¿Di­no­sau­rio ma­cho o hem­bra?

¿Por qué les cues­ta tan­to a los pa­leon­tó­lo­gos de­du­cir el se­xo de un ani­mal a par­tir de sus hue­sos fó­si­les?

Geo - - NOTICIAS -

Cuan­to ma­yor son las di­fe­ren­cias en­tre los ma­chos y las hem­bras de una es­pe­cie, tan­to más fá­cil re­sul­ta dis­tin­guir­los. Al me­nos eso pa­re­ce que se­ría lo más ló­gi­co. En el ca­so de los di­no­sau­rios, sin em­bar­go, el te­ma es un po­co dis­tin­to, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton (New Jer­sey, Es­ta­dos Uni­dos). Pa­re­ce ser que las di­fe­ren­cias en­tre los se­xos pue­den ser tan enor­mes que los cien­tí­fi­cos a ve­ces han creí­do es­tar an­te dos es­pe­cies dis­tin­tas, cuan­do en reali­dad se tra­ta­ba de ejem­pla­res ma­cho y hem­bra de la mis­ma es­pe­cie. Es­to tam­bién ex­pli­ca­ría por qué has­ta aho­ra se han des­cu­bier­to me­nos es­pe­cies de di­no­sau­rio de lo que se pen­sa­ba.

El pro­ble­ma de los pa­leon­tó­lo­gos es que su dic­ta­men se ba­sa úni­ca­men­te en di­fe­ren­cias mar­ca­das en los ha­llaz­gos fó­si­les. Las de­más di­fe­ren­cias se­xua­les es­pe­cí­fi­cas se per­die­ron con el trans­cur­so del tiem­po. Los pa­leon­tó­lo­gos se en­cuen­tran más o me­nos en la si­tua­ción de un cien­tí­fi­co que es­tu­die den­tro de cien mi­llo­nes de años los hue­sos fo­si­li­za­dos de un go­ri­la ma­cho y otro hem­bra. Co­mo los primates ma­chos ca­si do­blan en ta­ma­ño a las hem­bras, el cien­tí­fi­co del fu­tu­ro po­dría fá­cil­men­te lle­gar a la con­clu­sión de que eran dos es­pe­cies dis­tin­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.