GUE­RRA Y BE­LI­CIS­MO

"Ade­más de la re­la­ción su­cin­ta, pe­ro su­fi­cien­te, de los gran­des he­chos, mi li­bro pe­ne­tra en el al­ma de los per­so­na­jes me­nu­dos que pa­de­cen la his­to­ria"

Geo - - GEOENTREVISTA - Ma­ría Lui­sa Fuen­tes

co que­ría en­trar en la gue­rra cuan­do cre­yó que es­ta­ba ga­na­da, pe­ro Hitler ig­no­ró su ofre­ci­mien­to. Des­pués de la fra­ca­sa­da ba­ta­lla de In­gla­te­rra, fue Hitler quien qui­so que Es­pa­ña en­tra­ra en gue­rra (ne­ce­si­ta­ba con­quis­tar Gi­bral­tar por tie­rra), sin em­bar­go Fran­co ya se ha­bía vuel­to "ga­lle­ga­men­te" cau­to y le dio lar­gas en Hen­da­ya.

Re­cuér­de­nos la la­bor de al­gu­nos di­plo­má­ti­cos españoles en el ex­tran­je­ro. –

Al­gu­nos di­plo­má­ti­cos españoles se es­for­za­ron (in­clu­so arros­tran­do pe­li­gros) en sal­var a ju­díos con el ar­gu­men­to de que eran de as­cen­den­cia es­pa­ño­la. Fue­ron ini­cia­ti­vas per­so­na­les, aun­que una vez ter­mi­na­da la gue­rra, Fran­co y su ré­gi­men con­si­guie­ron ha­cer creer a al­gu­nos his­to­ria­do­res que es­tos di­plo­má­ti­cos so­lo cum­plían ór­de­nes ema­na­das del Go­bierno es­pa­ñol, lo que es ra­di­cal­men­te fal­so.

Tras la de­rro­ta na­zi, Fran­co afir­mó que él ha­bía in­ten­ta­do sal­var españoles y ju­díos de los cam­pos de ex­ter­mi­nio. El li­bro pu­bli­ca­do ha­ce unos me­ses

de Carlos Hernández, des­mon­ta es­tas afir­ma­cio­nes y de­mues­tra que Fran­co no so­lo co­no­ció sino que to­le­ró y ja­leó las ac­cio­nes cri­mi­na­les de los na­zis. –

Fran­co apo­yó al ré­gi­men de Hitler has­ta que com­pren­dió que Ale­ma­nia per­día la gue­rra y le con­ve­nía des­li­gar­se del alia­do ger­mano. En­ton­ces em­pe­zó a apro­xi­mar­se a los alia­dos. Tu­vo suer­te de que, a pe­sar de las pre­sio­nes de Sta­lin que que­ría de­rro­car­lo, Chur­chill lo apo­ya­ra y con­si­guie­ra man­te­ner su ré­gi­men. A las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les les con­ve­nía que hu­bie­ra un dic­ta­dor an­ti­co­mu­nis­ta en Es­pa­ña en vís­pe­ras de la Gue­rra Fría.

¿

Có­mo ve el fu­tu­ro de Eu­ro­pa? ¿Ob­ser­va en la ac­tua­li­dad ten­sio­nes o ac­ti­tu­des que le re­cuer­den los pro­lo­gó­me­nos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial? –

La Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial se es­tá li­bran­do ya en el te­rreno eco­nó­mi­co y Ale­ma­nia la es­tá ga­nan­do con su ar­ma se­cre­ta: el eu­ro. Una vez más los as­tu­tos in­gle­ses han es­ca­pa­do de la tram­pa. Por lo de­más, la ci­vi­li­za­ción cris­tia­na oc­ci­den­tal, que es la esen­cia de Eu­ro­pa, es­tá cla­ra­men­te ame­na­za­da por la ex­ten­sión de­mo­grá­fi­ca del is­la­mis­mo en Eu­ro­pa.

Las nu­me­ro­sas imá­ge­nes en co­lor que ilus­tran su li­bro –fo­tos, car­te­les, cro­mos, pos­ta­les, ca­ri­ca­tu­ras, di­bu­jos de Hitler…– son ex­cep­cio­na­les, pa­re­cen pie­zas de co­lec­cio­nis­ta. –

Así es, mu­chas de esas fo­to­gra­fías las he rea­li­za­do en cam­pos de ba­ta­lla y mu­seos mi­li­ta­res de to­da Eu­ro­pa, a los que via­jo ca­da año. Tam­bién co­lec­ciono fo­tos, pro­pa­gan­da de épo­ca, car­tas y pa­pe­les cu­rio­sos.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.