¿Quién co­me a quién?

Unos bu­cea­do­res fo­to­gra­fían en Su­dá­fri­ca una lu­cha ma­ri­na ex­tre­ma­da­men­te in­só­li­ta.

Geo - - GEONOTICIAS -

Es bas­tan­te ra­ro que una per­so­na muer­da a un pe­rro. Y más ex­tra­ño de­be­ría ser que un oso ma­rino ata­ca­ra a un ti­bu­rón, y que lo de­vo­ra­ra. Pe­ro eso es pre­ci­sa­men­te lo que se ve en la fo­to­gra­fía que con­si­guió ha­cer Ch­ris Fa­llows, pro­pie­ta­rio de un su­mer­gi­ble, fren­te a la cos­ta de Ciu­dad del Ca­bo, un do­cu­men­to has­ta aho­ra úni­co en su gé­ne­ro (iz­da).

Fa­llows es­ta­ba per­si­guien­do ti­bu­ro­nes azu­les con su cá­ma­ra cuan­do de re­pen­te apa­re­ció un jo­ven oso ma­rino sud­afri­cano que iba de­trás de los es­cua­los. Al final ma­tó a cin­co de ellos y se co­mió sus vís­ce­ras. Nor­mal­men­te ocu­rre lo con­tra­rio: se ha ob­ser­va­do que los ti­bu­ro­nes azu­les per­si­guen y ca­zan a los osos ma­ri­nos. A lo su­mo se han vis­to osos ma­ri­nos dan­do ca­za a ti­bu­ro­nes muy pe­que­ños. Pe­ro nun­ca a uno tan gran­de co­mo el que ha fo­to­gra­fia­do Ch­ris Fa­llows.

Des­de ha­ce mu­cho tiem­po los ex­per­tos sa­ben que es­tos pe­lu­dos ani­ma­les no son en ab­so­lu­to unas cria­tu­ras tan ado­ra­bles co­mo la gen­te cree. Los bió­lo­gos ma­ri­nos ad­vier­ten a los bu­cea­do­res de que de­ben man­te­ner­se a dis­tan­cia de los osos ma­ri­nos y evi­tar aco­rra­lar­los. Aun­que só­lo sea pa­ra no te­ner que aguan­tar bur­las an­te los even­tua­les da­ños. Por­que, ¿quién va a creer a un bu­cea­dor cuan­do cuen­te que ha si­do ata­ca­do por un oso ma­rino?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.