"Las plan­tas de­be­rían te­ner de­re­chos, como los ani­ma­les"

En Ste­fano Mancuso ex­pli­ca las so­fis­ti­ca­das es­tra­te­gias de vida de los or­ga­nis­mos ver­des. ¡Sor­pren­den­tes!

Geo - - GEOENTREVISTA -

Pa­re­ces un ve­ge­tal": la ex­pre­sión –que no es pre­ci­sa­men­te un ha­la­go– re­fle­ja nues­tra baja es­ti­ma por la for­ma de vida de las plan­tas, a las que no atri­bui­mos nin­gu­na in­te­li­gen­cia "su­pe­rior". De re­ba­tir es­te me­nos­pre­cio ha­cia la vida verde se en­car­ga Ste­fano Mancuso en las 140 pá­gi­nas de es­te li­bro, una lec­tu­ra asom­bro­sa que sus­ci­ta nues­tra ad­mi­ra­ción ha­cia to­dos los or­ga­nis­mos ve­ge­ta­les, des­de los ár­bo­les has­ta los ge­ra­nios del bal­cón.

El ser hu­mano ha mos­tra­do mu­cho me­nos in­te­rés en in­ves­ti­gar el mun­do ve­ge­tal que el ani­mal. ¿Por qué?

–Por­que las plan­tas son muy di­fe­ren­tes a no­so­tros y no­so­tros nos in­tere­sa­mos por las for­mas de vida pa­re­ci­das a la nues­tra. Los ani­ma­les son si­mi­la­res a no­so­tros, los re­co­no­ce­mos: tie­nen ca­ra, ex­tre­mi­da­des, ce­re­bro... In­clu­so los in­sec­tos son re­co­no­ci­bles. Pe­ro no lo­gra­mos re­co­no­cer la in­te­li­gen­cia en las for­mas de vida di­fe­ren­tes.

Ade­más, de­pen­de­mos de ellas y eso no nos gus­ta.

–Exac­to. A na­die le gus­ta de­pen­der de otros y los hom­bres so­mos to­tal­men­te de­pen­dien­tes de las plan­tas: lo que co­me­mos, el ai­re que res­pi­ra­mos, la ener­gía, los me­di­ca­men­tos, to­do vie­ne de ellas. Sin ellas, de­sa­pa­re­ce­ría­mos. No te­ner­las en con­si­de­ra­ción es una res­pues­ta psi­co­ló­gi­ca: in­ten­ta­mos es­con­der, ne­gar esa ab­so­lu­ta de­pen­den­cia.

¿Cuán di­fe­ren­tes son?

–Las plan­tas no tie­nen ór­ga­nos: no tie­nen ojos pa­ra ver, oí­dos pa­ra oír, es­tó­ma­go pa­ra di­ge­rir ni ce­re­bro pa­ra pen­sar. Te­ner ór­ga­nos se­ría pe­li­gro­so por­que si un in­sec­to co­me una pe­que­ña par­te de ese ór­gano, le cau­sa­ría la muer­te. Pa­ra evi­tar es­to, las plan­tas dis­tri­bu­yen es­tas fun­cio­nes por to­do su cuer­po. La se­gun­da gran di­fe­ren­cia es que las plan­tas no son in­di­vi­si­bles. Si di­vi­do en dos un pe­rro, lo ma­to, pe­ro pue­des di­vi­dir las plan­tas en mu­chas par­tes y no so­lo no se mue­ren sino que se pro­pa­gan. A lo lar­go de la evo­lu­ción, su es­truc­tu­ra se ha desa­rro­lla­do te­nien­do en cuen­ta que son or­ga­nis­mos in­mó­vi­les y pre­sas fá­ci­les. Su me­ca­nis­mo de de­fen­sa es di­fe­ren­te al nues­tro.

Sin bo­ca, oí­do ni na­riz, las plan­tas tie­nen quin­ce sen­ti­dos más que no­so­tros.

–Así es. Las plan­tas son más sen­si­bles que los ani­ma­les, por­que an­te un cam­bio en el en­torno, el ani­mal pue­de huir, mien-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.