Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL -

Qui­zá por de­for­ma­ción pro­fe­sio­nal, qui­zá por mi na­tu­ra­le­za in­qui­si­ti­va, le con­fie­so que soy de mu­cho du­dar, de no pre­ci­pi­tar­me en la to­ma de mis de­ci­sio­nes, de so­me­ter to­do, o ca­si to­do, a una apa­ci­ble cua­ren­te­na. Sin em­bar­go, y a pe­sar de es­tar al tan­to de la con­tro­ver­sia ac­tual que las ro­dea, ja­más he du­da­do de la efi­ca­cia de las va­cu­nas. Per­te­nez­co a una ge­ne­ra­ción don­de la in­mu­ni­za­ción uni­ver­sal lle­gó tar­de. No he pa­sa­do –a pe­sar de los re­pe­ti­dos in­ten­tos de mi ma­dre– nin­gu­na de las en­fer­me­da­des tí­pi­cas de la in­fan­cia. No es­toy por tan­to in­mu­ni­za­do con­tra ellas. Qui­zá por eso, o qui­zá por to­do lo con­tra­rio, llá­me­me in­ge­nuo, atrevido e irres­pon­sa­ble si le di­go que soy de la opi­nión de que el ma­yor lo­gro del que pue­de pre­su­mir la ci­vi­li­za­ción mo­der­na son las va­cu­nas. Por su ca­pa­ci­dad pa­ra fre­nar el avan­ce de en­fer­me­da­des; por ser una de las in­ter­ven­cio­nes de sa­lud pú­bli­ca más so­li­da­rias, más de­mo­crá­ti­cas y más ren­ta­bles des­de el pun­to de vis­ta so­cial que exis­ten. En­fer­me­da­des co­mo el sa­ram­pión, la ru­béo­la, la tos­fe­ri­na o la dif­te­ria son hoy co­sa del pa­sa­do. Sin em­bar­go, no de­be­mos ol­vi­dar que has­ta 1978, mo­men­to en que el sa­ram­pión se in­tro­du­ce en el ca­len­da­rio de va­cu­na­cio­nes, en nues­tro país se pro­du­cían 350.000 ca­sos al año, de los que unos 50 aca­ba­ban en muer­te. Hoy, la in­ci­den­cia es de 2.800 ca­sos en los úl­ti­mos cua­tro años. Y eso es así gra­cias a las va­cu­nas. Es­pa­ña, don­de la in­mu­ni­za­ción es vo­lun­ta­ria, la co­ber­tu­ra de la po­bla­ción in­fan­til es del 95%. Si­tua­ción que ha ex­pe­ri­men­ta­do un cam­bio pro­gre­si­vo des­de el año 2011, con un des­cen­so en la co­ber­tu­ra de tres pun­tos, se­gún in­di­ca el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. ¿Preo­cu­pan­te? Sin du­da. El he­cho de que ca­da vez un ma­yor nú­me­ro de pa­dres se cues­tio­ne no so­lo la va­li­dez de las va­cu­nas, sino que ade­más las con­si­de­re pres­cin­di­bles y no­ci­vas es, cuan­do me­nos, lla­ma­ti­vo. ¿Qué fa­lla en la so­cie­dad pa­ra que un co­lec­ti­vo ca­da vez más nu­me­ro­so lle­gue a esa con­clu­sión? ¿Qué información cir­cu­la –o no cir­cu­la– por las re­des so­cia­les pa­ra que se pon­ga en du­da un he­cho tan de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te co­mo es la efec­ti­vi­dad de la va­cu­na­ción? No se­ré yo quien acu­se a los par­ti­da­rios de la an­ti­va­cu­na­ción de in­so­li­da­rios, fun­da­men­ta­lis­tas,

hip­pies o pro­gres. Co­mo pa­dre que soy, sé que cual­quie­ra de ellos se tra­ga­ría con gus­to con­fe­sio­nes, ideas, pre­jui­cios y te­mo­res si es­tu­vie­ra en jue­go la vi­da de sus hi­jos. Pe­ro es­te no es un pro­ble­ma de con­cien­cia, sino de cien­cia. No ha­bla­mos de in­tui­cio­nes ni de su­po­si­cio­nes. Tam­po­co de mo­das ni de con­ju­ras va­rias. Ha­bla­mos de he­chos. Las va­cu­nas tie­nen ries­gos in­he­ren­tes, por su­pues­to, pe­ro ni de le­jos al­can­zan a los que con­lle­va la afec­ción que se bus­ca com­ba­tir. Hoy, los no va­cu­na­dos no se con­ta­gian por­que la ma­yo­ría sí lo ha­ce. Y es­to es un he­cho. Pe­ro ¿qué ocu­rri­ría si to­dos los pa­dres de­ci­dié­se­mos de­jar de va­cu­nar a nues­tros hi­jos? Se­gún es­tu­dios y ex­pe­rien­cias rea­li­za­das en otros paí­ses, las con­se­cuen­cias se­rían desas­tro­sas: las en­fer­me­da­des re­apa­re­ce­rían con la mis­ma vi­ru­len­cia que an­ta­ño, pe­ro los ries­gos se am­pli­fi­ca­rían. Si us­ted quie­re, po­de­mos en­fo­car la va­cu­na­ción co­mo un pro­ble­ma de de­re­chos: el de aque­llos que no in­mu­ni­zan a sus hi­jos y el ge­ne­ral de Sa­lud Pú­bli­ca (pien­so en la po­bla­ción de ries­go). ¿Cuál pre­va­le­ce?

Es­te no es un pro­ble­ma de con­cien­cia, sino de cien­cia. No ha­bla­mos de in­tui­cio­nes ni de su­po­si­cio­nes ni de con­ju­ras va­rias, sino de he­chos. Las va­cu­nas tie­nen ries­gos in­he­ren­tes, por su­pues­to, pe­ro ni de le­jos al­can­zan a los que con­lle­va la afec­ción que se bus­ca com­ba­tir. Hoy, los no va­cu­na­dos no se con­ta­gian por­que la gran ma­yo­ría sí lo ha­ce. Y es­to es un he­cho.

Ju­lián D ue­ñas

Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.