A PAR­TIR DE ES­TE MO­MEN­TO

Geo - - ESPACIO -

Cha­llen­ger y la NASA sus­pen­dió mo­men­tá­nea­men­te las ac­ti­vi­da­des es­pa­cia­les.

por fin lle­gó el mo­men­to: en Ca­bo Ca­ña­ve­ral, Flo­ri­da, des­pe­ga el con el Hub­ble rum­bo al es­pa­cio si­de­ral. Pe­ro en cuan­to el te­les­co­pio al­can­za su ór­bi­ta sur­gen nue­vas di­fi­cul­ta­des: mien­tras se en­frían los ins­tru­men­tos del ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co, en la Tie­rra los téc­ni­cos lu­chan con pro­ble­mas ines­pe­ra­dos en el sis­te­ma de na­ve­ga­ción.

Fi­nal­men­te, el 20 de ma­yo la NASA in­vi­ta a co­rres­pon­sa­les de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de to­do el mun­do a ob­ser­var las pri­me­ras imá­ge­nes en­via­das por el te­les­co­pio. Pe­ro las fo­to­gra­fías que to­ma el Hub­ble del cú­mu­lo de es­tre­llas NGC3532 son de­cep­cio­nan­tes: las imá­ge­nes ca­re­cen de ni­ti­dez y los as­tros apa­re­cen ro­dea­dos de un ha­lo ex­tra­ño. Las to­mas de con­trol con­fir­man los peo­res te­mo­res: la cau­sa de es­te error no es­tá en una cá­ma­ra de­fec­tuo­sa sino en el co­ra­zón del te­les­co­pio, en el es­pe­jo prin­ci­pal. El fa­bri­can­te ha ta­lla­do el es­pe­jo dos mi­lé­si­mas de mi­lí­me­tro de más por ha­ber em­plea­do un ins­tru­men­to de me­di­ción de­fec­tuo­so y eso ha­ce que no fo­ca­li­ce lo su­fi­cien­te la luz que in­ci­de en él.

Pa­ra sub­sa­nar el error co­mien­za en di­ciem­bre de 1993 una de las ope­ra­cio­nes de re­pa­ra­ción más cos­to­sas que ja­más se han lle­va­do a ca­bo en el es­pa­cio. A lo lar­go de va­rias sa­li­das al ex­te­rior, que su­ma­ron un to­tal de 35,5 ho­ras, los as­tro­nau­tas del Spa­ce Shuttle En­dea­vour mon­ta­ron en el te­les­co­pio una cons­truc­ción au­xi­liar com­pues­ta por múl­ti­ples es­pe­jos pe­que­ños que co­rri­gen el de­fec­to del es­pe­jo prin­ci­pal; ade­más, equi­pa­ron al Hub­ble con nue­vas cá­ma­ras y pa­ne­les so­la­res. La mi­sión sa­le bien: des­de en­ton­ces el Hub­ble en­vía fo­to­gra­fías diez ve­ces más ní­ti­das que an­tes y por vez pri­me­ra mues­tra su ple­na ca­pa­ci­dad de ren­di­mien­to.

la his­to­ria de éxi­to del te­les­co­pio si­gue su cur­so. El Hub­ble ob­ser­va el im­pac­to de co­me­tas en Jú­pi­ter y des­cu­bre exo­pla­ne­tas en re­mo­tos sis­te­mas so­la­res. Las fo­to­gra­fías del te­les­co­pio do­cu­men­tan la ace­le­ra­da ex­pan­sión del uni­ver­so y la exis­ten­cia de agu­je­ros ne­gros, esos mons­truos gra­vi­ta­to­rios que de­vo­ran to­do lo que se les apro­xi­ma de­ma­sia­do. El te­les­co­pio en­cuen­tra dis­cos de gas y pol­vo en torno a nue­vas es­tre­llas que es­tán sur­gien­do, ob­ser­va co­li­sio­nes de ga­la­xias y en­vía imá­ge­nes te­rri­ble­men­te be­llas de la nie­bla pla­ne­ta­ria que ge­ne­ran las es­tre­llas cuan­do mue­ren.

Cua­tro ve­ces más ten­drán que re­gre­sar los as­tro­nau­tas al te­les­co­pio es­pa­cial pa­ra equi­par­lo con cá­ma­ras ca­da vez más po­ten­tes y pa­ra ele­var has­ta su ór­bi­ta ori­gi­na­ria el ar­te­fac­to que con el co­rrer de los años des­cien­de len­ta­men­te ha­cia la tie­rra, la úl­ti­ma vez en el año 2009. En 2011 la NASA sus­pen­dió el pro­gra­ma Spa­ce Shuttle y eso sig­ni­fi­ca tam­bién el fin del Hub­ble. El te­les­co­pio to­da­vía se­gui­rá desem­pe­ñan­do su co­me­ti­do du­ran­te al­gu­nos años an­tes de que fi­nal­men­te se pro­vo­que su caí­da con­tro­la­da.

Pe­ro has­ta que lle­gue ese mo­men­to el Hub­ble lan­za­rá una vez más su mi­ra­da a las pro­fun­di­da­des inex­plo­ra­das del cos­mos. A fin de apro­xi­mar­se aún más que an­tes al ori­gen del uni­ver­so aho­ra tie­ne en el pun­to de mi­ra gru­pos de ga­la­xias que tra­ba­jan como len­tes gra­vi­ta­to­rias: ob­je­tos ce­les­tes cu­ya fuer­za de gra­ve­dad con­cen­tra, re­pro­du­ce e in­ten­si­fi­ca la luz pro­ce­den­te de otras ga­la­xias. De es­te mo­do pro­ba­ble­men­te pue­da ha­cer vi­si­bles sis­te­mas es­te­la­res muy dis­tan­tes cu­ya luz es de­ma­sia­do dé­bil pa­ra lle­gar por sí mis­ma has­ta las cá­ma­ras del Hub­ble.

En­tre­tan­to en la Tie­rra los in­ge­nie­ros tra­ba­jan en su su­ce­sor: el Ja­mes Webb Spa­ce Te­les­co­pe or­bi­ta­rá a 1,5 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de nues­tro pla­ne­ta y con sus cá­ma­ras de in­fra­rro­jos se aden­tra­rá aún más en el pa­sa­do del uni­ver­so que su pre­de­ce­sor. Pe­ro to­da­vía no es­tá cla­ro cuán­do des­pe­ga­rá rum­bo al es­pa­cio. Tras múl­ti­ples re­tra­sos, se ba­ra­ja el año 2018.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.