"Era tí­pi­co de Hitler no ad­mi­tir que se ha­bía equi­vo­ca­do"

En el 70 aniver­sa­rio del fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, An­tony Bee­vor re­gre­sa al es­ce­na­rio bé­li­co con la ma­yor ba­ta­lla del fren­te oc­ci­den­tal: las Ar­de­nas.

Geo - - GEOENTREVISTA -

AAn­tony Bee­vor el pe­so del co­no­ci­mien­to le ha pa­sa­do fac­tu­ra en for­ma de un te­rri­ble do­lor de es­pal­da. Es uno de los in­con­ve­nien­tes de ser una en­ci­clo­pe­dia an­dan­te. Pue­de que exis­tan más, pe­ro se­gu­ro que no tan mo­les­tos. Por eso nues­tra en­tre­vis­ta en el hall de un ho­tel ma­dri­le­ño se rea­li­za de pie. Tras el éxi­to de Sta­lin­gra­do, La ba­ta­lla de Cre­ta o El día D, es­te exo­fi­cial del ejér­ci­to bri­tá­ni­co pre­sen­ta aho­ra Ar­de­nas 1944, un re­la­to épi­co de la ma­yor ba­ta­lla de la con­tien­da mun­dial en el fren­te oc­ci­den­tal.

La lo­cu­ra de Hitler ha si­do un te­ma re­cu­rren­te en­tre los his­to­ria­do­res. ¿Fue la ofen­si­va ale­ma­na en las Ar­de­nas una lo­cu­ra más?

–Ab­so­lu­ta­men­te. Uno de los co­ro­ne­les que ha­bía es­ta­do en el bún­ker con Hitler, y que le ob­ser­va­ba muy aten­ta­men­te, me di­jo ha­ce mu­chos años que el pro­ble­ma del Füh­rer era su hi­per­tró­fi­ca au­to­iden­ti­fi­ca­ción con Ale­ma­nia. Ale­ma­nia te­nía que mo­rir con él. ¿Es eso lo­cu­ra? Yo pien­so que sí. Sin em­bar­go, le pre­gun­té a un dis­tin­gui­do psi­quia­tra bri­tá­ni­co có­mo de­fi­ni­ría a Sta­lin y a Hitler. En el ca­so de Sta­lin, me di­jo, uno pue- de es­tar se­gu­ro de que pa­de­cía es­qui­zo­fre­nia pa­ra­noi­ca. Pe­ro en el ca­so de Hitler so­lo se pue­de de­cir que te­nía un des­equi­li­brio de per­so­na­li­dad.

¿Pro­lon­gó Hitler la gue­rra con es­ta con­tra­ofen­si­va? ¿Fue un cri­men ha­cer­lo?

–Lo fue, sin em­bar­go lo que no es se­gu­ro es si la con­tra­ofen­si­va su­pu­so la pro­lon­ga­ción o el acor­ta­mien­to de la gue­rra. Por­que al des­viar las fuer­zas aco­ra­za­das al fren­te oc­ci­den­tal, el avan­ce de las tro­pas ru­sas fue mu­cho más rá­pi­do.

¿Por qué Guderian (al man­do del fren­te orien­tal) no co­mu­ni­có sus du­das so­bre los pla­nes de Hitler?

–Lo hi­zo, lo hi­zo. En dos o tres oca­sio­nes vi­si­tó el Ni­do del Águi­la. Es­ta­ba ho­rro­ri­za­do. Cuan­do Hitler anun­ció su plan a los ge­ne­ra­les, su­po de in­me­dia­to que el ejér­ci­to ro­jo ata­ca­ría en cuan­to el hie­lo en­du­re­cie­se el te­rreno. Pe­ro Hitler des­es­ti­mó los avisos de la in­te­li­gen­cia que se­ña­la­ban es­ta po­si­bi­li­dad. Era muy tí­pi­co de Hitler no ad­mi­tir que se ha­bía equi­vo­ca­do en al­go.

¿Por qué se man­tu­vo el ata­que sa­bien­do co­mo se sa­bía que se­ría un fra­ca­so?

–Los ge­ne­ra­les ale­ma­nes no te­nían otra op­ción. No po­dían

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.