Dor­mir au­men­ta la sa­bi­du­ría

Pa­ra ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos es­co­la­res no bas­ta con es­tu­diar, tam­bién hay que dor­mir su­fi­cien­te­men­te.

Geo - - GEONOTICIAS -

An­tes o des­pués de es­tu­diar hay que dor­mir. A quien em­po­lla mu­cho pe­ro se le ol­vi­da es­ta re­gla, no le cun­de el tiem­po de apren­di­za­je. Es­te es el re­sul­ta­do al que han lle­ga­do sen­dos equi­pos de in­ves­ti­ga­do­res del sue­ño de dos uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses. El ce­re­bro se pre­pa­ra pa­ra al­ma­ce­nar in­for­ma­ción du­ran­te ca­si to­das las fa­ses del sue­ño. Por tan­to, sin ha­ber dor­mi­do an­tes de es­tu­diar, la ca­pa­ci­dad de re­cep­ción pue­de caer has­ta un 40%. “No es po­si­ble pa­sar la no­che en vela y des­pués apren­der efi­cien­te­men­te”, di­ce Matt­hew Wal­ker, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley. Las men­tes in­te­li­gen­tes bus­can la ca­ma tam­bién des­pués de una cla­se de ma­te­má­ti­cas, por ejem­plo. Por­que pa­re­ce que so­lo cuan­do dor­mi­mos nues­tro ce­re­bro de­ci­de qué re­cuer­dos re­cien­tes al­ma­ce­na y com­bi­na en­tre sí. Al pa­re­cer, el éxi­to a la ho­ra de al­ma­ce­nar de­pen­de tam­bién de la du­ra­ción del sue­ño: al me­nos, sie­te ho­ras... me­nos de cua­tro no tie­ne sen­ti­do, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res. “Los ata­jos sir­ven de po­co cuan­do se tra­ta de sue­ño y re­cuer­dos”, di­ce Robert Stick­gold, de la Uni­ver­si­dad de Har­vard. Con la edad, to­do se vuel­ve más di­fí­cil: los ma­yo­res de 60 años tie­nen un 70% me­nos de fa­ses de sue­ño pro­fun­do que las per­so­nas de 25 años; por tan­to, ol­vi­dan más co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.