¿Por qué nos ole­mos las ma­nos?

Cuan­do dos des­co­no­ci­dos se sa­lu­dan con un apre­tón de ma­nos in­ter­cam­bian información en for­ma de sus­tan­cias quí­mi­cas.

Geo - - NOTICIAS -

Los pe­rros se ol­fa­tean a fon­do cuan­do en­cuen­tran un con­gé­ne­re, por­que los aro­mas des­pren­di­dos por el cuer­po de­la­tan mu­cho so­bre el otro. Los hu­ma­nos, sin em­bar­go, so­lo nos da­mos la mano la ma­yo­ría de las ve­ces. Con ello pa­re­ce que no que­re­mos per­der­nos el men­sa­je de las sus­tan­cias men­sa­je­ras quí­mi­cas, co­mo des­cu­brió Idan Fru­min, miem­bro del Weiz­mann Ins­ti­tu­te of Scien­ce (Is­rael). De un mo­do to­tal­men­te in­cons­cien­tes, olis­quea­mos nues­tras ma­nos des­pués de sa­lu­dar a un des­co­no­ci­do con un apre­tón de ma­nos.

En el mar­co del es­tu­dio, el di­rec­tor del ex­pe­ri­men­to re­ci­bió a los vo­lun­ta­rios con un ines­pe­ra­do apre­tón de ma­nos, con ex­cep­ción del gru­po de con­trol, al que sa­lu­dó ver­bal­men­te. Des­pués, cuan­do los par­ti­ci­pan­tes es­pe­ra­ban –su­pues­ta­men­te sin ser ob­ser­va­dos– en una sa­la, una cá­ma­ra de ví­deo gra­bó sus reac­cio­nes. El co­no­ci­do mo­vi­mien­to de la mano ha­cia la na­riz fue con­si­de­ra­ble­men­te más ha­bi­tual, tan­to en du­ra­ción co­mo en in­ten­si­dad, en­tre los vo­lun­ta­rios que ha­bían si­do re­ci­bi­dos con un apre­tón de ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.