¿Cau­san dia­be­tes los edul­co­ran­tes?

Los su­ce­dá­neos del azú­car mo­di­fi­can el me­ta­bo­lis­mo de los ra­to­nes.

Geo - - GEONOTICIAS -

Si se con­fir­man los re­sul­ta­dos pro­vi­sio­na­les de un es­tu­dio is­rae­lí, quie­nes sus­ti­tu­yen el azú­car por edul­co­ran­tes al ha­cer die­ta es­ta­rían cam­bian­do un mal me­nor por otro ma­yor, al me­nos a lar­go pla­zo. Por­que, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res Eran Se­gal y Eran Eli­nav, del Ins­ti­tu­to Weiz­mann de Re­jo­vot, los en­dul­zan­tes ar­ti­fi­cia­les, como la sa­ca­ri­na, la sucralosa o el aspartamo, mo­di­fi­can el me­ta­bo­lis­mo de for­ma has­ta aho­ra no pre­vis­ta.

Los ex­pe­ri­men­tos con ra­to­nes han re­ve­la­do que los edul­co­ran­tes in­flu­yen en la flo­ra bac­te­ria­na del in­tes­tino, lo cual tie­ne re­per­cu­sio­nes en el me­ta­bo­lis­mo. Como con­se­cuen­cia de es- te pro­ce­so, al ca­bo de on­ce se­ma­nas de die­ta en las que los roe­do­res to­ma­ban agua con un edul­co­ran­te ar­ti­fi­cial des­pués de las co­mi­das, es­tos ani­ma­les te­nían unos va­lo­res de glu­co­sa en san­gre de­ma­sia­do al­tos.

La po­si­bi­li­dad de ex­tra­po­lar es­tos re­sul­ta­dos al ser hu­mano es dis­cu­ti­ble pues so­lo se ha tes­ta­do con sie­te per­so­nas. Pe­ro lo cier­to es que cua­tro de ellas desa­rro­lla­ron sín­to­mas de prin­ci­pio de dia­be­tes tras ha­ber to­ma­do do­sis muy al­tas de sa­ca­ri­na. Con­clu­sión: de­be­mos ser mo­de­ra­dos a la ho­ra de con­su­mir tan­to el azú­car como los edul­co­ran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.