Es­ti­ma­do lec­tor, de­nos su opi­nión...

En­víe sus car­tas a nues­tra di­rec­ción de e-mail: geo@gyj.es o a tra­vés del co­rreo or­di­na­rio: Re­vis­ta GEO. Án­co­ra, 40. 28045 Ma­drid.

Geo - - GEOCARTAS -

no­ches sin elec­tri­ci­dad… En mi opi­nión, la fres­cu­ra y lo es­pe­ran­za­dor de es­te pro­yec­to –abas­te­cer con elec­tri­ci­dad se­mi­au­to­sos­te­ni­ble a co­mu­ni­da­des que la ne­ce­si­tan– es el re­co­no­ci­mien­to de la hu­ma­ni­dad de que es­ta­mos en el mis­mo pla­ne­ta, y que co­mo se­res vi­vos te­ne­mos que cui­dar de to­dos los de­ta­lles. En mi mo­des­ta opi­nión es­tos son los re­tra­tos de una cró­ni­ca po­si­ti­va (que oja­lá fue­ran ya his­to­ria y la hu­ma­ni­dad con­vi­vie­ra en un es­ta­do de bie­nes­tar, bien me­re­ci­do). Nos ani­ma­mos a apo­yar es­te que se es­tá ha­cien­do en co­la­bo­ra­ción con va­rias ONGs de ba­se. mu­je­res", pu­bli­ca­do en el nú­me­ro 337. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que los hom­bres de un país a la van­guar­dia de im­pac­tan­tes ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos, co­mo el tren que le­vi­ta y al­can­za los 600 ki­ló­me­tros por ho­ra, si­gan sien­do to­da­vía tan ma­chis­tas y tan po­co "avan­za­dos" co­mo pa­ra dar la es­pal­da a la con­ci­lia­ción con la fa­mi­lia, las ta­reas do­més­ti­cas y el cui­da­do de los hi­jos. ¡Qué di­fe­ren­cia con un pa­dre sue­co que sa­ca­ron ha­ce me­ses en un re­por­ta­je so­bre el men­cio­na­do país nór­di­co, que ha­bía de­ja­do de tra­ba­jar vo­lun­ta­ria­men­te pa­ra cui­dar de sus dos hi­jos du­ran­te unos cuan­tos años, mien­tras eran pe­que­ños! En la ba­lan­za de in­tere­ses mas­cu­li­nos, el tra­ba­jo sue­le pe­sar más que la aten­ción a los hi­jos, por regla ge­ne­ral. Yo creo que es en es­ta re­la­ción fa­mi­liar tan ín­ti­ma don­de re­si­de la ver­da­de­ra mo­der­ni­dad de una so­cie­dad, más que en su in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.