El enig­ma de los bao­babs hue­cos

Los in­ves­ti­ga­do­res en­tran den­tro de es­tos ár­bo­les.

Geo - - GEONOTICIAS -

El bao­bab, tam­bién co­no­ci­do co­mo ár­bol del pan de mono, es una de las plan­tas más curiosas de Áfri­ca. En el pa­sa­do el ser hu­mano in­ter­pre­tó su enig­má­ti­ca apa­rien­cia co­mo re­sul­ta­do de un ata­que de ira en los cie­los: Dios, en­co­le­ri­za­do con es­te ár­bol in­sa­cia­ble por­que al­ma­ce­na mu­cha más agua que otras plan­tas, le im­pu­so el cas­ti­go de arrancarlo e in­crus­tar­lo en la tie­rra al re­vés, con las raí­ces ha­cia arri­ba.

Aho­ra sa­be­mos que esa for­ma tan es­pe­cial de tron­co an­cho, con una co­pa que en com­pa­ra­ción re­sul­ta di­mi­nu­ta, le per­mi­te a es- te ár­bol al­ma­ce­nar mu­cha agua.

Y tam­bién ha que­da­do re­suel­to otro enig­ma en torno a es­ta es­pe­cie ar­bó­rea: por qué sue­le ha­ber gran­des ca­vi­da­des en el in­te­rior de los ejem­pla­res más grue­sos. No son obra de hon­gos ni de roe­do­res, co­mo se dio por sen­ta­do du­ran­te mu­cho tiem­po. Es­tos hue­cos se for­man por­que va­rios tron­cos de bao­bab cre­cen pe­ga­dos en círcu­lo en un mis­mo ár­bol, co­mo ha des­cu­bier­to el equi­po di­ri­gi­do por Adrian Pa­trut, de la Uni­ver­si­dad Ba­bes-Bol­yai en la ciu­dad ru­ma­na de Cluj-Na­po­ca. Jun­to con otros in­ves­ti­ga­do­res su-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.