El pe­ga­men­to ro­mano

Los ar­queó­lo­gos des­ci­fran el se­cre­to que se es­con­de tras la mi­le­na­ria re­sis­ten­cia de los edi­fi­cios ro­ma­nos.

Geo - - GEONOTICIAS -

Ha­ce tiem­po que el Im­pe­rio ro­mano se de­sin­te­gró, pe­ro mu­chos de sus edi­fi­cios aún si­guen en pie. Es­to se de­be, en­tre otras ra­zo­nes, a que los ar­qui­tec­tos del em­pe­ra­dor Au­gus­to desa­rro­lla­ron una mez­cla de ce­men­to a prue­ba de te­rre­mo­tos ha­cia el año 27 a. de C. Me­dian­te to­mo­gra­fía por or­de­na­dor y ra­yos x, un equi­po in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­do­res exa­mi­nó la com­po­si­ción quí­mi­ca del re­vo­que de los mu­ros del Mer­ca­do de Tra­jano, un com­ple­jo de edi­fi­cios si­tua­do en el cen­tro de Roma que fue eri­gi­do ha­cia 110 de nues­tra era. A con­ti­nua­ción, los mis­mos in­ves­ti­ga­do­res pre­pa­ra­ron el ce­men­to “pu­zo­lá­ni­co”, una mez­cla de cal y ce- ni­zas vol­cá­ni­cas, y lo so­me­tie­ron a prue­bas. El re­sul­ta­do: con el tiem­po, el ce­men­to se vuel­ve ca­da vez más es­ta­ble y re­sis­ten­te a la for­ma­ción de fi­su­ras. Gra­cias a la in­ter­ac­ción de cal y ce­ni­zas na­ce un com­pues­to de cal­cio, alu­mi­nio y si­li­ca­to que no so­lo se vuel­ve tan du­ro como el ce­men­to mo­derno, sino que tam­bién es re­sis­ten­te al agua. Ade­más, las pe­que­ñas grie­tas que pu­die­ran apa­re­cer en el re­vo­que se cie­rran por sí so­las. Los in­ves­ti­ga­do­res creen que con la an­ti­quí­si­ma fór­mu­la ro­ma­na se po­dría desa­rro­llar un pro­to­ti­po de hor­mi­gón que pro­te­ge­ría los edi­fi­cios de pie­dra con­tra te­rre­mo­tos me­jor que el más mo­derno hor­mi­gón es­pe­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.