Ra­bia y or­gu­llo del pe­rio­dis­mo

Geo - - GEOICONO -

Po­cas mu­je­res han de­ja­do una hue­lla tan per­so­nal, pro­fun­da y du­ra­de­ra en el ofi­cio periodístico como la ita­lia­na Oriana Fa­lla­ci (1929-2006). Ene­mi­ga de la me­dio­cri­dad, es­ta pe­rio­dis­ta y escritora hi­zo de la vehe­men­cia y la po­lé­mi­ca su fir­ma. Tras una ni­ñez li­ga­da a la gue­rra –con so­lo diez años par­ti­ci­pa­ba como en­la­ce de los par­ti­sa­nos ita­lia­nos–, a los 20 años Fa­lla­ci em­pren­de la sen­da del pe­rio­dis­mo, tras aban­do­nar los es­tu­dios de Me­di­ci­na. Lle­va­ba el ofi­cio en las ve­nas: su tío Bruno Fa­lla­ci era di­rec­tor de un se­ma­na­rio. De su primer tra­ba­jo fue des­pe­di­da por des­obe­de­cer las ór­de­nes del di­rec­tor, mos­tran­do así una re­bel­día que no le aban­do­nó du­ran­te to­da su vida. En 1954, la edi­to­ria Riz­zo­li le ofre­ció su primer con­tra­to en el L'Eu­ro­peo, se­ma­na­rio pa­ra el que cu­brió la gue­rra de Viet­nam, una "lo­cu­ra san­grien­ta", se­gún sus pa­la­bras, que da­ría ori­gen a uno de sus pri­me­ros li­bros. Su pro­duc­ción li­te­ra­ria no de­jó de au­men­tar con los años. En su ha­ber fi­gu­ran tí­tu­los tan afa­ma­dos como Car­ta a un ni­ño que nun­ca na­ció, Ins­ha­llah y Un hom­bre. Su ex­pe­rien­cia bé­li­ca le lle­vó has­ta In­dia y Pa­kis­tán, así como a Amé­ri­ca del Sur y Orien­te Me­dio. Maes­tra de la en­tre­vis­ta, no hu­bo per­so­na­je po­lí­ti­co re­le­van­te que es­ca­pa­se a sus pre­gun­tas. A par­tir de 1990 ce­só ca­si por com­ple­to su ac­ti­vi­dad pú­bli­ca y se ais­ló en su pi­so de Nue­va York, re­ti­ro que rom­pió tras los aten­ta­dos de 11-S de 2001. De­nun­ciar la de­ca­den­cia de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal y la ame­na­za del is­la­mis­mo fue des­de en­ton­ces su gran ba­ta­lla. Fu­ma­do­ra em­pe­der­ni­da, mue­re a los 77 años de cán­cer de pul­món.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.