Kai­feng: los in­ven­tos de la me­ga­ciu­dad chi­na

En torno a 1100 vi­vían ca­si dos mi­llo­nes de per­so­nas en la ur­be chi­na de Kai­feng. Mien­tras Eu­ro­pa atra­ve­sa­ba la os­cu­ra Edad Me­dia y con­si­de­ra­ba Pa­rís –20 ve­ces me­nor– una gran me­tró­po­li, la po­bla­ción chi­na que vi­vía a ori­llas del río Ama­ri­llo era ci­vi­li­za

Geo - - PORTADA - Tex­to: Cay Ra­de­ma­cher

En las co­li­nas de la re­gión de Si­chuán se al­zan mu­chas to­rres de per­fo­ra­ción. El ai­re tie­ne olor in­sa­lu­bre y ar­den lla­mas por do­quier. Cien­tos de hom­bres se afa­nan en­tre los fue­gos y las cons­truc­cio­nes de bam­bú, mien­tras sus cuer­pos me­dio des­nu­dos su­dan con el ca­lor sub­tro­pi­cal. Ex­traen sal y gas na­tu­ral.

De las to­rres cuel­gan ba­rre­nas de hie­rro fun­di­do su­je­tas con re­sis­ten­tes ca­bles he­chos de bam­bú. Se suben de cua­tro a seis tra­ba­ja­do­res en un ba­lan­cín de ma­de­ra, con el que le­van­tan la barrena, sal­tan... y es­ta se pre­ci­pi­ta ha­cia aba­jo, gol­pean­do la pie­dra, de la que se des­pren­de un frag­men­to. Ho­ra tras ho­ra, año tras año. Un día nor­mal los tra­ba­ja­do­res avan­zan 30 cen­tí­me­tros. Al­gu­nos agu­je­ros tie­nen una pro­fun­di­dad de 1.500 me­tros.

De vez en cuan­do los hom­bres dan con al­gu­na ca­pa de agua sa­li­na y ha­cen aflo­rar la ri­que­za con sus bom­bas de ém­bo­lo. Con­du­cen el agua sa­la­da por tu­be­rías de bam­bú has­ta sar­te­nes de hie­rro fun­di­do, ba­jo las que ar­den lla­mas. Los tra­ba­ja­do­res re­mue­ven es­ta so­lu­ción en ebu­lli­ción has­ta que se eva­po­ra el agua y so­lo que­da la sal.

El ali­men­to del fue­go tam­bién pro­ce­de de las pro­fun­di­da­des. Por otros agu­je­ros de per­fo­ra­ción, los lla­ma­dos “po­zos de fue­go”, aflo­ra me­tano a la su­per­fi­cie te­rres­tre. Se re­co­lec­ta el gas en cá­ma­ras de ma­de­ra equi­pa­das con un com­ple­jo sis­te­ma de vál­vu­las y tu­be­rías de ven­ti­la­ción, de mo­do que se mez­cla tan­to con el ai­re que, aun­que ar­da, ya no pue­de ex­plo­tar fá­cil­men­te. Des­pués se con­du­ce por las tu­be­rías de bam­bú has­ta de­ba­jo de las sar­te­nes.

Los tra­ba­ja­do­res car­gan la sal de Si­chuán en bar­ca­zas que se di­ri­gen al nor­te, al cen­tro del mun­do: a Kai­feng, a ori­llas del río Ama­ri­llo, don­de re­si­de el em­pe­ra­dor Hui­zong. Es­ta­mos en 1120, se­gún la ci­vi­li­za­ción oc- ci­den­tal rei­nan­te a 8.500 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, a la que las to­rres de ex­trac­ción y las lla­mas de gas na­tu­ral de­ben de pa­re­cer una vi­sión fan­tas­ma­gó­ri­ca, to­da­vía a si­glos de dis­tan­cia de es­tos lo­gros. Sin em­bar­go, Chi­na es un pa­raí­so pa­ra co­mer­cian­tes, in­ven­to­res, genios e in­ge­nie­ros, un cam­po de ex­pe­ri­men­ta­ción pa­ra nue­vas ideas y con­cep­tos.

Hui­zong go­bier­na so­bre 80 o 100 mi­llo­nes de súb­di­tos. Y los chi­nos nun­ca ha­bían si­do tan ri­cos co­mo en 1120, nun­ca se ha­bían con­cen­tra­do tan­tas per­so­nas en me­ga­ciu­da­des, de las cua­les Kai­feng es la más gran­de.

Kai­feng es un mas­to­don­te aga­za­pa­do tras las mu­ra­llas y ba­jo los te­ja­dos, que se des­ha­ce en un caos in­digno de la re­si­den­cia del Hi­jo del Cie­lo. Una ciu­dad que se ha des­bor­da­do al igual que el río Ama­ri­llo. Es el ho­gar de un mi­llón o dos de per­so­nas, 20 ve­ces más de las que ha­bi­tan en el Pa­rís de la épo­ca.

Kai­feng se con­vir­tió en re­si­den­cia im­pe­rial en 918, y des­de en­ton­ces la an­ti­gua ciu­dad pro­vin­cial cre­ció has­ta con­ver­tir­se en una me­tró­po­li. Con los se­ño­res tam­bién lle­ga­ron sus mu­je­res y con­cu­bi­nas, los eunucos, los guar­dias de pa­la­cio y los as­tró­no­mos. En la ciu­dad tam­bién ejer­ce su car­go el can­ci­ller, sus mi­nis­tros y una hues­te de fun­cio­na­rios.

Aquí acu­de to­do ti­po de ta­len­tos: eru­di­tos, ma­la­ba­ris­tas, cuentacuentos, aje­dre­cis­tas pro­fe­sio­na­les, ar­que­ros... En­tre los ar­te­sa­nos hay pei­ne­ros, co­ci­ne­ros de pe­ga­men­to, maes­tros de pin­tu­ra y fa­bri­can­tes de bi­sa­gras.

En 920, el ha­ci­na­mien­to de los ba­rrios de la ciu­dad vie­ja que ro­dea­ban el pa­la­cio im­pe­rial era irre­me­dia­ble. En 955 se eri­gió una mu­ra­lla ex­te­rior de 28 ki­ló­me­tros de lar­go, con lo que se mul­ti­pli­có la su­per­fi­cie ur­ba­na. No obs­tan­te, los ba­rrios periféricos cre­cían en to­das di­rec­cio­nes so­bre la lla­nu­ra.

GI­GAN­TES­CA, CON­FU­SA Y

ACAU­DA­LA­DA

LOS SA­BIOS CREEN QUE EL cua­dra­do sim­bo­li­za la Tie­rra, por lo que una ciu­dad ideal de­be te­ner un plano orien­ta­do se­gún los pun­tos car­di­na­les. Pe­ro ha­ce tiem­po que el em­pe­ra­dor ha desis­ti­do de con­tro­lar es­ta ciu­dad que si­gue ab­sor­bien­do ha­bi­tan­tes. Kai­feng se ex­tien­de so­bre unas 4.900 hec­tá­reas: una enor­me amal­ga­ma de asen­ta­mien­tos de ca­sas de ma­de­ra con te­ja­dos de te­jas ar­quea­dos. En mu­chos ba­rrios la den­si­dad de po­bla­ción ha al­can­za­do los 51 ha­bi­tan­tes por 1.000 me­tros cua­dra­dos (el Ber­lín de hoy no lle­ga a cua­tro ha­bi­tan­tes).

Es­ta ciu­dad gi­gan­tes­ca es con­fu­sa, rui­do­sa... y acau­da­la­da. El po­der ad­qui­si­ti­vo de sus ha­bi­tan­tes fi­ja la di­rec­ción de los flu­jos de mer­can­cías del reino ha­cia Kai­feng.

La va­lio­sa sal de Si­chuán se mue­ve con el bi­che­ro y se trans­por­ta por el gran ca­nal a la ca­pi­tal en bar­ca­zas con has­ta 70 to­ne­la­das. Otras bar­cas van re­ple­tas de arroz, té, se­da, pin­tu­ra y pla­ta. Y de pa­pel. Los chi­nos han des­cu­bier­to el se­cre­to de su ela­bo­ra­ción an­tes del co­mien­zo de nues­tra era, más de un mi­le­nio an­tes que los europeos.

Arri­ban bar­cos de pa­sa­je­ros de gran fran­co­bor­do, en los que los cu­rio­sos via­je­ros su-

ben las per­sia­nas de ro­llos de bam­bú en sus ca­ma­ro­tes. Quie­ren ad­mi­rar una ma­ra­vi­lla téc­ni­ca: có­mo el agua inun­da las es­clu­sas len­ta­men­te y los gran­des bar­cos se ele­van.

En 984 un fun­cio­na­rio de al­to ran­go hi­zo cons­truir la pri­me­ra es­clu­sa en el río Oes­te, pa­ra evi­tar el la­bo­rio­so trans­por­te por los rá­pi­dos de cien­tos de tra­ba­ja­do­res ti­ran­do de los bar­cos con cuer­das y ro­di­llos. Des­de en­ton­ces, los em­pe­ra­do­res am­plían la red de ca­na­les de mi­les de ki­ló­me­tros con mu­chas es­clu­sas: en nin­gún otro lu­gar hay al­go así.

Las bar­ca­zas de sal vi­ran en el ca­nal de Bian en su via­je ha­cia Kai­feng. El trá­fi­co se va ha­cien­do más den­so y fi­nal­men­te cien­tos de bar­cos y bar­ca­zas se api­ñan en el agua.

En la ori­lla im­pe­ra un trá­fi­co den­so. En al­gu­nos ca­rros de bue­yes que pa­san por allí hay gran­des bom­bas me­cá­ni­cas co­nec­ta­das al eje me­dian­te en­gra­na­jes. Tras ca­da (apro­xi­ma­da­men­te 500 me­tros), gol­pean un tam­bor; así los con­duc­to­res de es­tos ca­rro­so­dó­me­tro mi­den la dis­tan­cia re­co­rri­da.

Tam­bién se mon­tan fi­gu­ras de ma­de­ra que se­ña­lan al sur con el bra­zo ex­ten­di­do. Fun­cio­nan se­gún el prin­ci­pio del com­pás, cu­ya uti­li­za­ción los chi­nos co­no­cen des­de el si­glo IV. Gra­cias a es­tos tam­bo­res de dis­tan­cia y a es­tos in­di­ca­do­res de di­rec­ción, los co­mer­cian­tes pue­den man­te­ner el rum­bo in­clu­so en las vas­tas lla­nu­ras del in­te­rior.

La bar­ca­za lle­ga a Kai­feng y ma­nio­bra en los mue­lles de la ori­lla, don­de se yer­guen al-

li ma­ce­nes y ta­lle­res de car­pin­te­ros y cor­de­le­ros. Los cu­lis des­car­gan los sa­cos de sal.

CON­TRA LA LLU­VIA, SOM­BRI­LLAS PLE­GA­BLES DE PA­PEL EN­GRA­SA­DO

LOS MA­RI­NE­ROS HAM­BRIEN­TOS to­man al­go en un pues­to de co­mi­da, pe­ro los via­je­ros de los bar­cos de pa­sa­je­ros es­pe­ran más lu­jos: en las ca­sas de vi­nos de pri­me­ra ca­te­go­ría, los camareros sir­ven bue­na co­mi­da con vino de arroz ca­lien­te. Quien lo desee pue­de com­prar una chi­ca pa­ra un par de ho­ras en un “con­ven­to de mon­jas-ca­sa de vi­nos”. Al­gu­nos de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos cuen­tan con más de cien ha­bi­ta­cio­nes.

En­tre­tan­to, los por­ta­do­res arras­tran los sa­cos de sal has­ta los mer­ca­dos de la me­tró­po­li. Cuan­do de­jan atrás los su­bur­bios, se to­pan con la mu­ra­lla ur­ba­na: un mu­ro en­ca­la­do de 12 me­tros de al­tu­ra y 18 de es­pe­sor. Un puen­te sal­va el fo­so de agua de 77 me­tros de an­cho has­ta una de las 12 puer­tas ro­jas, to­das co­ro­na­das con te­ja­dos cur­vos. 12 puer­tas con­du­cen a Kai­feng des­de los cua­tro pun­tos car­di­na­les: una pa­ra ca­da mes.

Los por­ta­do­res de sal se aden­tran en el la­be­rin­to de ca­lle­jue­las. Por la “ca­lle del gre­mio de tra­tan­tes de ca­ba­llos” y la “gran ca­lle del oes­te” cir­cu­lan hu­ma­nos y ani­ma­les. Las ca­sas se apre­tu­jan: edi­fi­cios pla­nos y co­lo­ri­dos, vi­vien­das, tien­das, fá­bri­cas de se­da, hor­nos de la­dri­llos, mo­nas­te­rios bu­dis­tas y el hos­pi­tal pa­ra po­bres “Plá­ci­da Sal­va­ción”.

Los ven­de­do­res sin tien­da ni pues­to en el mercado ofre­cen sus mer­can­cías en la cal­za­da: azú­car de ca­ña o fós­fo­ros: as­ti­llas de pino con la ca­be­za re­cu­bier­ta de azu­fre.

En­tre la mul­ti­tud de co­lo­res apa­ga­dos des­ta­can las ves­ti­du­ras de los ofi­cia­les, ata­via­dos con el “atuen­do de gra­dua­do” co­mo sím­bo­lo de su es­ta­tus: cha­que­ta de se­da co­lo­ri­da has­ta la ro­di­lla con man­gas an­chas, pan­ta­lo­nes de se­da, za­pa­tos de se­da y un go­rro ci­lín­dri­co. To­dos los fun­cio­na­rios y ciu­da­da­nos pu­dien­tes se pro­te­gen del sol y la llu­via con som­bri­llas ple­ga­bles de pa­pel en­gra­sa­do, ela­bo­ra­do a par­tir de la fi­bra del mo­ral.

Los ha­ra­pien­tos por­ta­do­res de sal arras­tran su car­ga por el cas­co an­ti­guo. El pa­la­cio del em­pe­ra­dor se al­za co­mo un castillo en­tre el mar de te­ja­dos. Pa­san por las tien­das del gre­mio de ven­de­do­res de ga­sa de se­da, lue­go gi­ran a la de­re­cha y se aden­tran en la “ca­lle de la To­rre de Ban” en la que so­lo com­pra aquel al que el cie­lo le ha re­ga­la­do suer­te y ri­que­za. Los co­mer­cian­tes de azo­res pre­sen­tan a sus aves ra­pa­ces, las tien­das ofre­cen per­las y se­da, hier­bas aro­má­ti­cas y jo­yas de oro y pla­ta. Los por­ta­do­res de­po­si­tan por fin la sal, pues han lle­ga­do al ver­da­de­ro cen­tro de Kai­feng, el pun­to me­dio de la ca­pi­tal: la To­rre de Ban.

Un tem­plo del co­mer­cio, un pa­la­cio del en­tre­te­ni­mien­to: esa es la To­rre de Ban, la ca­sa de vi­nos más cé­le­bre de la ca­pi­tal del

reino, y pue­de que la más gran­de. An­te el im­po­nen­te edi­fi­cio de ma­de­ra y sus os­ten­to­sas puer­tas de bien­ve­ni­da se mon­ta un enor­me mercado que se or­ga­ni­za ca­da día des­de ce­ro. Aquí los co­mer­cian­tes de sal ofre­cen los blan­cos cris­ta­les de Si­chuán. La To­rre de Ban tam­bién es una fe­ria de ar­te­sa­nos y es­pe­cia­lis­tas. En los pues­tos re­po­san ti­je­ras y cu­chi­llos, más afi­la­dos que cual­quier otra he­rra­mien­ta del mun­do. Las ma­nu­fac­tu­ras chi­nas ya tra­ba­jan el “hie­rro bru­to” (fun­di­do), el “cur­ti­do” (for­ja­do) y el “gran hie­rro” (ace­ro) des­de ha­ce 1.500 años. La ar­te­sa­nía chi­na del me­tal no co­no­ce ri­val.

Con el hie­rro no so­lo se ela­bo­ran ob­je­tos co­ti­dia­nos, ju­gue­tes y ar­mas, sino que al­gu­nos ca­na­les del reino es­tán cru­za­dos por puen­tes de hie­rro for­ja­do. Y en la pro­vin­cia de Shan­dong se ha edi­fi­ca­do una pa­go­da de 26 me­tros de al­tu­ra y ocho plan­tas; rea­li­za­da en su to­ta­li­dad con hie­rro fun­di­do.

Quien quie­ra dar­se una ale­gría o un ca­pri­cho a los ni­ños com­pra una “li­bé­lu­la de bam­bú” Con­sis­te en un pe­que­ño eje de ma­de­ra ro­dea­do por un cor­del al que es­tá fi­ja­do un ro­tor de plu­mas. Si se ti­ra rá­pi­do del cor­del, en­ton­ces es­te mi­ni­he­li­cóp­te­ro se ele­va gi­ran­do so­bre sí mis­mo.

Otros com­pran co­sas más úti­les, co­mo ni­dos con hor­mi­gas te­je­do­ras vi­vas. Los co­mer­cian­tes las han co­gi­do de los ár­bo­les o las han atraí­do a ve­ji­gas de ove­ja re­lle­nas de gra­sa. Los cul­ti­va­do­res de man­da­ri­nos ne­ce­si­tan a es­tos in­sec­tos, pues acaban con las pla­gas que ame­na­zan la fru­ta. Po­nen los ni­dos de hor­mi­gas en los ár­bo­les y fi­nas cuer­das de bam­bú en­tre las co­pas, pa­ra que pue­dan mo­ver­se de un ár­bol a otro con ra­pi­dez.

CU­NA DE LA HI­PER­IN­FLA­CIÓN

AN­TE LA TO­RRE DE BAN, al igual que en otros mer­ca­dos de la ciu­dad (hay otros 75 ge­ne­ra­les, ade­más de 72 de ali­men­tos y 74 de oro) se pa­ga con mo­ne­das de co­bre. En el cen­tro se ha pun­zo­na­do un pe­que­ño agu­je­ro cua­dra­do, de mo­do que se pue­dan en­he­brar en un cor­del. Los cam­bis­tas las pue­den can­jear por lin­go­tes de oro y pla­ta.

Pe­ro quien desee ad­qui­rir al­gu­nos de los te­so­ros de Kai­feng con di­ne­ro en efec­ti­vo, de­be lle­var di­ne­ro a quin­ta­les. Por eso, des­de 1023, los em­pe­ra­do­res emi­ten bi­lle­tes, ho­jas de pa­pel es­tam­pa­das y se­lla­das con tres co­lo- res por lo me­nos: con nú­me­ros y ca­rac­te­res ne­gros con un círcu­lo ber­me­llón so­bre un fon­do azul añil.

Des­pués se po­ne en prác­ti­ca la im­pre­sión xi­lo­grá­fi­ca de seis co­lo­res y los bi­lle­tes se ador­nan con pa­tro­nes abs­trac­tos y re­pre­sen­ta­cio­nes de las puer­tas de la ciu­dad. Se aña­de se­da al pa­pel de cor­te­za de mo­ral y se fe­cha ca­da bi­lle­te, que ten­drá una va­li­dez de tres años. Es­tas me­di­das di­fi­cul­tan la fal­si­fi­ca­ción, con­de­na­da con la pe­na de muer­te.

Pe­ro no es el ta­len­to cri­mi­nal lo que ame­na­za las fi­nan­zas del reino, sino el em­pe­ra­dor. Ba­jo el rei­na­do de Hui­zong, las pren­sas de bi­lle­tes es­tam­pan po­co a po­co bi­lle­tes por un va­lor de 70 mi­llo­nes de cor­de­les con 1.000 mo­ne­das de co­bre ca­da uno, un ca­pi­tal in­men­so no cu­bier­to por nin­gu­na re­ser­va de me­ta­les pre­cio­sos. ¿Con­se­cuen­cia? ln­fla­ción.

Los pre­cios se ele­van cons­tan­te­men­te. Ca­da vez re­sul­ta me­nos prác­ti­co pa­gar con mo­ne­das, por lo que cre­ce la de­man­da de bi­lle­tes. Ca­da vez se es­tam­pan más y la es­pi­ral del au­men­to de pre­cios con­ti­núa. Kai­feng se con­vier­te en la ciu­dad con ma­yor de­va­lua­ción mo­ne­ta­ria: cu­na de la hi­per­in­fla­ción.

El em­pe­ra­dor no mues­tra nin­gún in­te­rés por se­me­jan­tes pro­ble­mas. Hui­zong, de 38 años, lle­va dos dé­ca­das sen­ta­do en el trono de dra­gón y de­ja la po­lí­ti­ca a su can­ci­ller, a sus mi­nis­tros y a los al­tos fun­cio­na­rios. Él so­lo vi­ve por y pa­ra el lu­jo y el ar­te; sus pre­ci­sos di­bu­jos de pá­ja­ros y flo­res le han gran­jea­do una gran repu­tación.

Ade­más, el em­pe­ra­dor es un co­lec­cio­nis­ta ob­se­si­vo. Le en­can­tan los cuen­cos y los ja­rro­nes de di­se­ños re­fi­na­dos, ad­quie­re obras maestras de ca­li­gra­fía, cua­dros de pin­to­res cé­le­bres y an­ti­guas va­si­jas ri­tua­les: Hui­zong co­di­cia to­da pie­za ca­ra y se­lec­ta. Y ha­ce cla­si­fi­car y ca­ta­lo­gar sus te­so­ros.

Los ca­tá­lo­gos se pu­bli­can en la im­pren­ta de la Cor­te. Ha­ce 500 años que la im­pre­sión es un ne­go­cio in­de­pen­dien­te en Chi­na. Los eba­nis­tas ela­bo­ran pa­ne­les de ma­de­ra pa­ra xi­lo­gra­fía, cu­yos la­dos se ta­llan se­gún pa­tro­nes de ca­lí­gra­fos y di­bu­jan­tes ex­per­tos.

Se lle­gan a im­pri­mir per­ga­mi­nos con más de tres me­tros y me­dio de lon­gi­tud. Pe­ro des­de ha­ce unos 100 años tam­bién se ela­bo­ran li­bros me­dian­te la en­cua­der­na­ción con hi­lo. Ba­jo la su­per­vi­sión de la Cor­te, se pu­bli­can clá­si­cos del con­fu­cia­nis­mo, bu­dis­mo y taoís­mo. So­lo pa­ra los tex­tos más im­por­tan­tes del bu­dis­mo, el Da­zang­jing, se han ta­lla­do más de 130.000 blo­ques de es­tam­pa­ción.

A pe­sar del enor­me es­fuer­zo que su­po­ne la ta­lla y el al­ma­ce­na­mien­to de los blo­ques de es­tam­pa­ción, de los al­tos cos­tes del pa­pel grue­so de hi­lo de cá­ña­mo y de la tin­ta chi­na, a pe­sar de los suel­dos de escritores, di­bu­jan­tes, ta­llis­tas de blo­ques, im­pre­so­res y en­cua­der­na­do­res, la pu­bli­ca­ción es un ne­go­cio ren­ta­ble in­clu­so pa­ra los edi­to­res pri­va­dos.

Tam­bién los hom­bres pu­dien­tes se dis­traen con re­la­tos po­pu­la­res o poe­mas. Y al­gu­nos tex­tos bu­dis­tas al­can­zan ti­ra­das de más de un mi­llón de ejem­pla­res.

En 28 an­tes de Cris­to se do­cu­men­tan en Chi­na las ob­ser­va­cio­nes as­tro­nó­mi­cas del fir­ma­men­to, con tal pre­ci­sión que los cien­tí­fi­cos de la Edad Mo­der­na han po­di­do cal­cu­lar la ór­bi­ta de unos 40 co­me­tas an­te­rio­res a 1500 úni­ca­men­te me­dian­te es­ta fuen­te.

Hay una ma­ra­vi­lla téc­ni­ca so­lo a dis­po­si­ción de los as­tró­no­mos im­pe­ria­les de Kai­feng: la “má­qui­na cós­mi­ca”, fi­na­li­za­da en 1092. En una to­rre go­tea agua de una rue­da de pa­le­tas de tres me­tros de diá­me­tro, cu­yo eje es­tá aco­pla­do a un blo­queo me­cá­ni­co. Ca­da cuar­to de ho­ra, la com­ple­ja ma­qui­na­ria re­chi­na y la rue­da de agua si­gue gi­ran­do al­re­de­dor de una pa­la: es un re­loj me­cá­ni­co ac­cio­na­do me­dian­te agua, el ce­nit de un de­sa­rro­llo que ha du­ra­do unos 300 años.

El mo­vi­mien­to de re­lo­je­ría se trans­mi­te a un glo­bo ce­les­te me­dian­te una ca­de­na. Es­te in­di­ca al ob­ser­va­dor dón­de es­tá ca­da estrella en el cie­lo noc­turno. En lo al­to de la to­rre ro­tan tres ani­llos de la es­fe­ra ar­mi­lar, de una má­qui­na glo­bal: el ex­te­rior gi­ra so­bre su eje una vez al día, el del me­dio in­di­ca la es­ta­ción y las cons­te­la­cio­nes. El ani­llo in­terno cuen­ta con un tu­bo de ob­ser­va­ción. Los as­tró­lo­gos del em­pe­ra­dor pue­den orien­tar es­te tu­bo a una estrella con­cre­ta y la me­cá­ni­ca lo man­tie­ne di­ri­gi­do al pun­to ce­les­tial fi­ja­do. En las ca­sas de los ri­cos ar­den lám­pa­ras de gres es­mal­ta­do, com­pues­tas por dos cuen­cos, uno den­tro del otro. El in­te­rior se lle­na de acei­te de ba­lle­na, que ha­ce arder una me­cha de as­bes­to. En el ex­te­rior se vier­te agua nue­va ca­da tar­de, que en­fría el acei­te y evi­ta que se eva­po­re de­ma­sia­da can­ti­dad del pre­cia­do com­bus­ti­ble de­bi­do al ca­lor de la lla­ma.

En los ho­ga­res hu­mil­des ar­den sim­ples an­tor­chas o lám­pa­ras de acei­te. Y en las ca­lles, los fa­ro­li­llos de pa­pel irra­dian luz de co­lo­res. Así los noc­tám­bu­los pue­den en­con­trar su ca­mino, qui­zás ha­cia uno de los más de 50 tea­tros. Tam­bién hay can­ti­nas de mú­si­ca en los ba­rrios de pla­cer, con re­per­to­rios pa­ra sa­tis­fa­cer las exi­gen­cias más va­ria­das: las “can­tan­tes de can­cio­nes obs­ce­nas” son pros- ti­tu­tas, “can­tan­tes de can­cio­nes cor­tas” sue­na me­jor. Li Shis­hi, la más fa­mo­sa, se­du­jo al em­pe­ra­dor con su ar­te y aho­ra es su aman­te.

O qui­zás al­go me­nos em­ba­ra­zo­so: una vi­si­ta a Zhang de los hi­los de oro, uno de los ti­ti­ri­te­ros más fa­mo­sos. Y quien quie­ra más en­tre­te­ni­mien­to pue­de to­mar al­go en la To­rre de Ban. Mien­tras be­be vino de arroz en un cuen­co de ce­rá­mi­ca, ve­rá a los por­ta­do­res trans­por­tar to­da cla­se de te­so­ros pa­ra el nue­vo día de mercado: por­ce­la­na, ja­de, cuerno de ri­no­ce­ron­te, se­da y pla­ta. Y sal de Si­chuán.

***

HOY KAI­FENG TIE­NE UNOS cin­co mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Pe­ro ya no que­da ca­si na­da de su an­ti­guo es­plen­dor. Los nó­ma­das del nor­te la con­quis­ta­ron en 1126. El em­pe­ra­dor Hui­zong te­mía tan­to a sus enemi­gos que ab­di­có an­tes de que fue­ra to­ma­da... pe­ro en vano. Le apri­sio­na­ron y lle­va­ron a Man­chu­ria, don­de fa­lle­ció en 1135. La ciu­dad fue sa­quea­da y des­pués aso­la­da por gue­rras y ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les. G

En el año 1120, el pin­tor de la cor­te Zhang Ze­duan plas­mó la vi­da de Kai­feng con gran de­ta­lle en un per­ga­mino de más de cin­co me­tros de lon­gi­tud; las es­ce­nas de las pá­gi­nas si­guien­tes pro­ce­den de su cé­le­bre tra­ba­jo. Aquí, en el ca­nal de Bian, un bar­co plie­ga el más­til an­tes de pa­sar el puen­te del Ar­coí­ris, 3,8 ki­ló­me­tros an­tes de lle­gar a las mu­ra­llas de la ciu­dad.

Una ca­ra­va­na de ca­me­llos pa­sa de­lan­te de una“ca­sa de vi­nos de pri­me­ra ca­te­go­ría” en di­rec­ción a las puer­tas de la ciu­dad. En to­tal, de­bió de ha­ber unos 72 es­ta­ble­ci­mien­tos de es­te ti­po en Kai­feng, en los cua­les los via­je­ros adi­ne­ra­dos dis­fru­ta

ban de se­lec­tos pla­tos y vino de arroz ca­lien­te. Los hu­mil­des se di­ri­gen a uno de los in­con­ta­bles pues­tos de co­mi­da.

En una can­ti­na un gru­po es­cu­cha cau­ti­va­do a un cuentacuentos pro­fe­sio­nal. No so­lo las imá­ge­nes de Zhang Ze­duan ofre­cen es­ce­nas de la vi­da en la ciu­dad. Tam­bién la obra de diez to­mos del cro­nis­ta Meng Yuan­lao es una

fuen­te inago­ta­ble con la que reconstruir la vi­da co­ti­dia­na de Kai­feng en to­das sus fa­ce­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.