Que ve­mos en el es­pe­jo es nues­tro ros­tro: sí, pe­ro no.

Geo - - GEONOTICIAS -

Cuan­do mi­ra­mos al es­pe­jo nos cer­cio­ra­mos de quié­nes so­mos. El ros­tro que ve­mos cons­ti­tu­ye una par­te im­por­tan­te de nues­tra iden­ti­dad. Sin em­bar­go, la ima­gen re­fle­ja­da no se pa­re­ce exac­ta­men­te a aque­lla vis­ta de no­so­tros que per­ci­ben otras per­so­nas. Pues evi­den­te­men­te, el es­pe­jo al­te­ra las asi­me­trías de nues­tro ros­tro: es de­cir, siem­pre ve­mos nues­tra ca­ra la­te­ral­men­te in­ver­ti­da.

Lo mis­mo ocu­rre con otros ob­je­tos: la ima­gen en el es­pe­jo pa­re­ce in­ter­cam­biar de­re­cha e iz­quier­da. Es­te he­cho se ma­ni­fies­ta más cla­ra­men­te en el ca­so de los ca­rac­te­res grá­fi­cos. Las le­tras asi­mé­tri­cas como L o P se ven al re­vés. Sin em­bar­go, to­do lo de­más si­gue igual: es­pe­jos con una su­per­fi­cie rec­ta re­fle­jan los ob­je­tos al mis­mo ta­ma­ño que tie­nen en reali­dad. La ima­gen re­fle­ja­da no se en­cuen­tra ca­be­za abajo, tam­po­co cam­bian án­gu­los o dis­tan­cias.

La ex­tra­ña cir­cuns­tan­cia de que pre­ci­sa­men­te los la­dos y na­da más pa­re­cen es­tar in­ver­ti­dos, no es la reali­dad, nos di­cen los in­ves­ti­ga­do­res: es una ma­lin­ter­pre­ta­ción de nues­tro ce­re­bro. ¿Pe­ro có­mo se pro­du­ce?

La in­ver­sión ocu­rre en el ce­re­bro: nos po­ne­mos en la pers­pec­ti­va de la per­so­na re­fle­ja­da y (men­tal­men­te) da­mos un gi­ro de 180 gra­dos: nos com­por­ta­mos como si no­so­tros mis­mos fué­ra­mos la per­so­na en el es­pe­jo y mi­rá­ra­mos des­de él. Y des­de es­ta pers­pec­ti­va, el bra­zo don­de lle­va­mos el re­loj se­ría el de­re­cho. El ori­gen del en­ga­ño es que ve­mos el mun­do des­de el pun­to de vis­ta de nues­tro re­fle­jo.

Sin em­bar­go, nun­ca te­ne­mos la im­pre­sión de que el es­pe­jo in­ter­cam­bia arri­ba y abajo. Es­to se de­be, por un la­do, al he­cho de que la gra­ve­dad de la Tie­rra nos in­di­ca siem­pre dón­de es­tá abajo y dón­de es­tá arri­ba; son va­lo­res fi­jos, mien­tras que de­re­cha e iz­quier­da de­pen­den del pun­to de vis­ta del que mi­ra. Por otro la­do, no nos po­ne­mos ca­be­za abajo cuan­do di­ri­gi­mos nues­tra aten­ción a otra per­so­na y le mi­ra­mos a los ojos, sino que gi­ra­mos al­re­de­dor de nues­tro eje lon­gi­tu­di­nal.

Si que­re­mos ver­nos exac­ta­men­te como el mun­do nos per­ci­be te­ne­mos que co­lo­car dos es­pe­jos de ma­ne­ra que for­men un án­gu­lo de 90 gra­dos. Cuan­do mi­ra­mos al án­gu­lo, el en­ga­ño iz­quier­da-de­re­cha es evi­ta­do por el do­ble re­fle­jo. Pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te, sin em­bar­go, la vis­ta in­só­li­ta de su ros­tro ver­da­de­ro es una ex­pe­rien­cia más bien per­tur­ba­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.