Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL -

le ade­lan­to que lo que voy a con­tar­le es una his­to­ria tris­te. Tam­bién es real y, aun­que em­pie­za mal, aca­ba al­go me­jor. En 2011, una tre­men­da co­li­sión en la au­to­pis­ta 90 de Be­lle­vue, en el Es­ta­do de Was­hing­ton (EE UU), de­ja­ba como re­sul­ta­do un tris­te ba­lan­ce: tre­ce co­ches des­tro­za­dos, múl­ti­ples he­ri­dos y una ni­ña muer­ta. Ra­chel Beck­with via­ja­ba aquel día en uno de esos co­ches jun­to a su ma­dre y su her­ma­na. Ellas re­sul­ta­ron ile­sas, pe­ro Ra­chel su­frió gra­ví­si­mas he­ri­das. Ape­nas una se­ma­na an­tes, el do­ce de ju­lio, ha­bía cum­pli­do nue­ve años. Pa­ra ce­le­brar­lo, es­ta vez, al con­tra­rio que en otras oca­sio­nes, no pi­dió re­ga­los. A tra­vés de su igle­sia ha­bía des­cu­bier­to que mi­llo­nes de ni­ños en Áfri­ca no lle­ga­ban a cum­plir los cin­co años por­que no te­nían, como ella, agua po­ta­ble. Por eso re­nun­ció a los clá­si­cos ju­gue­tes y pi­dió 300 dó­la­res. Ha­bía oí­do que 20 ser­vían pa­ra abas­te­cer a una per­so­na con agua po­ta­ble du­ran­te 20 años. Ra­chel hi­zo sus cuen­tas y no tu­vo du­das: ayu­da­ría a quin­ce per­so­nas. “Pi­do a mis co­no­ci­dos que do­nen di­ne­ro pa­ra mi cam­pa­ña en vez de ha­cer­me re­ga­los”, es­cri­bió en una web. Ra­chel mu­rió en el hos­pi­tal po­cos días des­pués del ac­ci­den­te. Ha­bía re­cau­da­do 220 dó­la­res. El pas­tor de su igle­sia, pa­ra hon­rar su me­mo­ria, re­abrió la pá­gi­na web con su pe­ti­ción sin ima­gi­nar que por pri­me­ra vez pre­sen­cia­ría un mi­la­gro. Al prin­ci­pio fue­ron ami­gos y co­no­ci­dos, gen­te de su lo­ca­li­dad; des­pués lle­ga­ron per­so­nas sin ros­tro de otros Es­ta­dos, y un po­co más tar­de de otros paí­ses. Así has­ta 10.000 do­na­cio­nes. Esa mis­ma tar­de, los 220 dó­la­res de Ra­chel eran ya 400.000; y lo que ha­bía si­do una inocen­te pe­ti­ción in­fan­til, la ma­yor cam­pa­ña de ca­ri­dad en ba­se al agua ja­más co­no­ci­da. Una ni­ña per­dió la vida aquel día fa­tí­di­co en la au­to­pis­ta, pe­ro su sue­ño sal­vó la de 20.000 per­so­nas en Áfri­ca. La his­to­ria de Ra­chel Beck­with vie­ne a co­la­ción por­que es­te 20 de mar­zo he­mos ce­le­bra­do el Día Mun­dial del Agua 2015 (de ahí que al­gu­nas de nues­tras pá­gi­nas apa­rez­can con es­ta de fon­do.) Su le­ma, como es ló­gi­co, es el agua, pe­ro tam­bién el desa­rro­llo sos­te­ni­ble. Des­de que ha­ce quin­ce años, en sep­tiem­bre del año 2000, los di­ri­gen­tes mun­dia­les se reunie­ron pa­ra apro­bar la lla­ma­da De­cla­ra­ción del Mi­le­nio en la se­de de Na­cio­nes Uni­das en Nue­va York, el com­pro­mi­so de re­du­cir la po­bre­za ex­tre­ma en el mun­do se con­vir­tió en un ob­je­ti­vo mun­dial. Fa­ci­li­tar el ac­ce­so al agua era par­te fun­da­men­tal de su es­tra­te­gia. Da­da la in­men­sa ta­rea a rea­li­zar, la Asam­blea de Na­cio­nes Uni­das se dio un de­ce­nio pa­ra cum­plir­la. Aho­ra es el mo­men­to de ha­cer ba­lan­ce. Y aun­que se ha avan­za­do mu­cho, las cifras son es­tre­me­ce­do­ras: 1.200 mi­llo­nes de per­so­nas, ca­si la quin­ta par­te de la po­bla­ción mun­dial, vi­ve en áreas de es­ca­sez de agua, y 500 mi­llo­nes es­tán a pun­to de su­mar­se a ellas. Otros 1.600 mi­llo­nes se en­fren­tan a las ca­ren­cias de in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra trans­por­tar el agua des­de ríos y acuí­fe­ros. Lo tris­te y lla­ma­ti­vo es que exis­te su­fi­cien­te agua po­ta­ble en el pla­ne­ta pa­ra abas­te­cer a los 7.000 mi­llo­nes de per­so­nas que hoy lo ha­bi­tan. La dis­tri­bu­ción irre­gu­lar, el despilfarro y la con­ta­mi­na­ción ha­cen que su ges­tión sea in­efi­caz e in­sos­te­ni­ble. El pro­ble­ma del agua no tie­ne una úni­ca so­lu­ción, tie­ne mu­chas. Ra­chel Beck­with, an­tes de ir­se, nos mos­tró una. De no­so­tros de­pen­den otras mu­chas.

Aun­que se ha avan­za­do mu­cho, las cifras son es­tre­me­ce­do­ras: 1.200 mi­llo­nes de per­so­nas, ca­si la quin­ta par­te de la po­bla­ción mun­dial, vi­ve en áreas de es­ca­sez de agua, y 500 mi­llo­nes más es­tán a pun­to de su­mar­se a ellas. Otros 1.600 mi­llo­nes se en­fren­tan a las ca­ren­cias de in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra trans­por­tar el agua des­de ríos y acuí­fe­ros. Lo tris­te y lla­ma­ti­vo es que exis­te agua po­ta­ble pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.