El in­ven­tor del ra­yo lá­ser

Geo - - GEOICONO -

Fue como una re­ve­la­ción di­vi­na, el des­cu­bri­mien­to de un hom­bre de fe. Así lo sin­tió Char­les H. Tow­nes (1915-2015), cre­yen­te de­cla­ra­do, cuan­do en 1953, sen­ta­do en el ban­co de un par­que, con­ci­bió el má­ser, acró­ni­mo que de­fi­ne un com­ple­jo con­cep­to: un am­pli­fi­ca­dor de mi­cro­on­das ba­sa­do en el fe­nó­meno de emi­sión es­ti­mu­la­da de ra­dia­ción, enun­cia­do por Al­bert Eins­tein en 1916. De él na­ce­ría el lá­ser. Su parto no es­tu­vo exen­to de ries­gos. Ya des­de los ini­cios, Tow­nes –doc­tor en Fí­si­ca y de­sa­rro­lla­dor de sis­te­mas de ra­dar du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial– hu­bo de li­diar con el es­cep­ti­cis­mo de co­le­gas de la ta­lla de los pre­mios No­bel Niels Bohr e Isa­do­re Ra­bi, que con­si­de­ra­ban su idea de do­mi­nar la luz como una pér­di­da de tiem­po.

Ajeno a las crí­ti­cas, Tow­nes con­ti­nuó sus ex­pe­ri­men­tos has­ta que, fi­nal­men­te, lo­gró una emi­sión con­cen­tra­da en un ra­yo de lon­gi­tud de on­da de­ter­mi­na­da, lo que per­mi­tía do­mi­nar su fuer­za y am­pli­fi­car­la. Su des­cu­bri­mien­to le gran­jeó el pre­mio No­bel de Fí­si­ca en 1964. Sin em­bar­go, su cu­rio­si­dad no se de­tu­vo ahí. Tras in­ven­tar el má­ser y el lá­ser, Tow­nes fue nom­bra­do pre­si­den­te del Co­mi­té Cien­tí­fi­co Ase­sor de la NASA pa­ra el pro­gra­ma Apo­lo en­tre 1966 y 1970. Sus apor­ta­cio­nes a la as­tro­fí­si­ca han si­do fun­da­men­ta­les pa­ra el es­tu­dio de los agu­je­ros ne­gros y la me­di­ción de es­tre­llas le­ja­nas. Fer­vo­ro­so cre­yen­te de la in­ter­ven­ción di­vi­na, de­fen­dió has­ta su muer­te –ocu­rri­da ha­ce ape­nas unas se­ma­nas– que la creen­cia en Dios no era mo­ti­vo pa­ra re­cha­zar la ciencia, sino lo con­tra­rio.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.