Ro­sas sin olor

Nue­ve de ca­da diez nue­vos ro­sa­les pier­den el aro­ma de la ge­ne­ra­ción pa­ren­tal de la que pro­ce­den.

Geo - - GEONOTICIAS -

¿Por qué ac­tual­men­te la ma­yo­ría de las ro­sas ape­nas hue­le o só­lo hue­le a moho? Es­ta pre­gun­ta tam­bién in­tere­sa a los in­ves­ti­ga­do­res. Por­que en reali­dad no hay es­ca­sez de va­rie­da­des. Hay más de 30 .000 re­gis­tra­das en to­do el mun­do, mu­chas de ellas ba­sa­das en crea­cio­nes de la épo­ca de apo­geo de su cul­ti­vo en el si­glo XIX.

Pe­ro es cu­rio­so que apro­xi­ma­da­men­te el 90% de to­dos esos ro­sa­les ob­te­ni­dos por los jar­di­ne­ros pier­de el aro­ma de la ge­ne­ra­ción pa­ren­tal de la que pro­ce­de, y ca­si el 10% de los ejem­pla­res que si­guen sien­do aro­má­ti­cos hue­le de for­ma com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a sus pre­de­ce­so­res.

Se­gún el bió­lo­go Jean-Clau­de Cais­sard, de la Uni­ver­si­té Jean Monnet de Saint-Étien­ne (Fran­cia), pa­re­ce ser que la ca­rac­te­rís­ti­ca del olor es di­fí­cil de he­re­dar a tra­vés de in­jer­tos. So­bre to­do por­que el de­seo de con­se­guir ro­sas de flo­ra- ción más lar­ga o de co­lo­res más in­ten­sos es in­com­pa­ti­ble des­de un pun­to de vis­ta ge­né­ti­co con la ob­ten­ción de un aro­ma fuer­te. Ade­más, el olor in­ten­so sue­le ir acom­pa­ña­do de pé­ta­los me­nos re­sis­ten­tes, lo que di­fi­cul­ta el trans­por­te de ro­sas de olor.

Los pro­duc­to­res de ro­sas cor­ta­das que ope­ran a ni­vel in­ter­na­cio­nal han re­nun­cia­do de for­ma de­li­be­ra­da al aro­ma en fa­vor del as­pec­to y el trans­por­te mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.