El frío ayu­da a per­der ca­lo­rías

Cuan­to más ba­jas sean las tem­pe­ra­tu­ras, más pro­ba­bi­li­da­des de com­ba­tir el so­bre­pe­so.

Geo - - GEONOTICIAS -

¿El he­la­do en­gor­da? ¡En ab­so­lu­to! Si uno sa­ca una ca­ja de he­la­dos del con­ge­la­dor y se la po­ne so­bre el es­tó­ma­go o so­bre los mus­los du­ran­te 30 mi­nu­tos pue­de in­clu­so per­der ca­lo­rías. Es­to es así por­que el frío trans­for­ma las cé­lu­las adi­po­sas blan­cas, que al­ma­ce­nan ener­gía, en gra­sa ca­lo­rí­fi­ca ma­rrón. La gra­sa ma­rrón es­tá pre­sen­te so­bre to­do en los ni­ños pe­que­ños, ya que sus cuer­pos se en­frían con mu­cha ra­pi­dez. En los cuer­pos adul­tos prác­ti­ca­men­te so­lo hay gra­sa blan­ca, pe­ro a ba­jas tem­pe­ra­tu­ras es­ta cam­bia par­cial­men­te de co­lor, tal y como aca­ba de des­cu­brir un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res di­ri­gi­dos por el in­ves­ti­ga­dor Phi­lip Kern en Ken­tucky (Es­ta­dos Uni­dos).

La gra­sa cor­po­ral se vuel­ve “más ma­rrón“so­bre to­do en in­vierno; es­tas cé­lu­las de co­lor beige ge­ne­ran ca­lor cor­po­ral y por tan­to que­man ener­gía. El mis­mo efec­to se ha lo­gra­do de for­ma ar­ti­fi­cial en su­je­tos de prue­ba. Y es po­si­ble que tam­bién se pue­da con­se­guir ba­jan­do la ca­le­fac­ción en los días más fríos. Por des­gra­cia es­te mé­to­do adel­ga­zan­te tam­bién tie­ne un pro­ble­ma de pe­so: en las per­so­nas grue­sas (con un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral su­pe­rior a 30) la trans­for­ma­ción de la gra­sa fun­cio­na mu­cho peor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.