Un pro­di­gio de es­cul­tu­ra ba­rro­ca

Un año más, Lo­gro­ño reali­zó la lim­pie­za del San­to Se­pul­cro. Un ac­to úni­co en Es­pa­ña.

Geo - - GEONOTICIAS -

Una pre­cio­sa ur­na de ca­rey, ébano y pla­ta. Un an­ti­guo ca­ba­lle­ro. Una do­na­ción. Aun­que pu­die­ran ser los in­gre­dien­tes na­rra­ti­vos de una no­ve­la de Ma­til­de Asensi o de Ar­tu­ro Pé­rez-Reverte, no lo son. Sí son, sin em­bar­go, los ele­men­tos que con­fi­gu­ran uno de lo acon­te­ci­mien­tos po­pu­la­res más sin­gu­la­res de Se­ma­na San­ta es­pa­ño­la: la lim­pie­za del San­to Se­pul­cro de la ca­pi­lla de los Án­ge­les, un pro­di­gio de es­cul­tu­ra ba­rro­ca, guar­da­do en la con­ca­te­dral de San­ta Ma­ría de la Re­don­da, en Lo- groño. Ga­briel de Un­sain fue el ca­ba­lle­ro que, en 1694, do­nó a la ciu­dad “to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra eje­cu­tar ca­da año, el día de Vier­nes San­to, la fun­ción del Des­cen­di­mien­to”. Que­ría igua­lar así a Lo­gro­ño con las gran­des ciu­da­des del mo­men­to. No sos­pe­cha­ba el ca­ba­lle­ro que su do­na­ción –que in­cluía ade­más de la pre­cio­sa ur­na de ca­rey, ébano y pla­ta, la ima­gen de un Cris­to ya­cen­te– se con­ver­ti­ría tres si­glos des­pués en uno de los sím­bo­los más ve­ne­ra­dos y co­no­ci­dos de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.