da vez son más los pa­cien­tes y los mé­di­cos que op­tan por la es­ti­mu­la­ción ce­re­bral pro­fun­da (ECP). Pa­ra lo­grar­la, se in­ser­tan en el ce­re­bro unos elec­tro­dos que emi­ten di­mi­nu­tos im­pul­sos eléc­tri­cos que equi­li­bran los de­fec­tos de con­trol neu­ro­nal. Un ca­ble co­lo­ca­do ba­jo la piel co­nec­ta los elec­tro­dos con una es­pe­cie de “mar­ca­pa­sos“si­tua­do de­ba­jo de la cla­ví­cu­la.

¿El pro­ble­ma? Pa­ra ob­te­ner un efec­to óp­ti­mo los elec­tro­dos tie­nen que es­tar co­lo­ca­dos exac­ta­men­te en el lu­gar ade­cua­do. Sin em­bar­go, el cur­so que si­guen los cor­do­nes ner­vio­sos va­ría de una per­so­na a otra. Si el ci­ru­jano no da con el si­tio exac­to hay que vol­ver a re­ti­rar los elec­tro­dos e in­tro­du­cir­los de nue­vo a tra­vés del te­ji­do ner­vio­so, lo que pue­de pro­du­cir he­mo­rra­gias.

Des­de ha­ce ya al­gún tiem­po exis­te un pro­ce­di­mien­to con el que los ci­ru­ja­nos pue­den lo­ca­li­zar al mi­lí­me­tro los co­rres­pon­dien­tes cor­do­nes ner­vio­sos an­tes de la ope­ra­ción. Se de­no­mi­na “trac­to­gra­fía por ten­sor de di­fu­sión“, y con­sis­te en unas re­so­nan­cias mag­né­ti­cas es­pe­cia­les (TRM) que per­mi­ten ver el mo­vi­mien­to de las mo­lé­cu­las de agua den­tro de los ner­vios y en­tre ellos. El cor­dón ner­vio­so al que el ci­ru­jano pue­de ac­ce­der de for­ma se­gu­ra dis­cu­rre en la mis­ma di­rec­ción en la que se “di­fun­den“la ma­yo­ría de las par­tí­cu­las de agua. En 2006, Vol­ker Coe­nen, di­rec­tor mé­di­co de la sec­ción de neu­ro­ci­ru­gía de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Fri­bur­go (Ale­ma­nia), ope­ró por vez pri­me­ra em­plean­do es­te pro­ce­di­mien­to y des­pués si­guió los re­sul­ta­dos en un es­tu­dio so­bre el tre­mor (tem­blo­res).

Los avan­ces han si­do muy pro­me­te­do­res: no so­lo se ha iden­ti­fi­ca­do el área de las fi­bras ner­vio­sas en la que los elec­tro­dos re­me­dian los tem­blo­res, sino que en el fu­tu­ro las in­ter­ven­cio­nes ECP se po­drían lle­var a ca­bo con anes­te­sia to­tal. Aho­ra el pa­cien­te de­be es­tar des­pier­to pa­ra que los mé­di­cos con­tro­len el éxi­to de la ope­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.