Sal­mo­nes que vue­lan

Pue­de pa­re­cer bru­tal, pe­ro el mo­do más cui­da­do­so de trans­por­tar es­tos pe­ces a tra­vés de las re­pre­sas es me­dian­te un ca­ñón.

Geo - - GEONOTICIAS -

Ca­mino de las aguas don­de desovan, los sal­mo­nes con­fían en su enor­me po­ten­cia de sal­to: los pe­ces, que a me­nu­do pe­san más de 30 ki­lo­gra­mos, son ca­pa­ces de ha­cer sal­tos de tres me­tros de al­tu­ra y seis de lon­gi­tud con los que in­clu­so su­pe­ran pe­que­ñas cas­ca­das. Pe­ro des­de que el ser hu­mano tu­vo la idea de re­pre­sar los ríos, los ani­ma­les han des­apa­re­ci­do de mu­chas re­gio­nes. Du­ran­te años el hom­bre in­ten­tó lle­var los sal­mo­nes al otro la­do de las re­pre­sas... uti­li­zan­do in­clu­so he­li­cóp­te­ros. Aho­ra, una em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se ha idea­do una téc­ni­ca más con­tun­den­te. La idea es que los pe­ces sean as­pi­ra­dos por tu­bos si­tua­dos al pie del obs­tácu­lo y que sean dis­pa­ra­dos por en­ci- ma de las ba­rre­ras, a una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 35 ki­ló­me­tros por ho­ra. Los pri­me­ros ex­pe­ri­men­tos en el río Co­lum­bia, con sal­mo­nes reales y tu­bos de 75 me­tros de lon­gi­tud, pa­re­cen ha­ber te­ni­do éxi­to. “En cuan­to los sal­mo­nes re­gre­san al agua, sim­ple­men­te si­guen na­dan­do”, di­ce Vin­ce Br­yan, el je­fe de la em­pre­sa. Y aña­de: “El tér­mino ‘ca­ñón‘ es en­ga­ño­so, pues se tra­ta de trans­por­tar a los ani­ma­les de la ma­ne­ra más cui­da­do­sa po­si­ble“.

De he­cho, el ca­ñón es ino­cuo: ori­gi­nal­men­te sir­vió pa­ra lan­zar pa­ta­tas a una re­ja con ba­rro­tes afi­la­dos como cu­chi­llos... y sa­lir como pa­ta­tas pa­ra freír. Evi­den­te­men­te, la par­te del cu­chi­llo ha si­do eli­mi­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.