Co­mo las su­per­fi­cies de la ti­za y de la pi­za­rra son irre­gu­la­res se en­gan­chan en­tre sí.

Geo - - GEONOTICIAS -

No hay rui­do más des­agra­da­ble que el es­tri­den­te chi­rri­do de la ti­za so­bre una pi­za­rra o el de un cu­chi­llo so­bre la por­ce­la­na. Am­bos sur­gen cuan­do dos ob­je­tos se des­li­zan en con­tac­to mu­tuo atas­cán­do­se con­ti­nua­men­te. Ese des­li­zar­se a em­pu­jo­nes, de­no­mi­na­do “efec­to des­li­za­mien­to-ad­he­sión“, se de­be a que se re­quie­re una fuer­za más in­ten­sa pa­ra em­pu­jar un cuer­po en re­po­so que pa­ra man­te­ner en mo­vi­mien­to un cuer­po que se des­li­za. Eso es al­go que sa­be cual­quie­ra que ha­ya in­ten­ta­do al­gu­na vez mo­ver un ar­ma­rio pe­sa­do: en cuan­to se su­pera la re­sis­ten­cia ini­cial o fric­ción es­tá­ti­ca, el ar­ma­rio sal­ta de gol­pe ha­cia de­lan­te. Man­te­ner­lo lue­go en mo­vi­mien­to es me­nos tra­ba­jo­so por­que la fric­ción de des­li­za­mien­to es ca­si siem­pre mu­cho me­nor. Con la ti­za ocu­rre al­go pa­re­ci­do.

Tan­to la su­per­fi­cie de la pi­za­rra co­mo la pun­ta de la ti­za no son li­sas, sino que su mi­cro­es­truc­tu­ra se ase­me­ja a un pai­sa­je de co­li­nas. Po­de­mos ima­gi­nar­nos el tro­zo de ti­za co­mo si fue­ra una va­ri­lla elás­ti­ca que se que­da en­gan­cha­da una y otra vez en los di­mi­nu­tos pi­cos y pun­tas de la pi­za­rra. Así, la pun­ta de la ti­za se de­tie­ne mien­tras se la si­gue mo­vien­do por el otro ex­tre­mo. Eso ha­ce que se cur­ve li­ge­ra­men­te. Pe­ro si la ten­sión es ex­ce­si­va, la pun­ta de la ti­za se des­mi­ga­ja y el pol­vo sur­gi­do re­du­ce el ro­za­mien­to, la pun­ta sal­ta ha­cia de­lan­te y el tro­zo de ti­za pier­de la cur­va­tu­ra y vuel­ve a su es­ta­do ori­gi­na­rio. A con­ti­nua­ción co­mien­za de nue­vo el ci­clo, a un rit­mo de mi­li­se­gun­dos.

Ese des­li­za­mien­to a em­pu­jo­nes ha­ce que la ti­za vi­bre co­mo cuan­do un mú­si­co to­ca la cuer­da de un ins­tru­men­to. Y ca­da tro­zo de ti­za tie­ne una “fre­cuen­cia pro­pia“, se­gún su lon­gi­tud, en la que re­sue­na con es­pe­cial in­ten­si­dad, es de­cir, una fre­cuen­cia en la que se in­ten­si­fi­ca el so­ni­do y la ti­za chi­rría de for­ma au­di­ble pa­ra no­so­tros. Tal co­mo han de­mos­tra­do va­rios ex­pe­ri­men­tos, la al­tu­ra del tono de­pen­de ade­más de có­mo des­li­ce uno la ti­za so­bre la pi­za­rra. El vo­lu­men del chi­rri­do es sor­pren­den­te: du­ran­te frac­cio­nes de se­gun­do pue­de al­can­zar un ni­vel de rui­do co­mo el que exis­te a un me­tro de dis­tan­cia de los al­ta­vo­ces de una dis­co­te­ca o de un mar­ti­llo neu­má­ti­co.

Los rui­dos es­tri­den­tes de­bi­dos al efec­to des­li­za­mien­to-ad­he­sión es­tán muy pre­sen­tes en la vi­da co­ti­dia­na, oca­sio­na­dos por ejem­plo por fre­na­zos, li­ja­do­ras o za­pa­tos de ta­cón so­bre sue­los de parqué. In­clu­so cuan­do un mú­si­co pa­sa las ye­mas de los de­dos so­bre el bor­de de las co­pas de vino de dis­tin­tos ta­ma­ños arran­cán­do­les so­ni­dos, eso tam­bién se de­be al efec­to des­li­za­mien­to-ad­he­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.