Fuer­za as­cen­sio­nal, ro­ta­ción y mo­men­to de tor­sión mar­can el rum­bo del ma­de­ro vo­la­dor.

Geo - - GEONOTICIAS -

La tra­di­ción no nos in­for­ma de cuán­do y dón­de vo­ló por pri­me­ra vez un bu­me­rán. Lo que sí es se­gu­ro es que ha­ce 10.000 años los pri­mi­ti­vos ha­bi­tan­tes de Aus­tra­lia em­pe­za­ron a arro­jar pa­los ar­quea­dos de for­ma es­pe­cial a los ani­ma­les pa­ra ca­zar­los. Los orí­ge­nes del bu­me­rán son tan enig­má­ti­cos como mis­te­rio­sas pa­re­cen sus cua­li­da­des de vue­lo. Pa­ra en­ten­der­las hay que ana­li­zar la téc­ni­ca de lan­za­mien­to y la for­ma pe­cu­liar de es­te uten­si­lio.

To­do bu­me­rán se ase­me­ja en su per­fil al ala de un avión. La su­per­fi­cie de las alas es­tá ar­quea­da asi­mé­tri­ca­men­te y eso ha­ce que, de­bi­do a las le­yes ae­ro­di­ná­mi­cas, es­tas que­den ex­pues­tas a la fuer­za as­cen­sio­nal del ai­re, lo que sig­ni­fi­ca que son im­pul­sa­das ha­cia arri­ba. Aho­ra bien, a di­fe­ren­cia de las alas de los avio­nes, los bra­zos del bu­me­rán cen­te­llean atra­ve­san­do el ai­re ca­si en ver­ti­cal, como si el avión se hu­bie­se in­cli­na­do 90 gra­dos. Por tan­to no ac­túa so­bre él nin­gu­na fuer­za que lo im­pul­se ha­cia arri­ba, sino que más bien sur­ge una fuer­za que lo em­pu­ja ha­cia un la­do fue­ra de su tra­yec­to­ria. Así el bu­me­rán aban­do­na au­to­má­ti­ca­men­te su ca­mino des­vián­do­se cons­tan­te­men­te ha­cia la iz­quier­da (si se tra­ta de un mo­de­lo pa­ra dies­tros). Pe­ro eso no ex­pli­ca to­da­vía por qué el bu­me­rán des­cri­be una cur­va y, fi­nal­men­te, re­gre­sa has­ta el lan­za­dor.

Pa­ra que es­to ocu­rra es ne­ce­sa­rio que se pro­duz­ca un efec­to adi­cio­nal. Es­te efec­to sur­ge por­que el lan­za­dor no so­lo arro­ja el bu­me­rán en lí­nea rec­ta, sino que du­ran­te el lan­za­mien­to tam­bién lo po­ne en mo­vi­mien­to. El ma­de­ro gi­ra en el ai­re en torno a su pro­pio eje como una peon­za. Esa ro­ta­ción ha­ce que du­ran­te el vue­lo el ai­re flu­ya a di­fe­ren­te ve­lo­ci­dad en torno a los dos bra­zos del bu­me­rán. El bra­zo que apun­ta ha­cia arri­ba gi­ra en cier­to mo­do ha­cia el in­te­rior de la co­rrien­te de ai­re: en­ton­ces el ai­re flu­ye al­go más rá­pi­do jun­to a él. De es­te mo­do va­ría la in­ten­si­dad de la de­ri­va que des­vía cons­tan­te­men­te el ma­de­ro ha­cia un la­do: en su ex­tre­mo su­pe­rior la fuer­za es siem­pre al­go más in­ten­sa que en su ex­tre­mo in­fe­rior. Por tan­to so­bre el bu­me­rán ac­túan fuer­zas que tra­tan de in­cli­nar­lo ha­cia un la­do y ha­cen que ex­pe­ri­men­te un mo­men­to de tor­sión la­te­ral.

Cuan­do un mo­men­to de tor­sión ac­túa de es­ta for­ma so­bre un ob­je­to que gi­ra se pro­du­ce un efec­to des­con­cer­tan­te: obli­ga al bu­me­rán a des­cri­bir una tra­yec­to­ria cur­va, de for­ma muy si­mi­lar a un neu­má­ti­co que se in­cli­na ha­cia un la­do mien­tras rue­da. El neu­má­ti­co no se des­plo­ma sino que des­cri­be inevi­ta­ble­men­te una cur­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.