UNA IN­TE­LI­GEN­CIA DE "EN­JAM­BRE"

"El len­gua­je ve­ge­tal no em­plea so­ni­dos, sino mo­lé­cu­las quí­mi­cas vo­lá­ti­les que trans­mi­ten men­sa­jes so­bre pe­li­gros, sus­tan­cias nu­tri­ti­vas, en­torno..."

Geo - - GEOENTREVISTA - Ma­ría Lui­sa Fuen­tes

una can­ti­dad in­fi­ni­te­si­mal de es­te ele­men­to. Tam­bién los cam­pos eléc­tri­cos y mag­né­ti­cos.

¿Po­de­mos ha­blar de un len­gua­je ve­ge­tal?

–En efec­to. El len­gua­je ve­ge­tal no em­plea so­ni­dos como ele­men­tos de co­mu­ni­ca­ción, sino nu­me­ro­sí­si­mas mo­lé­cu­las quí­mi­cas: la ma­yo­ría son vo­lá­ti­les, se di­fu­mi­nan en el ai­re y lle­van in­for­ma­ción: avi­sos de pe­li­gro o men­sa­jes so­bre con­di­cio­nes am­bien­ta­les, sus­tan­cias nu­tri­ti­vas...

Us­ted ex­pli­ca que las raí­ces po­drían ser el "ce­re­bro" de las plan­tas. ¿Có­mo fun­cio­nan?

–El ápi­ce ra­di­cal –la pun­ta de ca­da raíz– tie­ne cé­lu­las que pro­du­cen se­ña­les eléc­tri­cas de for­ma análo­ga a como se pro­du­cen en nues­tro ce­re­bro. El ápi­ce ra­di­cal es un apa­ra­to com­ple­jo com­pues­to de cen­te­na­res de mi­llo­nes de ápi­ces ra­di­ca­les sin­gu­la­res que tra­ba­jan to­dos jun­tos como una co­lo­nia de hor­mi­gas, como una es­pe­cie de in­te­li­gen­cia de en­jam­bre. Dar­win di­jo que to­do or­ga­nis­mo vi­vo tie­ne los po­los cog­ni­ti­vo y re­pro­duc­ti­vo si­tua­dos en po­si­cio­nes cor­po­ra­les opues­tas. En las plan­tas, si pen­sa­mos que la zo­na ex­te­rior, aé­rea, de fru­tos y flo­res, es la par­te re­pro­duc­ti­va, la cog­ni­ti­va es­tá en la raíz, la zo­na opues­ta, que, por otro la­do, es la más pro­te­gi­da, ba­jo tie­rra.

¿Hay plan­tas más in­te­li­gen­tes? ¿Los ár­bo­les qui­zá?

–Hay plan­tas más mo­der­nas, como las or­quí­deas, que desa­rro­llan tru­cos pa­ra en­ga­ñar a los ani­ma­les o es­tra­te­gias so­fis­ti­ca­das de au­to­de­fen­sa y pa­re­cen más in­te­li­gen­tes que otras, pe­ro es di­fí­cil de es­ta­ble­cer. De los ár­bo­les cen­te­na­rios sa­be­mos que tie­nen me­mo­ria y son or­ga­nis­mos no sé si más in­te­li­gen­tes, pe­ro sí muy sa­bios y de­be­rían ser respetados.

¿Qué nos que­da por des­cu­brir de las plan­tas?

–Mu­chí­si­mas co­sas. Sa­be­mos muy po­co. En las plan­tas en­con­tra­re­mos en el fu­tu­ro la cu­ra de to­das nues­tras en­fer­me­da­des. Tam­bién de­mos­tra­re­mos que pue­den apren­der, que tie­nen me­mo­ria y lo­gra­re­mos en­ten­der su for­ma de co­mu­ni­car­se pa­ra apro­ve­char su ti­po de len­gua­je pa­ra no­so­tros.

Us­ted ha­bla de los de­re­chos de las plan­tas.

–Las plan­tas re­pre­sen­tan el 99,7% de la vida en el pla­ne­ta, pe­ro no tie­nen de­re­chos. Son or­ga­nis­mos in­te­li­gen­tes, so­fis­ti­ca­dos y avan­za­dos, con es­tra­te­gias de coope­ra­ción so­cial: eso es su­fi­cien­te pa­ra do­tar­los de dig­ni­dad y de­re­chos, como los ani­ma­les. Nos ha­ría­mos un fa­vor a no­so­tros mis­mos, pues ellas pue­den vi­vir sin no­so­tros, pe­ro no­so­tros no po­de­mos sin ellas: cuan­to an­tes las pro­te­ja­mos, me­jor pa­ra no­so­tros.

¿Los trans­gé­ni­cos son un ata­que con­tra su dig­ni­dad?

–To­tal­men­te. Y creo que la opo­si­ción a los or­ga­nis­mos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos no pue­de ser más que éti­ca: el hom­bre no pue­de arro­gar­se el de­re­cho de mo­di­fi­car las es­pe­cies vi­vien­tes, que son pro­duc­to de cien­tos de mi­les de años de evo­lu­ción.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.