¿La ter­ce­ra re­vo­lu­ción?

Geo - - EDITORIAL - Es­ti­ma­do lec­tor,

Di­cen que ya es­tá aquí, que ha lle­ga­do ca­si sin avi­sar, que pron­to se in­tro­du­ci­rá en nues­tros ho­ga­res y cam­bia­rá el mun­do. Al prin­ci­pio fue co­mo el ru­mor del mar, un so­ni­do sor­do y pro­fun­do que se des­va­ne­cía en el ai­re de­jan­do tras de sí un li­ge­ro ras­tro de es­pu­ma. Des­pués fue to­man­do con­sis­ten­cia, y el ru­mor se trans­for­mó po­co a po­co has­ta con­ver­tir­se en una gran no­ti­cia. Des­de lu­ga­res le­ja­nos em­pe­za­ron a lle­gar in­for­ma­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias, lo­gros im­pen­sa­bles, éxi­tos inima­gi­na­bles. Di­cen que unos in­ves­ti­ga­do­res han lo­gra­do crear ar­ti­fi­cial­men­te una ore­ja con cé­lu­las y te­ji­dos vi­vos, y que no era la úni­ca par­te del cuer­po que con­si­guen re­pro­du­cir, que tam­bién hay ojos, na­ri­ces, de­dos y ex­tre­mi­da­des com­ple­tas. Di­cen que unos ar­qui­tec­tos han cons­trui­do unas ca­sas en me­nos de 24 ho­ras y que su con­sis­ten­cia es tal que so­por­tan has­ta los más te­rri­bles te­rre­mo­tos. Cuen­tan que de la na­da sur­gen enor­mes fuen­tes de fru­tas, de es­pa­gue­tis, de ham­bur­gue­sas. Ase­gu­ran que bas­ta con apre­tar un bo­tón pa­ra que, por ar­te de ma­gia, un mun­do pa­ra­le­lo naz­ca an­te nues­tros ojos co­mo una ima­gen fren­te al es­pe­jo. An­te la sor­pre­sa de mu­chos, di­cen que to­do es­to es ca­si gra­tis, y que es po­si­ble gra­cias a una nue­va y ex­tra­ña tec­no­lo­gía, lla­ma­da im­pre­sión 3D, que em­plea pro­ce­sos des­cri­tos con tér­mi­nos en­go­la­dos y vo­ca­blos in­com­pren­si­bles: mo­de­la­do por de­po­si­ción fun­di­da, fu­sión por haz de elec­tro­nes, sin­te­ri­za­do se­lec­ti­vo por lá­ser, la­mi­na­do por ca­pas, es­te­reo­li­to­gra­fía. Los más op­ti­mis­tas hablan ya con ve­ne­ra­ción de su lle­ga­da y la es­pe­ran co­mo al an­sia­do Me­sías. Pro­nos­ti­can un cam­bio ra­di­cal, una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que trans­for­ma­rá la economía mun­dial, aba­ra­ta­rá los cos­tes, mo­di­fi­ca­rá el ac­tual sis­te­ma de con­su­mo, la in­dus­tria fa­bril, el trans­por­te. Hablan de un nue­vo fu­tu­ro don­de la pro­duc­ción en ma­sa da­rá pa­so a la pro­duc­ción per­so­nal, don­de el in­di­vi­duo se­rá due­ño de su pro­pio des­tino, don­de por fin rom­pe­rá las ca­de­nas de las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Los me­nos op­ti­mis­tas, ve­te­ra­nos cur­ti­dos en re­vo­lu­cio­nes ol­vi­da­das, re­cla­man pru­den­cia, mien­tras se pre­gun­tan có­mo un sim­ple cam­bio tec­no­ló­gi­co pue­de ge­ne­rar un efec­to tan sus­tan­cial en la economía mun­dial. No en­tien­den por qué na­die se­ña­la el he­cho de que la an­sia­da tec­no­lo­gía con­su­me en­tre 50 y 100 ve­ces más elec­tri­ci­dad que los mé­to­dos tra­di­cio­na­les de im­pre­sión, por qué na­die aler­ta que su uso en los ho­ga­res pue­de ser tan per­ju­di­cial co­mo el ta­ba­co, por qué cuan­do em­pe­za­mos a re­du­cir nues­tra de­pen­den­cia del plás­ti­co re­gre­sa­mos a él. No com­pren­den por qué na­die ha­bla de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial ni de pro­pie­dad in­te­lec­tual ni de cues­tio­nes mo­ra­les, éti­cas o le­ga­les, por qué se com­pro­me­te la se­gu­ri­dad de los paí­ses y las gen­tes ale­gre­men­te. De la im­pre­sión 3D, de la que ha­bla­mos ex­ten­sa­men­te en un re­por­ta­je in­te­rior, se di­ce que es la ter­ce­ra gran re­vo­lu­ción in­dus­trial. ¿Lo es?

Los me­nos op­ti­mis­tas, ve­te­ra­nos cur­ti­dos en re­vo­lu­cio­nes ol­vi­da­das, re­cla­man pru­den­cia, mien­tras se pre­gun­tan có­mo un sim­ple cam­bio tec­no­ló­gi­co pue­de ge­ne­rar un efec­to tan sus­tan­cial en la economía mun­dial

Ju­lián D ue­ñas

G E O. Di­rec tor de jdue­nas@gyj.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.