Mu­tan­tes en bi­ci­cle­ta

Pe­da­lear no so­lo afec­ta a los múscu­los, sino que tam­bién in­flu­ye en la he­ren­cia ge­né­ti­ca de los de­por­tis­tas.

Geo - - GEONOTICIAS -

A es­ta con­clu­sión ha lle­ga­do un gru­po de cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to Ka­ro­lins­ka de Es­to­col­mo (Sue­cia), que ha se­lec­cio­na­do a 23 hom­bres y mu­je­res jó­ve­nes que no ha­bían rea­li­za­do nin­gún en­tre­na­mien­to pre­vio, y los ha pues­to a pe­da­lear con una so­la pier­na en una bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca es­pe­cial du­ran­te 45 mi­nu­tos al día, cua­tro días por se­ma­na, du­ran­te tres me­ses. A con­ti­nua­ción, los in­ves­ti­ga­do­res rea­li­za­ron un aná­li­sis del te­ji­do mus­cu­lar de la pier­na en­tre­na­da com­pa­rán­do­lo con la que no se ha­bía mo­vi­do. Los su­je­tos de prue­ba eran su pro­pio gru­po com­pa­ra­ti­vo. ¿El re­sul­ta­do? Se apre­cia­ron cla­ras di­fe­ren­cias en la “me­ti­la­ción“de los ge­nes de las cé­lu­las afec­ta­das. En con­cre­to, en las cé­lu­las de los múscu­los es­ti­mu­la­dos por el pe­da­leo ha­bía cam­bia­do el pa­trón de los mar­ca­do­res quí­mi­cos en las he­bras de ma­te­rial ge­né­ti­co. Y lo ha­bía he­cho de tal for­ma que se ha­bían leí­do y ac­ti­va­do mu­chos de los ge­nes que con­tri­bu­yen a con­tro­lar el ren­di­mien­to mus­cu­lar.

El he­cho de que nues­tro as­pec­to y con­duc­ta no sea re­sul­ta­do úni­ca­men­te de los pro­pios ge­nes, sino tam­bién de los in­te­rrup­to­res epi­ge­né­ti­cos, es un des­cu­bri­mien­to muy re­cien­te. Y lo más sor­pren­den­te de él es que la con­fi­gu­ra­ción de esos in­te­rrup­to­res no so­lo cam­bia por la in­fluen­cia de las con­di­cio­nes de vida ex­ter­nas, sino que su nue­va dis­po­si­ción tam­bién es he­re­da­da por la si­guien­te ge­ne­ra­ción. De es­te mo­do, se pue­de ex­pli­car, por ejem­plo, por qué per­so­nas que han su­fri­do una ex­pe­rien­cia te­rri­ble sue­len trans­mi­tir ese trau­ma a sus hi­jos, in­clu­so aun­que esos vás­ta­gos no ha­yan si­do cria­dos por ellos.

El es­tu­dio del Ins­ti­tu­to Ka­ro­lins­ka mues­tra con es­pe­cial cla­ri­dad que nues­tro es­ti­lo de vida tam­bién pue­de plas­mar­se de in­me­dia­to en nues­tra he­ren­cia ge­né­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.