"Aún es po­si­ble via­jar. Cuan­do un país se cie­rra, otro se abre"

El ve­te­rano es­cri­tor, pre­mio de la So­cie­dad Geo­grá­fi­ca Es­pa­ño­la 2014, nos ha­bla de sus via­jes, sus te­mo­res... Tam­bién so­bre sus li­bros y re­fe­ren­tes li­te­ra­rios.

Geo - - GEOENTREVISTA -

Sen­tar­se fren­te a Co­lin Thu­bron ge­ne­ra sen­sa­cio­nes con­tra­dic­to­rias. Tí­mi­do y re­fle­xi­vo, con la pre­sen­cia fí­si­ca y el ha­blar pau­sa­do de un vie­jo pro­fe­sor de Ox­ford, na­da en él in­di­ca que te en­cuen­tras an­te uno de los más gran­des via­je­ros del si­glo XX. Y sin em­bar­go, así es. De he­cho, qui­zá sea el úl­ti­mo re­pre­sen­tan­te de una lar­ga es­tir­pe de escritores via­je­ros ini­cia­da si­glos atrás por Lord By­ron y con­ti­nua­da por per­so­na­jes co­mo Bru­ce Chat­win, Ro­bert By­ron, Jan Mo­rris o Pa­trick Leigh Fer­mor. Sus li­bros de via­jes –na­ci­dos de la cu­rio­si­dad por lu­ga­res que su ge­ne­ra­ción en­ten­día co­mo una ame­na­za– tie­nen co­mo des­ti­nos Chi­na, Ru­sia y paí­ses is­lá­mi­cos. Thu­bron vi­si­tó Ma­drid ha­ce se­ma­nas pa­ra re­ci­bir el Pre­mio In­ter­na­cio­nal 2014 de la So­cie­dad Geo­grá­fi­ca Es­pa­ño­la (SGE).

El mun­do se que­da pe­que­ño pa­ra via­jar, ¿no cree?

–Re­cuer­do que en los años se­ten­ta hi­ce un via­je en co­che por Irán, Af­ga­nis­tán, el nor­te de Pa­kis­tán, Ca­che­mi­ra y Orien­te Me­dio. Ese via­je es im­po­si­ble aho­ra. No po­dría ha­cer­lo. Pe­ro en aquel en­ton­ces tam­po­co po­día via­jar por la Unión So­vié­ti­ca, Chi­na es­ta­ba ce­rra­da. Lo que quie­ro de­cir es que cuan­do un país se cie­rra, otro se abre. Creo que hay mu­chos lu­ga­res desafian­tes. Los via­jes to­da­vía son po­si­bles, pe­ro por dis­tin­tas cau­sas la gen­te no los rea­li­za.

A su edad, ¿si­gue us­ted via­jan­do so­lo?

–Sí, por una so­la ra­zón: cuan­do via­jas so­lo lo ha­ces con una ac­ti­tud di­fe­ren­te: de­jas de juz­gar las co­sas, rom­pes la bur­bu­ja en la que te en­vuel­ves cuan­do via­jas en com­pa­ñía. Via­jar so­lo me per­mi­te in­tro­du­cir­me más en la cul­tu­ra a la que via­jo, es­toy más re­cep­ti­vo.

Con los tiem­pos que co­rren, ¿no le re­sul­ta pe­li­gro­so?

–Un po­co sí, pe­ro igual de pe­li­gro­so que po­dría ser­lo si se tra­ta­se de dos per­so­nas.

¿Via­ja pa­ra us­ted o pa­ra sus lec­to­res?

–Es una bue­na pre­gun­ta. Pien­so que qui­zá pa­ra los dos. Cuan­do via­jo pien­so en el li­bro, sí, pe­ro en reali­dad soy co­mo un pe­rio­dis­ta: to­mo no­tas y via­jo con el lec­tor en men­te, aun­que siem­pre de­ci­do yo, no me de­jo in­fluir por lo que el lec­tor pue­de o no pue­de desear.

En­ton­ces via­ja por...

–Por cu­rio­si­dad, por fas­ci­na­ción. Pe­ro no via­jo pa­ra mo­ver-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.