Se­mi­llas en la ur­na

Una em­pre­sa es­pa­ño­la pre­sen­ta una in­só­li­ta idea pa­ra los en­tie­rros.

Geo - - GEONOTICIAS -

Los fa­rao­nes de Egipto eli­gie­ron gi­gan­tes­cas pi­rá­mi­des a mo­do de se­pul­cros pa­ra que el mun­do pos­te­rior los re­cor­da­ra du­ran­te to­da la eter­ni­dad. Hoy en día hay per­so­nas que man­dan pren­sar sus ce­ni­zas has­ta con­ver­tir­las en dia­man­tes o es­par­cir­las en la cum­bre de una mon­ta­ña, por ejem­plo. Me­nos es­pec­ta­cu­lar, pe­ro tan­to más sim­pá- ti­ca, es la op­ción de en­tie­rro idea­da por una em­pre­sa es­pa­ño­la (ur­na­bios.com): la ur­na de la que cre­ce un ár­bol. El re­ci­pien­te, he­cho de cás­ca­ra de co­co y tur­ba pren­sa­da, tie­ne dos cá­ma­ras. En la de aba­jo se guar­dan las ce­ni­zas del di­fun­to; la de arri­ba al­ber­ga la se­mi­lla del ár­bol y fer­ti­li­zan­te. Des­pués del en­tie­rro, cuan­do la ur­na co­mien­za a di­sol­ver­se en la tie­rra, las se­mi­llas echan raí­ces.

De mo­men­to, la ur­na es­tá dis­po­ni­ble con se­mi­llas de pino, gink­go, ar­ce y fresno (iz­quier­da), en­tre otras es­pe­cies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.