UN ENIG­MA DE AL­TU­RA

Las ji­ra­fas si­guen plan­tean­do in­te­rro­gan­tes a los cien­tí­fi­cos: ¿qué ha­cen ade­más de de­vo­rar, mas­ti­car y lu­char con sus cue­llos? El bió­lo­go aus­tra­liano Ju­lian Fen­nessy de­di­ca su vi­da a es­tu­diar y pro­te­ger a es­tos ma­mí­fe­ros gi­gan­tes –ico­nos de Áfri­ca– en es

Geo - - PORTADA - Tex­to: Mar­kus Wolff

A pe­sar de su im­po­nen­te pre­sen­cia, no sa­be­mos ca­si na­da de las ji­ra­fas. ¿Qué se­cre­tos ocul­tan?

En­tre los gran­je­ros del sur de Na­mi­bia se cuen­ta una ex­tra­ña his­to­ria: una pa­re­ja de ji­ra­fas vi­vía cer­ca del Fish Ri­ver Can­yon, la ma­yor gar­gan­ta de Áfri­ca, ta­lla­da du­ran­te mi­llo­nes de años por las aguas del río Pez. La pa­re­ja se de­ja­ba ver jun­ta ca­mi­nan­do por el ári­do pai­sa­je y to­do aquel que la di­vi­sa­ba en la le­ja­nía guar­da­ba la ima­gen en la me­mo­ria, aun­que só­lo fue­ra por­que las ji­ra­fas son po­co ha­bi­tua­les en esa zo­na del país. Al me­nos mu­cho más ra­ras que en el nor­te, al­re­de­dor de la Sar­tén de Etos­ha, una zo­na con tal va­rie­dad de es­pe­cies que pa­re­ce ha­ber en­ca­lla­do allí el Ar­ca de Noé.

Un día mu­rió la hem­bra y des­de en­ton­ces la gen­te veía va­gar so­lo al ma­cho, ca­da vez más in­quie­to y agi­ta­do, en bus­ca de una nue­va com­pa­ñe­ra. Los gran­je­ros en­con­tra­ron va­cas muer­tas en sus cam­pos. Con la co­lum­na ver­te­bral ro­ta, co­mo si un gi­gan­te se hu­bie­ra sen­ta­do en­ci­ma de ellas.

Has­ta aquí la his­to­ria que cuen­tan los gran­je­ros de Na­mi­bia. Pe­ro ¿real­men­te una ji­ra­fa de­ses­pe­ra­da es ca­paz de ha­cer al­go así? Hay un hom­bre que pue­de res­pon­der a la pre­gun­ta, es­tá sen­ta­do a la som­bra de un ár­bol de la es­pi­na del ca­me­llo ( Aca­cia erio­lo­ba) en pleno de­sier­to de Na­mi­bia, co­mo si es­tu­vie­se en un jar­dín del edén re­se­co. A unos po­cos cien­tos de me­tros los ele­fan­tes se re­bo­zan en el pol­vo, las ga­ce­las ca­mi­nan con pa­so elás­ti­co y los oryx, in­mó­vi­les, tie­nen la mi­ra­da per­di­da en el va­cío mien­tras un bui­tre vi­gi­la la es­ce­na.

Pre­gun­té­mos­le: en ca­so de ne­ce­si­dad, ¿las ji­ra­fas se en­zar­zan con las va­cas? Ju- lian Fen­nessy ha­ce una mue­ca di­ver­ti­do. “Bue­na pre­gun­ta”, di­ce co­mo res­pues­ta. El pro­pio Fen­nessy tie­ne en el tin­te­ro bas­tan­tes bue­nas pre­gun­tas so­bre las ji­ra­fas, pues lle­va más de la mi­tad de sus 41 años in­ves­ti­gan­do a es­tos ani­ma­les.

Fen­nessy es aus­tra­liano, bió­lo­go, con­fun­da­dor de la Gi­raf­fe Con­ser­va­tion Foun­da­tion, y la úni­ca per­so­na en to­do el pla­ne­ta que tie­ne co­mo pro­fe­sión prin­ci- pal ser pro­tec­tor de ji­ra­fas. Pre­ci­sa­men­te el he­cho de que ape­nas ha­ya cien­tí­fi­cos co­mo él ha­ce que se acu­mu­len los in­te­rro­gan­tes. La ma­yo­ría de lo que sa­be­mos so­bre es­tos ma­mí­fe­ros pro­ce­de de ob­ser­va­cio­nes he­chas en zoo­ló­gi­cos. ¿Cuán­to pue­den lle­gar a vi­vir las ji­ra­fas en li­ber­tad? ¿Cuán­tas hay en Áfri­ca? Ni si­quie­ra po­de­mos ex­pli­car con se­gu­ri­dad su ras­go más lla­ma­ti­vo: ¿pa­ra qué ne­ce­si­ta real­men­te un ani­mal un cue­llo tan te­rri­ble­men­te lar­go?

¿Es un tru­co evo­lu­ti­vo pa­ra ase­gu­rar­se un ali­men­to que no pue­de al­can­zar na­die más que ellas? ¿Qué hay de cier­to en la teo­ría de la “se­lec­ción se­xual”, se­gún la cual en la lu­cha en­tre ri­va­les lle­va ven­ta­ja el ma­cho que tie­ne el cue­llo más lar­go? Bue­nas pre­gun­tas.

Pe­ro hay una que asom­bra es­pe­cial­men­te a Fen­nessy: ¿có­mo ha po­di­do la cien­cia des­aten­der du­ran­te tan­to tiem­po al ani­mal más al­to de la tie­rra? A esa cria­tu­ra su­per­la­ti­va que des­cue­lla más de cin­co me­tros y cu­yas crías son más al­tas que la ma­yo­ría de los se­res hu­ma­nos cuan­do caen al sue­lo en el par­to des­de unos dos me­tros de al­tu­ra. A esas gran­du­llo­nas que lle­gan a pe­sar has­ta 1.200 ki­lo­gra­mos y cu­yas pe­zu­ñas de­jan una hue­lla de 30 cen­tí­me­tros de diá­me­tro en la que un za­pa­to nor­mal nos trae a la me­mo­ria a los ha­bi­tan­tes de Li­li­put si­guien­do el ras­tro de Gu­lli­ver.

La ji­ra­fa es un icono de Áfri­ca que ha al­can­za­do un gra­do de no­to­rie­dad mu­cho ma­yor que otros ani­ma­les.

No hay ni­ño que no co­noz­ca a las ji­ra­fas. Des­ta­can co­mo lo­go­ti­po en mi­llo­nes de sou­ve­nirs y se uti­li­zan tan­to pa­ra pu­bli­ci­tar cer­ve­za co­mo cam­peo­na­tos del mun­do de fút­bol. La ji­ra­fa es em­ba­ja­do­ra uni­ver­sal: pa­cí­fi­ca, amis­to­sa. “Cien por cien sim­pá­ti­ca”, pre­ci­sa Fen­nessy. A to­do el mun­do le gus­tan las ji­ra­fas. Es la

piz­za en­tre los ani­ma­les. Por su­pues­to, me­nos es­pec­ta­cu­lar que un león y tam­po­co tan im­po­nen­te co­mo un ele­fan­te mal­hu­mo­ra­do. Qui­zá ése sea uno de los mo­ti­vos por los que mu­chos in­ves­ti­ga­do­res, des­pués de me­di­tar­lo a fon­do, op­tan por de­di­car­se a un ob­je­to de es­tu­dio más vi­vaz.

“Con­tem­plar a una ji­ra­fa mien­tras mas­ti­ca pa­ra con­fec­cio­nar su ‘lis­ta de ac­ti­vi­da­des’ pue­de ser una de las ta­reas más abu­rri­das del mun­do”, ad­mi­te el pro­pio Fen­nessy. Lo ha com­pro­ba­do so­bra­da­men­te: du­ran­te 3.500 ho­ras ha re­gis­tra­do to­do lo que ha­ce

la sub­es­pe­cie Gi­raf­fa ca­me­lo­par­da­lis an­go

len­sis que ha­bi­ta so­bre to­do en Na­mi­bia y Bot­sua­na. Mi­nu­to a mi­nu­to. “Co­mer. Co­mer. Ca­mi­nar. Mas­ti­car. Mas­ti­car”, enu­me­ra Fen­nessy mien­tras tra­za guio­nes ima­gi­na­rios en el ai­re. “Des­gra­cia­da­men­te, no hay nin­gu­na píl­do­ra con­tra la pro­pia es­tu­pi­dez. No obs­tan­te, to­do el que oye ha­blar de mi tra­ba­jo sue­le de­cir: ¡es­tu­pen­do! ¡Es una lo­cu­ra, pe­ro una lo­cu­ra es­tu­pen­da!”

Ylo cier­to es que son mu­chos los que han oí­do ha­blar de su tra­ba­jo. So­bre to­do si te­ne­mos en cuen­ta que sus pro­to­co­los for­man par­te de la ma­yor in­ves­ti­ga­ción de ho­me ran­ges de las ji­ra­fas lle­va­da a ca­bo en Áfri­ca has­ta la fe­cha. Ho­me ran­ges son lo que se co­no­ce co­mo “áreas de cam­peo” por las que se des­pla­zan las ji­ra­fas, pues es­tos ani­ma­les ca­re­cen de te­rri­to­rio fi­jo. Hoy aquí, ma­ña­na allí. A los ma­chos les gus­ta ca­mi­nar más que a las hem­bras. Tam­po­co se sa­be por qué. Pe­ro sí cuá­les son las con­se­cuen­cias: el pa­tri­mo­nio ge­né­ti­co se man­tie­ne fres­co. Fen­nessy ha lle­ga­do a me­dir un área de cam­peo de 1.950 ki­ló­me­tros cua­dra­dos pa­ra una ji­ra­fa ma­cho, lo cual equi­va­le a más del tri­ple de la su­per­fi­cie de la ciu­dad de Ma­drid. Y pue­de que ha­ya bas­tan­tes gran­des ca­mi­nan­tes co­mo ése, por­que has­ta aho­ra los in­ves­ti­ga­do­res des­co­no­cían las di­men­sio­nes que tie­nen los ho­me ran­ges.

Los ma­chos sue­len via­jar en so­li­ta­rio. De vez en cuan­do se su­man a una ma­na­da. Pe­ro tam­po­co re­sul­ta fá­cil des­cri­bir de qué se com­po­nen las ma­na­das. So­bre to­do por­que el nú­me­ro de ji­ra­fas des­cien­de des­de ha­ce años. Por eso los in­ves­ti­ga­do­res em­plean una de­fi­ni­ción que sue­na tan sim­ple co­mo plau­si­ble: per­te­ne­cen a una ma­na­da to­das las ji­ra­fas que ca­mi­nan en la mis­ma di­rec­ción y no es­tán ale­ja­das en­tre sí más de un ki­ló­me­tro. In­clu­so una pa­re­ja pue­de for­mar una ma­na­da.

El área que in­ves­ti­ga Fen­nessy es­tá a día y me­dio de via­je al nor­te de Wind­hoek, la ca­pi­tal de Na­mi­bia. 5.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de pai­sa­je lunar al bor­de de la Cos­ta de los Es­que­le­tos, un lu­gar hos­til a la vi­da. Só­lo se pue­de lle­gar allí re­co­rrien­do en to­do­te­rreno rec­ti­lí­neas ca­rre­te­ras de gra­va que se trans­for­man en ser­pen­tean­tes pis­tas de are­na y desem­bo­can en el cau­ce de un río se­co. Fen­nessy ha ins­ta­la­do su cam­pa­men­to en una pe­que­ña me­se­ta al bor­de del cau­ce.

Le acom­pa­ña Axel Jan­ke, ca­te­drá­ti­co e in­ves­ti­ga­dor de la evo­lu­ción del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de la Bio­di­ver­si­dad y el Cli­ma de Frank­furt, que ha ido a pa­rar a Áfri­ca por pri­me­ra vez en su vi­da. Jan­ke es­tá sen­ta­do en una si­lla ple­ga­ble a la som­bra de un sa­lien­te de ro­ca y mi­de la tem­pe­ra­tu­ra con un des­per­ta­dor de via­je. 35 gra­dos cen­tí­gra­dos.

Jan­ke es ge­ne­tis­ta, pa­ra él la na­tu­ra­le­za sal­va­je es­tá en­ce­rra­da en los tu­bi­tos de plás­ti­co con di­mi­nu­tos tro­ci­tos de piel que Fen­nessy le sue­le en­viar a Frank­furt pa­ra que ana­li­ce su ADN. El úni­co con­tac­to que Jan­ke ha te­ni­do con ji­ra­fas en li­ber­tad ha si­do en for­ma de co­lum­nas de le­tras sin fin.

Am­bos se pro­po­nen pa­sar apro­xi­ma­da­men­te una se­ma­na re­co­gien­do mues­tras per­tre­cha­dos con dar­dos y fu­si­les. Ese tra­ba­jo for­ma par­te de un in­men­so puzz­le des­ti­na­do a pro­por­cio­nar información so­bre la pro­pa­ga­ción y el pa­ren­tes­co de las ji­ra­fas en Áfri­ca. Pe­ro el tra­ba­jo de Fen­nessy y Jan­ke de­be ayu­dar so­bre to­do a acla­rar de­fi­ni­ti­va­men­te la ta­xo­no­mía de es­tos ani­ma­les y a ob­te­ner información más pre­ci­sa so­bre las nue­ve sub­es­pe­cies co­no­ci­das has­ta aho­ra. Por­que, aun­que la pro­pia ji­ra­fa no es­tá ame­na­za­da, al­gu­nas sub­es­pe­cies po­drían des­apa­re­cer en bre­ve. La Gi­raf­fe Con­ser­va­tion Foun­da­tion de Fen­nessy ha con­se­gui­do que la Unión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (IUCN) ha­ya cla­si­fi­ca­do a dos de ellas co­mo “se­ria­men­te ame­na­za­das”: la ji­ra­fa Roths­child ( G. ca­me

lo­par­da­lis roths­chil­di) y la ji­ra­fa ni­ge­ria­na ( G. ca­me­lo­par­da­lis pe­ral­ta). La ji­ra­fa de­be su nom­bre cien­tí­fi­co, ca­me­lo­par­da­lis, a los ro­ma­nos que pen­sa­ron que se tra­ta­ba de una mez­cla de ca­me­llo e in­tré­pi­do leo­par­do de­bi­do a sus man­chas. Ha con­ser­va­do esa de­no­mi­na­ción has­ta aho­ra, aun­que en la lu­cha en las are­nas ro­ma­nas ya que­dó cla­ro que el es­pí­ri­tu pen­den­cie­ro de la ji­ra­fa es bas­tan­te li­mi­ta­do.

Ha­ce ya mu­cho tiem­po que esos es­pec­tácu­los an­ti­guos de­ja­ron de ha­cer su­frir a las ji­ra­fas, pe­ro aho­ra pa­de­cen la pér­di­da de los pa­ra­jes na­tu­ra­les que ne­ce­si­tan pa­ra vi­vir de­bi­do a la ta­la o a

la edi­fi­ca­ción ma­si­va. Ade­más, tam­bién es­tán ex­pues­tas al co­mer­cio ile­gal de car­ne de ani­ma­les sal­va­jes y a la ca­za fur­ti­va que ame­na­za a la ji­ra­fa, aun­que ella mis­ma no sea uno de sus co­di­cia­dos tro­feos. Den­tro de po­co Fen­nessy ayu­da­rá a cons­truir un ve­da­do en un par­que del Con­go por­que el nú­me­ro de ejem­pla­res ha que­da­do re­du­ci­do a me­nos de 30 en po­cos años. En reali­dad los ca­za­do­res fur­ti­vos iban de­trás de los ri­no­ce­ron­tes y ha­brían ma­ta­do a las ji­ra­fas só­lo pa­ra co­mér­se­las.

Pa­ra Fen­nessy po­ner a las ji­ra­fas en la lis­ta ro­ja ya su­po­ne un pro­gre­so. No hay que ol­vi­dar que en los úl­ti­mos quin­ce años la po­bla­ción to­tal de es­tos ani­ma­les ha des­cen­di­do un 40% en Áfri­ca. Un mun­do sin ji­ra­fas se­ría una tra­ge­dia, aun­que pue­de que no su­pon­ga ne­ce­sa­ria­men­te una ca­tás­tro­fe eco­ló­gi­ca. “Muy mal que­da­ría el ser hu­mano si no fue­ra ca­paz de pro­te­ger al ani­mal te­rres­tre más al­to del pla­ne­ta”, afir­ma Fen­nessy.

Es­tá atar­de­cien­do. Fen­nessy y Jan­ke suben al to­do­te­rreno pa­ra to­mar nue­vas mues­tras. El vehícu­lo rue­da len­ta­men­te por el cau­ce del río. Es es­te un lu­gar pa­ra cria­tu­ras cur­ti­das, ya sean ani­ma­les o se­res hu­ma­nos. Fen­nessy ha te­ni­do que asu­mir al­gu­na que otra in­co­mo­di­dad por su amor a las ji­ra­fas: que las hie­nas le olis­queen la ca­be­za por la no­che mien­tras duer­me, que un ele­fan­te lo ato­si­gue cin­co ki­ló­me­tros por el cau­ce del río, que su jeep se atas­que tan­to en la are­na que ten­ga que in­ver­tir sie­te ho­ras en des­en­te­rrar­lo. Cuan­do uno es­tá en apu­ros, ne­ce­si­ta pa­cien­cia y una bue­na pa­la.

Pe­ro qui­zá pa­se por allí Ch­ris, el guía man­co, una le­yen­da lo­cal cu­yo bra­zo des­apa­re­ció en­tre las fau­ces de un co­co­dri­lo cuan­do es­ta­ba dán­do­se un ba­ño en un abre­va­de­ro. O con al­go de suer­te ande por la zo­na Flip, el blan­co ami­go de los leo­nes que siem­pre an­da des­cal­zo, do­mi­na un po­co el idio­ma de los bosquimanos y lle­va años in­ves­ti­gan­do a los de­pre­da­do­res. Úl­ti­ma­men­te se su­po­nía que es­ta­ba en Ox­ford pa­ra es­cri­bir un tra­ba­jo cien­tí­fi­co pe­ro lo cier­to es que hu­yó de la re­si­den­cia don­de se alo­ja­ba por­que es evi­den­te que se ma­ne­ja me­jor con la na­tu­ra­le­za sal­va­je que con el re­gla­men­to de la ca­sa: sa­cri­fi­có una ca­bra en la ba­ñe­ra.

Aun­que no hay mu­chos que se­pan orien­tar­se me­jor en la re­gión que Fen­nessy, co­no­ce­dor de to­dos y ca­da uno de los ár­bo­les que cre­cen a lo lar­go de los va­rios cien­tos de ki­ló­me­tros del cur­so del río; y no son po­cos, unos 11 .000 pa­ra ser exac­tos. Ha­ce años nues­tro cien­tí­fi­co y sus ayu­dan­tes los mi­die­ron con la pa­cien­cia y la se­re­ni­dad de es­pí­ri­tu de un sad­hu in­dio: uno a uno. Al­tu­ra to­tal, an­chu­ra de la co­pa, nú­me­ro de ra­mas, da­ños oca­sio­na­dos por ele­fan­tes, hue­llas in­fe­rio­res en el fo­lla­je que in­di­can que ha ser­vi­do de ali­men­to a al­gún ani­mal.

Al final ob­tu­vo una ima­gen del pai­sa­je pla­ga­da de nú­me­ros, un pa­no­ra­ma de ci­fras que mues­tra có­mo las ji­ra­fas mar­can su entorno. En las zo­nas don­de no hay ji­ra­fas Fen­nessy cons­ta­tó que las ra­mas y las ho­jas cre­cen has­ta 1,5 me­tros so­bre el sue­lo. Tam­bién pro­li­fe­ran los ar­bus­tos. Los ma­to­jos se apo­de­ran del pai­sa­je, el te­rreno yer­mo se cu­bre de ma­le­za. La ji­ra­fa crea es­pa­cio pa­ra otros ani­ma­les. Pro­ba­ble­men­te allí don­de se la eche en fal­ta se em­po­brez­ca rá­pi­da­men­te la fau­na.

En las zo­nas don­de vi­ve, la ji­ra­fa po­da el te­cho de fo­lla­je a una al­tu­ra me­dia de 4,50 me­tros, co­mo un me­ticu­loso aman­te de la jar­di­ne­ría. Co­mo si fue­ra una po­ten­te as­pi­ra­do­ra, equi­pa­da ade­más con una len­gua a prue­ba de es­pi­nas, se zam­pa a dia­rio al­re­de­dor de 34 ki­los de ho­jas. Da for­ma a la co­pa, acla­ra el fo­lla­je. Así el ár­bol pue­de ab­sor­ber la má­xi­ma can­ti­dad de luz so­lar y da al mis­mo tiem­po mu­cha som­bra; la ji­ra­fa tie­ne un ver­da­de­ro ta­len­to na­tu­ral pa­ra la con­ser­va­ción del pai­sa­je.

Se­gui­mos re­co­rrien­do el cau­ce del río. Avis­ta­mos un par de ji­ra­fas. Sus ca­be­zas se des­li­zan de­trás de los ár­bo­les so­bre un mar de ho­jas, co­mo si fue­ran pe­ris­co­pios de sub­ma­ri­nos. Fen­nessy co­ge los pris­má­ti­cos, an­tes de na­da quie­re com­pro­bar si se tra­ta de ji­ra­fas des­co­no­ci­das o de un re­en­cuen­tro con vie­jos co­no­ci­dos. Con But­ter

fly, Flo­wer, Sai­lor, Shit Ass o con uno de los apro­xi­ma­da­men­te 150 ejem­pla­res res­tan­tes que de­ben sus nom­bres a al­gún di­bu­jo lla­ma­ti­vo de las man­chas cu­tá­neas. La piel

es la hue­lla dac­ti­lar de las ji­ra­fas.

Gra­cias a ella Fen­nessy sa­be, por ejem­plo, que Angelo, bau­ti­za­do con el nom­bre de una ca­de­na de piz­ze­rías, lle­va ya más de 20 años vi­si­tan­do re­gu­lar­men­te a las hem­bras de la zo­na. To­do un Ca­sa­no­va que no se de­ja ame­dren­tar por ma­chos más jó­ve­nes. An­tes era Spotty quien desem­pe­ña­ba ese pa­pel has­ta que per­dió el equi­li­brio en una cues­ta cuan­do huía de dos leo­nes. Fen­nessy lo en­con­tró a la ma­ña­na si­guien­te. Bueno, más bien úni­ca­men­te ha­lló lo que sus per­se­gui­do­res de­ja­ron de él. So­bre to­do el pe­lo del que el in­ves­ti­ga­dor cor­tó un pe­que­ño me­chón que aho­ra lle­va en­gas­ta­do en su ani­llo de ca­sa­do.

No obs­tan­te, Spotty tam­bién tu­vo un éxi­to pós­tu­mo. Un equi­po de te­le­vi­sión de la BBC lo fil­mó en un com­ba­te triun­fal, el

nec­king ri­tual, una prue­ba de fuer­za en la que las ji­ra­fas agi­tan sus cue­llos co­mo si fue­ran ma­zas y gol­pean al con­trin­can­te en las ore­jas. Spotty gol­peó in­clu­so en las pa­tas a su opo­nen­te, más jo­ven que él, ha­cién­do­le dar un tras­piés que aca­bó con su gran cuer­po en el sue­lo.

Des­de lue­go, no se ven lu­chas co­mo és­tas a me­nu­do. Por­que lo cier­to es que, en pre­sen­cia de es­pec­ta­do­res, pa­re­ce que a las ji­ra­fas les re­sul­ta di­fí­cil ha­cer al­go más que co­mer, mas­ti­car y mi­rar. Na­da me­nos que cin­co años tu­vo que es­pe­rar Fen­nessy pa­ra po­der ob­ser­var por vez pri­me­ra a una ji­ra­fa be­bien­do en la se­ca re­gión del nor­te, y por­que ha­bía pre­pa­ra­do an­tes un abre­va­de­ro ar­ti­fi­cial. No obs­tan­te, con el tiem­po se ha da­do cuen­ta de que eso no se de­be a una ma­la coor­di­na­ción sino a la fru­ga­li­dad de las ji­ra­fas. En el de­sier­to cos­te­ro de Na­mi­bia es­tos ani­ma­les prác­ti­ca­men­te pue­den cu­brir to­das sus ne­ce­si­da­des de lí­qui­do con ho­jas en las que se con­den­san go­tas de nie­bla.

Pe­ro tam­bién be­ben de vez en cuan­do. Se tra­ta de un pro­ce­di­mien­to un tan­to com­pli­ca­do por­que la na­tu­ra­le­za –a pe­sar de to­da su su­pues­ta ge­ne­ro­si­dad– ha es­ca­ti­ma­do en la lon­gi­tud del cue­llo de la ji­ra­fa y lo ha he­cho más cor­to que las pa­tas. Por ese mo­ti­vo, cuan­do la ji­ra­fa quie­re in­cli­nar­se pa­ra lle­gar al agua, de­be se­pa­rar mu­cho sus pa­tas de­lan­te­ras en una pos­tu­ra bas­tan­te mo­les­ta.

Sin em­bar­go, el di­se­ño de su cir­cu­la­ción san­guí­nea es mu­cho más ele­gan­te, gra­cias a él pue­de le­van­tar de gol­pe la ca­be­za cuan­do ha ter­mi­na­do de be­ber; cual­quier per­so­na se des­ma­ya­ría si la san­gre se le es­ca­pa­ra de la ca­be­za a tan­ta velocidad y con una pre­sión pa­re­ci­da. La evo­lu­ción ha re­fi­na­do has­ta tal pun­to el sis­te­ma de com­pen­sa­ción de pre­sión de las ji­ra­fas que la NASA se ins­pi­ra en él a la ho­ra de cons­truir tra­jes es­pa­cia­les. Si uno en­tien­de de ver­dad a las ji­ra­fas pue­de to­car las es­tre­llas.

Fen­nessy apar­ta los pris­má­ti­cos. No hay nin­gu­na ji­ra­fa de la que ya ha­yan to­ma­do mues­tras. Jan­ke co­ge el fu­sil, apun­ta y aprie­ta el ga­ti­llo. La fle­cha sa­le dis­pa­ra­da por el ai­re con un li­ge­ro chas­qui­do, a con­ti­nua­ción su cá­nu­la se cla­va en el tra­se­ro de la ji­ra­fa y el pro­yec­til re­bo­ta con al­go de te­ji­do. El ani­mal hu­ye al ga­lo­pe en­vuel­to en una nu­be de pol­vo. Fen­nessy y Jan­ke sa­len del vehícu­lo y re­co­gen la mues­tra. Una de las cin­co que to­ma­rán ese día an­tes de que se pon­ga el sol y la no­che cai­ga a cá­ma­ra rá­pi­da so­bre el cau­ce del río. Y so­bre las ji­ra­fas que per­ma­ne­cen de pie in­clu­so mien­tras duer­men.

Son ra­rí­si­mas las oca­sio­nes en que es­te co­lo­so ani­mal se tum­ba en li­ber­tad y cae en una bre­ve fa­se re­la­ja­da de sue­ño pro­fun­do. Has­ta 30 mi­nu­tos, me­di­dos por un cien­tí­fi­co, pue­de pro­lon­gar­se la fa­se REM en cau­ti­vi­dad. En cam­bio, no du­ra más de unos mi­nu­tos cuan­do es­tá en ple­na na­tu­ra­le­za, pro­ba­ble­men­te por mie­do a sus enemi­gos.

Pa­ra ello la ji­ra­fa se do­bla co­mo si qui­sie­ra po­ner­se có­mo­da. Plie­ga sus pa­tas, se tien­de en el sue­lo, echa el lar­go cue­llo ha­cia atrás, re­cues­ta la ca­be­za so­bre una de sus pa­tas tra­se­ras y... se que­da dor­mi­da. En com­ple­ta paz. Qui­zá ése sea tam­bién un mo­ti­vo por el que las ji­ra­fas tie­nen un cue­llo tan te­rri­ble­men­te lar­go. G El re­dac­tor de GEO Mar­kus Wolff (iz­da), con

Ju­lian Fen­nesy, en Na­mi­bia. Es­te in­ves­ti­ga­dor ha­ce cam­pa­ña en to­do el mun­do con la Gi­raf­fe Con­ser­va­tion Foun­da­tion por la pro­tec­ción de es­tos ele­gan­tes gi­gan­tes. Por ejem­plo, con el World Gi­raf­fe Day que se ce­le­bra ca­da 21 de ju­nio, el día más lar­go en el he­mis­fe­rio nor­te de­di­ca­do al ani­mal más al­to.

Eter­na­men­te ham­brien­tas, las ji­ra­fas se co­men has­ta las ra­mas car­ga­das de es­pi­nas.

Un la­bio in­fe­rior pe­lu­do evi­ta que su­fran he­ri­das al in­ge­rir­las.

Las ji­ra­fas no tie­nen ne­ce­si­dad de be­ber agua. Pue­den sa­ciar su sed me­dian­te

la in­ges­ta de ali­men­tos, pre­fe­ren­te­men­te ho­jas de aca­cias.

Par­to en caí­da li­bre: el em­ba­ra­zo du­ra unos quin­ce me­ses. Du­ran­te el alum­bra­mien­to, la hem­bra lan­za brus­ca­men­te a la

cría, que cae al sue­lo des­de unos dos me­tros de al­tu­ra.

Ape­nas lle­ga­da al mun­do, la cría de ji­ra­fa se sos­tie­ne se­gu­ra so­bre sus pa­tas. Y dis­fru­ta del ca­ri­ño in­con­di­cio­nal de su ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.