Una vez en mar­cha, ir en bi­ci es un jue­go de ni­ños.

Geo - - GEONOTICIAS -

Re­sul­ta cu­rio­so: las bi­cis se in­cli­nan cons­tan­te­men­te ha­cia los la­dos in­clu­so du­ran­te la mar­cha, pe­ro hay una fuer­za que im­pi­de que se des­plo­men. A la ho­ra de mon­tar en bi­ci­cle­ta, lo más di­fí­cil si­gue sien­do su­bir­se. La bi­ci ame­na­za con caer­se de la­do a ca­da mo­men­to. Pe­ro una vez que se im­pul­sa el pe­dal, to­do mar­cha por sí so­lo; ni si­quie­ra un li­ge­ro em­pu­jón la­te­ral ha­ce per­der el equi­li­brio al ci­clis­ta en pleno via­je. ¿Por qué?

Pues bien, en reali­dad el ci­clis­ta pier­de cons­tan­te­men­te el equi­li­brio y bas­cu­la ha­cia los la­dos, pe­ro so­lo por unos bre­ves ins­tan­tes. Por­que, de­bi­do a la ve­lo­ci­dad a la que cir­cu­la, se pro­du­ce una fuer­za adi­cio­nal que lo im­pul­sa ha­cia ade­lan­te cuan­do el ma­ni­llar se mue­ve a de­re­cha o iz­quier­da al la­dear­se la bi­ci­cle­ta. En otras pa­la­bras: cuan­do el vehícu­lo des­cri­be una cur­va la­deán­do­se, la fuer­za de avan­ce con­tra­rres­ta la caí­da ac­tuan­do como fuer­za cen­trí­fu­ga y la bi­ci­cle­ta vuel­ve a en­de­re­zar­se. Por eso el ci­clis­ta so­lo tie­ne que mo­ver li­ge­ra­men­te el ma­ni­llar en sen­ti­do con­tra­rio pa­ra vol­ver a avan­zar en lí­nea rec­ta. Cla­ro que eso ha­ce que po­co des­pués la bi­ci vuel­va a la­dear­se en di­rec­ción con­tra­ria has­ta que la fuer­za cen­trí­fu­ga vuel­ve a en­de­re­zar el vehícu­lo, y así su­ce­si­va­men­te. Cuan­to más rá­pi­do se va, más rá­pi­da­men­te se en­de­re­za la bi­ci­cle­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.