“PO­BRE PE­RO SEXY“:

Geo - - GEONOTICIAS -

ca­sas han ido per­dien­do po­co a po­co sus mo­ra­do­res y mu­chos co­mer­cian­tes y hom­bres de ne­go­cios se han da­do por ven­ci­dos. “An­tes la Bai­xa era un im­por­tan­te cen­tro fi­nan­cie­ro, los gran­des ban­cos te­nían aquí sus se­des prin­ci­pa­les. Pe­ro aho­ra se han mu­da­do a edi­fi­cios más mo­der­nos”, ex­pli­ca Rui Coel­ho, di­rec­ti­vo de In­vest Lis­boa, una agen­cia mu­ni­ci­pal pa­ra el fo­men­to del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co.

Co­mo las ca­sas de la Bai­xa es­tán pro­te­gi­das, era im­po­si­ble adap­tar su ar­qui­tec­tu­ra a las nue­vas ne­ce­si­da­des pa­ra crear gran­des ofi­ci­nas, por ejem­plo. Pe­ro con las em­pre­sas tam­bién fue des­apa­re­cien­do po­co a po­co la vi­da co­ti­dia­na de la Bai­xa has­ta que lle­gó un mo­men­to en que ya no que­da­ron su­per­mer­ca­dos o es­cue­las en el ba­rrio.

En el ín­te­rin el Go­bierno ha re­la­ja­do las nor­mas que afec­tan a los edi­fi­cios pro­te­gi­dos, por ejem­plo, per­mi­tien­do la ins­ta­la­ción de as­cen­so­res. Y tra­ta de con­ven­cer al mun­do de la cul­tu­ra de que se ins­ta­le en la Bai­xa. Co­mo ha he­cho el MU­DE, el Mu­seo de Mo­da y Di­se­ño. Ha­ce cua­tro años es­ta­ble­ció su se­de en el edi­fi­cio del an­ti­guo Ban­co Na­cio­nal Ul­tra­ma­rino; en­ci­ma de sus cá­ma­ras aco­ra­za­das se ex­hi­ben aho­ra obras de ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos. Y el an­ti­guo Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da tam­bién tie­ne nue­vos in­qui­li­nos: allí se ha mu­da­do una dis­co­te­ca.

ésa es la ima­gen que Lis­boa quie­re dar aho­ra. “Es­ta es la úni­ca ca­pi­tal de Eu­ro­pa don­de se pue­de ir a ha­cer surf en la pau­sa del me­dio­día”, ex­pli­ca An­to­nio Cos­ta, al­cal­de de la ciu­dad has­ta abril de 2015 que se ha pro­pues­to con­ver­tir­se en pre­si­den­te del Go­bierno de Por­tu­gal el pró­xi­mo mes de oc­tu­bre. De he­cho, tam­bién se pue­de go­zar de la vi­da con pre­su­pues­to re­du­ci­do en los ca­fés y los ba­res del Bai­rro, igual que en los mu­chos clu­bes em­pla­za­dos en edi­fi­cios his­tó­ri­cos aban­do­na­dos o en ba­rra­cas del puer­to don­de pa­san las no­ches los asi­duos a la vi­da noc­tur­na lis­boe­ta.

Por ejem­plo, en el Cais do So­dré, el an­ti­guo ba­rrio chino de la Bai­xa , an­ta­ño de ma­la fa­ma pe­ro aho­ra ab­so­lu­ta­men­te de mo­da. Su ca­lle prin­ci­pal, la Rua No­va do Car­val­ho, pin­ta­da de co­lor ro­sa, es­tá re­ple­ta de ba­res in­con­fun­di­bles co­mo el Mu­sic­box, un club de mú­si­ca en vi­vo si­tua­do de­ba­jo del ar­co de un puen­te, o el Pen­são Amor, un bar em­pla­za­do en un an­ti­guo burdel. Por la no­che, en es­ta par­te de Lis­boa, la ciu­dad pa­re­ce re­en­con­trar su an­ti­gua ener­gía re­cor­dan­do un an­ti­guo di­cho por­tu­gués: “Lis­boa fes­te­ja, Coim­bra can­ta, Bra­ga re­za y Opor­to tra­ba­ja”.

En cual­quier ca­so, pa­re­ce que aquí sí les sa­len las cuen­tas a los ur­ba­nis­tas: la Bai­xa se be­ne­fi­cia del boom tu­rís­ti­co, han sur­gi­do cer­ca de 30 ho­te­les nue­vos en el ba­rrio. Pe­ro los an­da­mios de las fa­cha­das ocul­tan to­da­vía mu­chos ne­go­cios que tie­nen el cie­rre echa­do. La jo­ye­ría de Ho­ra­cio Za­ga­lo se­rá pron­to uno de ellos. Es­te hom­bre de 75 años es el úl­ti­mo in­qui­lino de su edi­fi­cio. “Las nue­vas le­yes nos de­jan in­de­fen­sos fren­te a los pro­pie­ta­rios”, se que­ja Za­ga­lo son­rien­do: “Si sa­nean los edi­fi­cios pue­den mul­ti­pli­car por diez el pre­cio de los al­qui­le­res y po­ner de pa­ti­tas en la ca­lle a los an­ti­guos in­qui­li­nos a cam­bio de su­mas in­sig­ni­fi­can­tes, en mi ca­so 3.600 eu­ros”.

Por eso en las pa­re­des de los edi­fi­cios de la Bai­xa tam­bién se pue­den ver car­te­les que con­de­nan el “Te­rre­mo­tu­ris­mo”, pa­la­bra com­pues­ta por “te­rre­mo­to” y “tu­ris­mo”: al­gu­nos ha­bi­tan­tes de la zo­na te­men que su pa­tria se con­vier­ta en un área de es­par­ci­mien­to in­te­gra­da por ho­te­les, res­tau­ran­tes y tien­das de sou­ve­nirs.

Por el con­tra­rio, otros ba­rrios es­pe­ran que las di­vi­sas de los ex­tran­je­ros tam­bién lle­guen has­ta ellos. Por ejem­plo Mou­ra­ria, un la­be­rin­to de es­tre­chas ca­lle­jue­las y es­ca­le­ras em­pi­na­das. De­be su nom­bre a los ára­bes que vi­vie­ron aquí en la Edad Me­dia. Ac­tual­men­te Mou­ra­ria es uno de los ba­rrios más an­ti­guos y cos­mo­po­li­tas de la ciu­dad, en él vi­ven gen­tes pro­ce­den­tes de 56 paí­ses. Mu­chos de ellos na­ci­dos en las an­ti­guas co­lo­nias afri­ca­nas de Por­tu­gal, otros vie­nen de In­dia o Pa­kis­tán, en sus pues­tos ven­den sa­ris jun­to a ca­mi­se­tas de Ro­nal­do. Pe­ro el ba­rrio tam­bién lu­cha con­tra la po­bre­za, la pros­ti­tu­ción y el trá­fi­co de dro­gas.

En 2011 el al­cal­de tras­la­dó en un ac­to sim­bó­li­co su re­si­den­cia oficial al ba­rrio du­ran­te dos años, al Lar­go do In­ten­den­te. “An­tes era im­pen­sa­ble que los pa­dres de­ja­ran ju­gar aquí a sus hi­jos”, ex­pli­ca Pi­res Sil­va, un ve­cino de la zo­na con el que nos en­con­tra­mos en un bis­tró en el Lar­go. La ini­cia­ti­va ve­ci­nal que abrió es­te ca­fé en 2013 tam­bién re­gen­ta 22 ha­bi­ta­cio­nes que al­qui­lan a los tu­ris­tas o ce­den gra­tis a los ar­tis­tas de­seo­sos de ha­cer reali­dad pro­yec­tos en la zo­na.

Otra ini­cia­ti­va or­ga­ni­za vi­si­tas guia­das al ba­rrio de Mou­ra­ria acom­pa­ña­das de mú­si­ca de fa­do. Por­que esa can­ción in­se­pa­ra­ble del al­ma por­tu­gue­sa na­ció en los ba­res de es­te ba­rrio pros­cri­to. La pri­me­ra gran di­va lis­boe­ta, Ma­ria Se­ve­ra, pa­só aquí su in­fan­cia en el si­glo XIX. En 2013 se inau­gu­ró una nue­va sa­la de tea­tro en la ca­sa don­de vi­vió su fa­mi­lia.

Y un po­co más allá, en la her­mo­sa co­li­na San­ta­na, es­tá sur­gien­do el pró­xi­mo gran pro­yec­to: la res­tau­ra­ción del con­ven­to de Des­te­rro, uti­li­za­do du­ran­te mu­cho tiem­po co­mo hos­pi­tal. Pron­to se con­ver­ti­rá en una in­cu­ba­do­ra de em­pre­sas emer­gen­tes, pe­ro tam­bién al­ber­ga­rá huer­tos, ta­lle­res de me­di­ci­na al­ter­na­ti­va, es­cue­las ex­pe­ri­men­ta­les y ga­le­rías de ar­te. En es­te an­ti­guo hos­pi­tal sur­gi­rá un think-thank crea­ti­vo, un pa­so más ha­cia el fu­tu­ro de es­ta “be­lle­za a ori­llas del Ta­jo”.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.