Los ga­tos con­fían en el hom­bre

Al igual que los pe­rros, es­tos ani­ma­les se de­jan in­fluir más de lo que se pen­sa­ba por el com­por­ta­mien­to de sus due­ños.

Geo - - GEONOTICIAS -

Se les con­si­de­ra tes­ta­ru­dos e in­de­pen­dien­tes. Y pue­de que a me­nu­do sea ver­dad, pe­ro hay oca­sio­nes en que los ga­tos con­fían más en la opi­nión de sus due­ños que en la su­ya pro­pia. Así lo des­cu­brió Isa­be­lla Me­ro­la de la Uni­ver­si­dad de Mi­lán gra­cias a ex­pe­ri­men­tos rea­li­za­dos con 24 ga­tos. En la sa­la don­de se rea­li­za­ron ha­bía un ven­ti­la­dor al que fi­ja­ron cin­tas co­lo­ri­das de plás­ti­co. En cuan­to se en­cen­dió el apa­ra­to, las cin­tas co­men­za­ron a on­dear. En la pri­me­ra par­te del ex­pe­ri­men­to, las per­so­nas en la sa­la te­nían la or­den de reac­cio­nar con cal­ma cuan­do las cin­tas em­pe­za­ron a mo­ver­se.

En la se­gun­da par­te, sin em­bar­go, de­bie­ron com­por­tar­se como si las cin­tas les irri­ta­sen mu­cho. Cua­tro de cin­co ga­tos se in­tere­sa­ron por la reac­ción de sus pro­pie­ta­rios: cuan­do es­te pa­re­cía irri­ta­do, un nú­me­ro mu­cho ma­yor de ga­tos (en com­pa­ra­ción con la pri­me­ra par­te del ex­pe­ri­men­to) em­pe­zó a mos­trar ner­vio­sis­mos yse lan­zó a bus­car una vía de es­ca­pe.

La in­fluen­cia del com­por­ta­mien­to hu­mano so­bre la reac­ción de los ga­tos fue si­mi­lar a la in­fluen­cia que es­ta tu­vo so­bre los pe­rros en un ex­pe­ri­men­to si­mi­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.