Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL -

El úni­co sí­mil que me per­mi­te con­ce­bir la in­men­si­dad de es­tos mons­truos os­cu­ros es la idea de la muer­te: ne­gra y mis­te­rio­sa como aque­llos; sin re­torno, sin es­ca­pe, de una atrac­ción in­sos­la­ya­ble, opre­si­va. Aun sien­do po­si­ble la equi­pa­ra­ción de am­bas ne­gru­ras, los agu­je­ros ne­gros po­seen una cua­li­dad de la que la muer­te ca­re­ce: la ló­gi­ca

di­cen que los agu­je­ros ne­gros son lu­ga­res sin re­torno, lu­ga­res con una atrac­ción tan po­de­ro­sa que no hay es­ca­pe po­si­ble. Lu­ga­res sin tiem­po y sin es­pa­cio don­de, se­gún pa­re­ce, im­pe­ran las le­yes bá­si­cas de la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca y la re­la­ti­vi­dad ca­re­ce –o al me­nos ca­re­cía– de pre­di­ca­men­to. A mí, le­go en la ma­te­ria y de una com­pren­sión ne­ce­si­ta­da de me­tá­fo­ras, el úni­co sí­mil que me per­mi­te con­ce­bir la in­men­si­dad de es­tos mons­truos os­cu­ros es la idea de la muer­te: ne­gra y mis­te­rio­sa como aque­llos; sin re­torno, sin es­ca­pe, de una atrac­ción in­sos­la­ya­ble, opre­si­va. Aun sien­do po­si­ble la equi­pa­ra­ción de am­bas ne­gru­ras, los agu­je­ros ne­gros po­seen, a mi en­ten­der, una cua­li­dad de la que la muer­te ca­re­ce: la ló­gi­ca. En ba­se a ella es­pe­cu­la­mos so­bre su exis­ten­cia, sur­gen teo­rías so­bre su na­tu­ra­le­za, se de­ba­te al al­bor de su­po­si­cio­nes, con­tra­dic­cio­nes y pro­ble­mas. En reali­dad no sa­be­mos del to­do lo que son, pe­ro con el tiem­po te­ne­mos una idea bas­tan­te acer­ta­da de lo que no son. De ahí que po­da­mos in­tuir su com­po­si­ción, aun­que pa­ra ha­cer­lo de­ba­mos es­ti­rar al lí­mi­te (has­ta rom­per in­clu­so) los fun­da­men­tos más pro­fun­dos de la fí­si­ca ac­tual. Pa­ra crear­nos una re­mo­ta ima­gen de lo que es­ta­mos ha­blan­do, bas­te un dato: el agu­je­ro ne­gro más pe­sa­do cu­ya ma­sa se ha con­se­gui­do de­ter­mi­nar con fi­de­li­dad po­see 18.000 mi­llo­nes de ve­ces la ma­sa del Sol. Un gi­gan­te de den­si­dad in­fi­ni­ta don­de los con­cep­tos es­pa­cio y tiem­po se des­va­ne­cen. Por for­tu­na –di­cen– se en­cuen­tra le­jos de no­so­tros: en la cons­te­la­ción de Cán­cer, a unos 3.500 mi­llo­nes de años luz de la Tie­rra. Pe­ro lo más in­tere­san­te –ra­zón de es­ta co­lum­na y del re­por­ta­je in­te­rior que le ofre­ce­mos– es que, por pri­me­ra vez y des­pués de mu­chos años de des­en­cuen­tros y teo­rías con­tra­pues­tas, los in­ves­ti­ga­do­res pa­re­cían po­ner­se de acuer­do en una co­sa: los agu­je­ros ne­gros no son tan opa­cos, her­mé­ti­cos y som­bríos como en un prin­ci­pio se te­mía. Fil­tran in­for­ma­ción so­bre sí mis­mos. A cuen­ta­go­tas, va­le, pe­ro la fil­tran. Es­to, tras­la­da­do al ma­ca­bro sí­mil del co­mien­zo, es como si al­guien nos des­li­za­se por de­ba­jo de la puer­ta del averno apun­tes ga­ra­ba­tea­dos so­bre los se­cre­tos del más allá. Pién­se­lo: su tras­cen­den­cia se­ría in­men­sa. Sin em­bar­go, cuan­do ya los cien­tí­fi­cos se fro­ta­ban ex­pec­tan­tes las ma­nos y se po­nían có­mo­dos a la es­pe­ra de re­ci­bir la pri­me­ra re­ve­la­ción, sur­ge una nue­va con­tra­dic­ción, un gra­ve im­pe­di­men­to. Mu­cho peor que el an­te­rior. Los cálcu­los no de­jan res­qui­cio a la es­pe­ran­za: la in­for­ma­ción se fil­tra, sí, pe­ro ¿có­mo? Y cla­ro, vuel­ve el con­flic­to, re­sur­ge el de­ba­te, y con él las ideas atre­vi­das, las teo­rías abs­trac­tas, las me­tá­fo­ras es­tra­fa­la­rias. Al­gu­nas ra­yan in­clu­so en la ciencia fic­ción: agu­je­ros de gu­sano, par­tí­cu­las y an­ti­par­tí­cu­las... La con­fu­sión y el des­con­cier­to re­gre­san a la co­mu­ni­dad fí­si­ca, sal­vo por una co­sa: pa­ra sol­ven­tar las nue­vas con­tra­dic­cio­nes to­dos coin­ci­den en que hay que cam­biar de en­fo­que y em­pren­der una re­vi­sión ra­di­cal de los prin­ci­pios de la fí­si­ca. Ha­cer­lo su­pon­dría la con­se­cu­ción de un vie­jo sue­ño: reuni­fi­car las teo­rías de la re­la­ti­vi­dad y la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca en una so­la. Mien­tras tan desea­do acon­te­ci­mien­to se pro­du­ce, en el con­flic­to que ro­dea a los agu­je­ros ne­gros se­gui­re­mos un tiem­po a os­cu­ras. Como con la muer­te... bueno, qui­zás un po­qui­to me­nos.

Ju­lián D ue­ñas

G E O. Di­rec tor de jdue­nas@gyj.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.