QUÉ ES LA IN­TE­LI­GEN­CIA? NUE­VAS CON­CLU­SIO­NES A LA VIS­TA DE ES­TOS LO­ROS

Geo - - GEONOTICIAS -

Pa­ra los cien­tí­fi­cos es un pla­cer tra­ba­jar con ani­ma­les tan do­ta­dos y mo­ti­va­dos. La in­ves­ti­ga­ción de la cog­ni­ción ha de­ja­do de la­do a las aves du­ran­te mu­cho tiem­po; se creía que sus “ca­be­zas de chor­li­to” no te­nían ca­pa­ci­da­des men­ta­les de­ma­sia­do no­ta­bles. Pe­ro so­bre to­do los cór­vi­dos y los pa­pa­ga­yos han de­mos­tra­do des­de ha­ce al­gu­nas dé­ca­das es­tar al mis­mo ni­vel men­tal que los primates en mu­chos as­pec­tos co­mo, por ejem­plo, en el de­sa­rro­llo de es­tra­te­gias pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas téc­ni­cos. Cuan­do hay que aco­me­ter es­te ti­po de ta­reas, los keas uti­li­zan ob­je­tos co­mo he­rra­mien­tas, una ha­bi­li­dad que se con­si­de­ra un ras­go clá­si­co de in­te­li­gen­cia su­pe­rior.

Pe­ro pre­ci­sa­men­te esa in­te­li­gen­cia tam­bién se con­vier­te a ve­ces en un obs­tácu­lo en el la­bo­ra­to­rio. Des­de la pers­pec­ti­va hu­ma­na ca­da pro­ble­ma tie­ne una úni­ca so­lu­ción co­rrec­ta. Co­mo cuan­do se me­te un pa­lo por la aber­tu­ra su­pe­rior de una ca­ja de ple­xi­glás de tal ma­ne­ra que ha­ce sa­lir ro­dan­do un ca­cahue­te por la aber­tu­ra in­fe­rior. Pe­ro des­de la pers­pec­ti­va del kea es­ta for­ma de pro­ce­der es de­ma­sia­do uni­di­men­sio­nal: ¡qué no se po­drá ha­cer con un pa­lo! Se pue­de aga­rrar con el pi­co o con las ga­rras, olis­quear­lo, arro­jar­lo por los al­re­de­do­res o bus­car un se­gun­do pa­lo que com­bi­ne con él, pue­de co­lo­car­se so­bre la ca­ja en lu­gar de in­tro­du­cir­lo en ella y fi­nal­men­te pue­den ro­ciar­se de are­na la ca­ja y el pa­lo. Na­da de es­to nos acer­ca el ca­cahue­te, cla­ra­men­te vi­si­ble den­tro de la ca­ja. Pe­ro pro­por­cio­na... ¿el qué? ¿Di­ver­sión? ¿Es­tí­mu­lo in­te­lec­tual? ¿Co­no­ci­mien­tos so­lo ac­ce­si­bles a los ce­re­bros de los pa­pa­ga­yos?

Es­tas pre­gun­tas fas­ci­nan­tes sue­len ser bas­tan­te des­con­cer­tan­tes. “A me­nu­do es­pe­cu­la­mos so­bre por qué no nos en­tien­den”, ex­pli­ca Raoul Sch­wing. “Mu­chas ve­ces, sor­pren­den­te­men­te, les re­sul­ta muy di­fí­cil re­sol­ver los tests más sen­ci­llos, qui­zá por­que pien­san de­ma­sia­do, pe­ro qui­zá tam­bién por­que no les pre­sen­ta­mos el pro­ble­ma de for­ma co­rrec­ta. Pe­ro lue­go vuel­ven a re­sol­ver ta­reas com­ple­jas en un san­tia­mén. A ve­ces re­suel­ven in­clu­so ta­reas que no les he­mos plan­tea­do en ab­so­lu­to”.

Du­ran­te un tiem­po los in­ves­ti­ga­do­res y los cui­da­do­res pu­sie­ron pe­lo­tas de golf en las pa­ja­re­ras pa­ra in­ci­tar­les a ju­gar, por­que los keas vie­ne­ses tam­bién de­ben dar rien­da suel­ta a su cu­rio­si­dad fue­ra del “tra­ba­jo de la­bo­ra­to­rio”, de for­mas va­ria­das. Las pe­lo­tas tu­vie­ron bue­na aco­gi­da. Pe­ro lle­gó un mo­men­to en que al­gu­nos pá­ja­ros em­pe­za­ron a arro­jár­se­las a las per­so­nas. Uno desa­rro­lló tal ha­bi­li­dad que nin­gún in­ves­ti­ga­dor ni nin­gún cui­da­dor es­ta­ba a sal­vo de sus pro­yec­ti­les en un ra­dio de seis me­tros. Las pe­lo­tas de golf son du­ras. Fi­nal­men­te hu­bo que sa­car­las de la pa­ja­re­ra.

To­do el que se de­di­ca a tra­ba­jar con keas re­co­no­ce an­tes o des­pués que la in­ves­ti­ga­ción de es­tas aves tan in­te­li­gen­tes es siem­pre un pro­yec­to re­cí­pro­co. Des­de el pun­to de vis­ta de es­tos lo­ros los se­res hu­ma­nos tam­bién son ob­je­tos de es­tu­dio fas­ci­nan­tes que se pue­den ob­ser­var, pro­vo­car y ana­li­zar siem­pre des­de pers­pec­ti­vas nue­vas.

Dos per­so­nas en­tran en la pa­ja­re­ra. Uno es un in­ves­ti­ga­dor con el que las aves ya es­tán fa­mi­lia­ri­za­das, el otro un ex­tra­ño, pe­ro eso no im­por­ta: los se­res hu­ma­nos, sean cua­les sean, son gran­des pe­ro nun­ca re­pre­sen­tan una ame­na­za. Así que se acer­can a ellos, co­mo siem­pre, an­dan­do por el sue­lo, des­pa­cio pe­ro con pa­so re­suel­to, pa­ra eso tie­nen esas pa­tas há­bi­les y ro­bus­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.