Tu­mo­res que cre­cen de­bi­do a la ra­dia­ción

Un es­tu­dio in­ves­ti­ga la re­la­ción en­tre los tu­mo­res y los te­lé­fo­nos mó­vi­les.

Geo - - GEONOTICIAS -

Nin­gún es­tu­dio ha de­mos­tra­do de for­ma in­cues­tio­na­ble que los mó­vi­les cau­sen cán­cer. Aho­ra bien, aun­que no pro­vo­quen la apa­ri­ción de tu­mo­res, pa­re­ce ser que sí ace­le­ran el cre­ci­mien­to de los ya exis­ten­tes. Eso es lo que ha des­cu­bier­to un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Ja­cobs Uni­ver­sity de Bre­men (Ale­ma­nia). Pri­me­ro ex­pu­sie­ron ra­to­nes a sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas y a con­ti­nua­ción los ra­dia­ron con on­das de ra­dio­te­le­fo­nía mó­vil. Al ca­bo de quin­ce me­ses ha­bían desa­rro­lla­do el do­ble de tu­mo­res que los ra­to­nes del gru­po de con­trol que no ha­bían si­do ra­dia­dos. In­ten­si­da­des de cam­po muy por de­ba­jo de los va­lo­res lí­mi­te le­ga­les en Eu­ro­pa pa­ra las ra­dia­cio­nes de te­le­fo­nía mó­vil es­ti­mu­la­ron el cre­ci­mien­to de tu­mo­res can­ce­rí­ge­nos. Por el mo­men­to los in­ves­ti­ga­do­res só­lo ofre­cen es­pe­cu­la­cio­nes de có­mo in­flu­ye la ra­dia­ción so­bre el cre­ci­mien­to de los tu­mo­res, y ha­ce fal­ta lle­var a ca­bo más es­tu­dios. Pe­ro ya exis­ten los pri­me­ros in­di­cios: en un ex­pe­ri­men­to los háms­te­res ra­dia­dos au­men­ta­ron mu­cho de pe­so. Eso per­mi­te con­cluir que las ra­dia­cio­nes tie­nen un efec­to to­da­vía des­co­no­ci­do so­bre el me­ta­bo­lis­mo de los ani­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.