LOS PI­LO­TOS CO­NO­CÍAN EL TE­RRENO,

Geo - - ACTUALIDAD MUNDIAL -

lo ha­bían so­bre­vo­la­do va­rias ve­ces. Las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas eran bue­nas, so­lo al­gu­nas nu­bes inofen­si­vas en el cie­lo noc­turno. Los mo­to­res fun­cio­na­ron sin pro­ble­mas, los ins­tru­men­tos no aler­ta­ron de nin­gún fa­llo. Na­da pa­re­cía im­pe­dir que el fue­ra a ate­rri­zar se­gún lo pre­vis­to en Mapu­to, ca­pi­tal de Mo­zam­bi­que, aquel 19 de oc­tu­bre de 1986.

Pe­ro a las 21.21 ho­ras en pun­to, el apa­ra­to reali­zó un ne­fas­to vi­ra­je y se es­tre­lló con­tra una la­de­ra de las mon­ta­ñas Le­bom­bo, en Su­dá­fri­ca, a me­nos de 150 me­tros de la fron­te­ra con Mo­zam­bi­que. Mu­rie­ron 24 de las 35 per­so­nas a bor­do, en­tre ellas, el pre­si­den­te de Mo­zam­bi­que, Sa­mo­ra Ma­chel. Fue un gol­pe más del des­tino pa­ra una jo­ven na­ción ya mal­tra­ta­da. Como lí­der del mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta FRELIMO, Ma­chel era el hom­bre que ha­bía lle­va­do Mo­zam­bi­que a la li­ber­tad en 1975 des­pués de on­ce años de gue­rra con­tra el po­der co­lo­nial por­tu­gués. In­me­dia­ta­men­te des­pués es­ta­lló una gue­rra ci­vil: el gru­po re­bel­de RENAMO, con el apo­yo del ré­gi­men del sud­afri­cano, se le­van­tó con­tra el ra­di­cal­men­te mar­xis­ta FRELIMO de Ma­chel, cu­yo alia­do más im­por­tan­te era la Unión So­vié­ti­ca. Co­men­zó una gue­rra bru­tal en la que com­ba­tie­ron has­ta ni­ños, las ma­sa­cres con­tra ci­vi­les eran co­ti­dia­nas y mi­les de per­so­nas fue­ron mu­ti­la­das por las mi­nas.

Ma­chel ha­bía fir­ma­do un pac­to de no agre­sión con Su­dá­fri­ca con la in­ten­ción de cor­tar los su­mi­nis­tros a los RENAMO. Pe­ro las agre­sio­nes ape­nas dis­mi­nu­ye­ron. Des­pués de la ca­tás­tro­fe del avión em­pe­zó a cir­cu­lar un ru­mor a am­bos la­dos de la fron­te­ra: ¿ma­ni­pu­ló el ser­vi­cio se­cre­to sud­afri­cano una se­ñal de ra­dio, pro­vo­can­do un fa­tal error de na­ve­ga­ción de los pi­lo­tos? Has­ta hoy, la sos­pe­cha no ha si­do di­si­pa­da, mu­chos po­nen en te­la de jui­cio la con­clu­sión de la co­mi­sión de investigación ofi­cial, se­gún la cual se tra­tó de un error hu­mano.

Aho­ra, una paz re­la­ti­va­men­te es­ta­ble rei­na en Mo­zam­bi­que. Des­pués del co­lap­so de la Unión So­vié­ti­ca y el fi­nal del en Su­dá­fri­ca, FRELIMO y RENAMO de­pu­sie­ron las ar­mas en 1992. Las pri­me­ras elec­cio­nes li­bres, ce­le­bra­das en oc-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.