Vi­vir de la luz

El ca­ra­col rea­li­za la fo­to­sín­te­sis co­mo las plan­tas... con ge­nes pro­ce­den­tes de al­gas.

Geo - - GEONOTICIAS -

¿Exis­ten real­men­te ani­ma­les que sa­cian su ham­bre con los ra­yos del sol? Pues sí, exis­ten, y más cer­ca de no­so­tros de lo que pen­sa­mos. Es­te fe­nó­meno es es­pe­cial­men­te mar­ca­do en el ca­so del ca­ra­col ma­rino Ely­sia chlo­ro­ti­ca. Su co­lor ver­de es­me­ral­da es, al con­tra­rio de lo que pu­die­ra pen­sar­se, al­go más que un buen ca­mu­fla­je. Con la ayu­da de la clo­ro­fi­la con­te­ni­da en los clo­ro­plas­tos del al­ga Vau­che­ria li­to­rea, que con­su­mió cuan­do era un mo­lus­co jo­ven, el ca­ra­col em­pie­za a ser au­to­su­fi­cien­te al al­can­zar la ma­du­rez. Y es es­te mo­men­to cuan­do efec­ti­va­men­te co­mien­za a ha­cer la fo­to­sín­te­sis, igual que si de una ho­ja se tra­ta­se. Es­ta par­ti­cu­lar ca­pa­ci­dad le per­mi­te vi­vir úni­ca­men­te de dió­xi­do de car­bono, agua y luz so­lar du­ran­te al me­nos nue­ve me­ses. Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res di­ri­gi­do por el cien­tí­fi­co Sid­ney Pier­ce, de la Uni­ver­si­dad de South Flo­ri­da, en Tam­pa (Es­ta­dos Uni­dos), des­cu­brió que pa­ra ello Ely­sia ha­bía in­te­gra­do po­co a po­co va­rios ge­nes del al­ga en su pro­pio có­di­go ge­né­ti­co..., lo­gran­do así un ra­ro ejem­plo de trans­fe­ren­cia de ge­nes en­tre or­ga­nis­mos plu­ri­ce­lu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.