Jar­di­nes flo­tan­tes

Un mé­to­do sim­ple pe­ro efi­cien­te, ori­gi­na­rio de Asia, po­dría ayu­dar a los agri­cul­to­res afri­ca­nos a sal­var sus co­se­chas de las inun­da­cio­nes.

Geo - - GEONOTICIAS -

Por mu­cho que la gen­te de Áfri­ca orien­tal an­he­le la lle­ga­da de la llu­via cuan­do la es­ta­ción se­ca ter­mi­na, sus con­se­cuen­cias pue­den ser de­vas­ta­do­ras. En­tre enero y mar­zo se pro­du­cen re­gu­lar­men­te inun­da­cio­nes en la cuen­ca de los ríos Lim­po­po y Zam­be­ze, en Su­dá­fri­ca, Zim­baue, Ma­laui y Mo­zam­bi­que. Con la mis­ma re­gu­la­ri­dad se pier­den am­plias par­tes de la co­se­cha. Pe­ro es­ta si­tua­ción po­dría re­me­diar­se aho­ra con un mé­to­do que un equi­po de coope­ran­tes suizos ha co­pia­do de los agri­cul­to­res en las zo­nas de inun­da­ción del Sud­es­te Asiá­ti­co: los jar­di­nes flo­tan­tes.

La idea es sim­ple: se cor­tan ja­cin­tos de agua, una hier­ba in­va­so­ra ori­gi­na­ria de Sud- amé­ri­ca, que me­dra en am­plias par­tes del sud­es­te de Áfri­ca y de Asia, y se te­je una es­pe­cie de bal­sa con ra­mas y pa­los que se cu­bre con una ca­pa de tie­rra y fer­ti­li­zan­te na­tu­ral, de 25 cen­tí­me­tros de gro­sor. En es­te le­cho se siem­bran fru­tas y ver­du­ras de ci­clo cor­to. Las bal­sas se an­clan en cam­pos cer­ca­nos a los ríos. Cuan­do el agua des­bor­da el cau­ce flu­vial, la bal­sa se le­van­ta y flo­ta en la su­per­fi­cie, im­pi­dien­do que los cul­ti­vos que­den anega­dos.

Co­mo las bal­sas es­tán con­trui­das con ma­te­ria­les na­tu­ra­les, se des­com­po­nen a lo lar­go del año, y hay que cons­truir bal­sas nue­vas pa­ra la si­guien­te es­ta­ción llu­vio­sa. Los res­tos del año an­te­rior pue­den uti­li­zar­se co­mo fer­ti­li­zan­tes. El mé­to­do ape­nas cau­sa gas­tos a los cam­pe­si­nos siem­pre que el entorno les brin­de ja­cin­tos de agua. En ca­so ne­ce­sa­rio, so­lo tie­nen que com­prar se­mi­llas de fru­ta y ver­du­ra. El fer­ti­li­zan­te que se mez­cla con la ca­pa de tie­rra que cu­bre la bal­sa se pue­de ob­te­ner a ba­se de es­tiér­col.

La ex­pe­rien­cia de los cam­pe­si­nos asiá­ti­cos de­mues­tra que los jar­di­nes flo­tan­tes pue­den ha­cer una apor­ta­ción esen­cial al abas­te­ci­mien­to de la po­bla­ción en re­gio­nes de inun­da­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.