QUIEN CO­NOZ­CA MAPU­TO DU­RAN­TE EL FIN DE SE­MA­NA

Geo - - ACTUALIDAD MUNDIAL -

ol­vi­da­rá fá­cil­men­te to­das las som­bras que em­pa­ñan es­te país y cree­rá en su fu­tu­ro. A pe­sar de la po­bre­za y la co­rrup­ción, el SI­DA y una in­fra­es­truc­tu­ra de­cré­pi­ta, la ca­pi­tal irra­dia una abru­ma­do­ra ale­gría de vi­vir. Des­pués de la misa en la blan­quí­si­ma ca­te­dral de la pla­za de la In­de­pen­den­cia, co­mien­zan a lle­nar­se las lar­gas pla­yas de are­na al nor­te de la ciu­dad. Cla­nes fa­mi­lia­res des­plie­gan sus man­tas de pic­nic, pa­re­jas de re­cién ca­sa­dos po­san con ro­pa ele­gan­tí­si­ma an­te el

du­ran­te su via­je por Mo­zam­bi­que se to­pa­rán con un hom­bre bar­bu­do ves­ti­do con uni­for­me mi­li­tar y el de­do ín­di­ce le­van­ta­do: lo ve­rán en la te­le, en los car­te­les o en for­ma de es­ta­tua gi­gan­tes­ca de­lan­te del Ayun­ta­mien­to de Mapu­to. Es Sa­mo­ra Ma­chel, el an­ti­guo pre­si­den­te al que el par­ti­do go­ber­nan­te, el FRELIMO, pre­sen­ta sis­te­má­ti­ca­men­te como pa­dre del país y fi­gu­ra ca­si san­ta.

To­da­vía hay mu­chos mo­zam­bi­que­ños que re­pro­chan la muer­te del pre­si­den­te a Su­dá­fri­ca. Pe­ro ha­ce tiem­po que el país ha he­cho las pa­ces con el gran ve­cino, tam­bién de una ma­ne­ra muy per­so­nal: en 1999, el pre­si­den­te sud­afri­cano y pre­mio No­bel de la paz Nel­son Man­de­la des­ve­ló un mo­nu­men­to de Ma­chel en el lu­gar don­de ca­yó el avión. Un año an­tes, en su 80 cum­plea­ños, Man­de­la se ha­bía ca­sa­do con Graça Ma­chel, la viu­da del pre­si­den­te fun­da­cio­nal de Mo­zam­bi­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.