Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián D ue­ñas Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Es­te ofi­cio tie­ne, como ocu­rre se­gu­ro en to­dos los ofi­cios, mo­men­tos me­nos bue­nos, mo­men­tos bue­nos y mo­men­tos en los que uno se sien­te pri­vi­le­gia­do. Uno de es­tos úl­ti­mos –que pa­ra qué en­ga­ñar­nos, con la cri­sis de los me­dios no abun­dan es­tos años– lo vi­ví ha­ce unos días, cuan­do tu­ve co­no­ci­mien­to de una his­to­ria sor­pren­den­te. La pro­pues­ta me lle­ga­ba, vía Ham­bur­go, des­de Myan­mar, la an­ti­gua y fas­ci­nan­te Bir­ma­nia. El re­la­to –so­lo grá­fi­co, sin tex­to– na­rra­ba de mo­do bri­llan­te y muy per­so­nal un pro­yec­to que bus­ca­ba do­tar de pe­que­ñas ins­ta­la­cio­nes de ener­gía so­lar a las al­deas del país, un país en el que, pe­se a ex­por­tar ener­gía, so­lo un ter­cio de su po­bla­ción tie­ne ac­ce­so a la elec­tri­ci­dad. No re­sul­ta­ba di­fí­cil dar­se cuen­ta de que tras las be­llas imá­ge­nes ha­bía un tra­ba­jo se­rio, pro­fe­sio­nal y bien pla­ni­fi­ca­do. Cuan­do, al de­ci­dir pu­bli­car­lo, qui­se sa­ber quién era el au­tor de las ins­tan­tá­neas, des­cu­brí con asom­bro el nom­bre de Ru­bén Sal­ga­do Es­cu­de­ro. Di­go con asom­bro por­que de­bía de ha­cer po­co más de un año que me vi con él en es­ta redacción. El ca­so fue como si­gue: por mi con­di­ción de di­rec­tor de GEO, par­ti­ci­po como in­vi­ta­do, ase­sor o ju­ra­do en ta­lle­res y works­hops de fo­to­gra­fía con dis­par fre­cuen­cia. Uno de ellos es Eyes in Pro­gress, un pro­gra­ma que di­ri­ge Vè­ro­ni­que Su­tra des­de París con una pro­fe­sio­na­li­dad en­co­mia­ble. En él rea­li­zo la­bo­res de aná­li­sis del tra­ba­jo de jó­ve­nes as­pi­ran­tes a fo­tó­gra­fo. Ru­bén Sal­ga­do Es­cu­de­ro era mi co­men­ta­rio nú­me­ro nue­ve. Ru­bén, de ori­gen es­pa­ñol pe­ro cria­do en Es­ta­dos Uni­dos, lle­va­ba más de diez años tra­ba­jan­do como di­se­ña­dor 3D en Berlín. Des­pués de un tiem­po, el mun­do vir­tual ha­bía de­ja­do de sa­tis­fa­cer­le; ne­ce­si­ta­ba em­pren­der pro­yec­tos en el mun­do real, de ahí que op­ta­ra por cam­biar de vida. Se ins­cri­bió en el works­hop de Vè­ro­ni­que. La fo­to­gra­fía era una pa­sión he­re­da­da por vía ma­ter­na, y el mo­do con el que cre­yó dar un vuel­co a su exis­ten­cia. Como pue­de us­ted ima­gi­nar –por aque­llo del pru­ri­to pro­fe­sio­nal–, lo pri­me­ro que hi­ce tras ver su nom­bre fue echar un ojo a mi co­men­ta­rio. Lo re­cor­da­ba bien, por­que Ru­bén fue el úni­co de aque­llos jó­ve­nes fo­tó­gra­fos que vino a ver­me. Se­ma­nas des­pués, so­bre mi me­sa vol­vi­mos a co­men­tar su tra­ba­jo. Se tra­ta­ba de una se­rie de fo­to­gra­fías so­bre los slums de Nai­ro­bi, téc­ni­ca­men­te co­rrec­tas pe­ro sin con­te­ni­do na­rra­ti­vo. Por eso mis in­di­ca­cio­nes de en­ton­ces se cen­tra­ron en la ne­ce­si­dad de con­tar his­to­rias. Esa era y es en mi opi­nión la clave de es­te ofi­cio: con­tar his­to­rias que ha­gan pen­sar, que emo­cio­nen. Ru­bén en­con­tró lo que bus­ca­ba tra­ba­jan­do pa­ra una or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria. Y lo que de­bía ser una es­tan­cia de un mes en Myan­mar es hoy un via­je sin bi­lle­te de vuel­ta. La his­to­ria so­bre la lle­ga­da de la luz a las al­deas del in­te­rior del país le lle­vó a vi­si­tar 22 pue­blos y re­co­rrer más de 2.000 ki­ló­me­tros en un mes. A la vis­ta de su tra­ba­jo, el es­fuer­zo me­re­ció la pe­na. Pe­ro lo que más sa­tis­fa­ce a Ru­bén –me cuen­ta des­de Myan­mar– es ob­ser­var el im­pac­to de sus fo­to­gra­fías. Su men­sa­je ha ca­la­do tan hon­do que, des­bor­da­do por las pe­ti­cio­nes, ha pues­to en mar­cha una cam­pa­ña de

crow­fun­ding pa­ra ayu­dar en el pro­yec­to. Ese es su pri­vi­le­gio. El mío, com­pro­bar que el ofi­cio si­gue vi­vo, que aún po­de­mos con­tar his­to­rias. Y mos­trár­se­las a us­ted.

Mis co­men­ta­rios de en­ton­ces se cen­tra­ron en el sen­ti­do de las imá­ge­nes, en la ne­ce­si­dad de con­tar una his­to­ria. Esa era y es en mi opi­nión la clave de es­te ofi­cio: con­tar his­to­rias que nos ha­gan pen­sar, que nos emo­cio­nen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.