EL ÚL­TI­MO REY A ORI­LLAS DEL NI­LO

"La re­vo­lu­ción no es un acon­te­ci­mien­to, es una épo­ca. La con­cien­cia de la gen­te cam­bia. Lo que acep­tá­ba­mos ayer se vuel­ve inacep­ta­ble hoy"

Geo - - GEOENTREVISTA - Ma­ría Lui­sa Fuen­tes

en 2013, ¿qué pien­sa aho­ra?

–Mi pos­tu­ra no ha si­do bien en­ten­di­da. Yo he di­cho siem­pre que el se­ñor Mor­si era un pre­si­den­te elec­to que de­bía que­dar­se cua­tro años en el po­der. Pe­ro el 22 de no­viem­bre de 2012, el se­ñor Mor­si dio lo que lla­ma­mos "gol­pe de Es­ta­do pre­si­den­cial" al anu­lar la ley y so­me­ter al po­der ju­di­cial a su au­to­ri­dad. No te­nía­mos un Par­la­men­to pa­ra ha­cer un vo­to de cen­su­ra con­tra el pre­si­den­te y mu­chos ar­tis­tas y es­cri­to­res fir­ma­mos una pe­ti­ción pa­ra ha­cer elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Yo ni he par­ti­ci­pa­do ni acep­to lo que pa­só des­pués. Estoy muy le­jos de Al-Si­si. En Egip­to me con­si­de­ran un es­cri­tor con­tra­rio al ré­gi­men. No estoy de acuer­do so­bre to­do con que ha­yan en­car­ce­la­do a mi­les de per­so­nas. No pue­do ya pu­bli­car mis ar­ticu­los en la pren­sa, ni ha­blar en la te­le­vi­sión.

Sus li­bros tie­nen mu­cho éxi­to en Egip­to, ¿no es cier­to?

–Sí, mu­cho, aun­que el ré­gi­men ha­ce pro­pa­gan­da con­tra mí. Pe­ro yo ya era muy apre­cia­do co­mo no­ve­lis­ta diez años an­tes de la re­vo­lu­ción. Y eso que­da.

¿Có­mo ve el fu­tu­ro de Egip­to? ¿Otra re­vo­lu­ción?

–La re­vo­lu­ción es una épo­ca, no un acon­te­ci­mien­to. Es una con­cien­cia. Uno se vuel­ve re­vo­lu­cio­na­rio. Sig­ni­fi­ca que lo que acep­tá­ba­mos ayer se vuel­ve inacep­ta­ble hoy. En Egip­to he­mos te­ni­do tres olea­das re­vo­lu­cio­na­rias des­de 2011: la caí­da de Mu­ba­rak, en fe­bre­ro; la ma­sa­cre de la ca­lle Muham­mad Mah­mud en no­viem­bre de 2011; y el 30 ju­nio de 2013 con­tra los her­ma­nos mu­sul­ma­nes y Mor­si. La Revolucion Fran­ce­sa no se hi­zo en un día, hu­bo olea­das re­vo­lu­cio­na­rias, por­que la gen­te se vuel­ve re­vo­lu­cio­na­ria. La con­cien­cia cam­bia.

¿En­ton­ces la so­cie­dad egip­cia es hoy re­vo­lu­cio­na­ria?

–Oja­lá, pe­ro de­bo de­cir que la gen­te que ha­ce la re­vo­lu­ción sue­le ser una mi­no­ría. Los otros son in­fluen­cia­dos por ellos.

¿Có­mo se ve des­de Egip­to lo que pa­sa en Si­ria?

–Hay mie­do de que Egip­to se con­vier­ta en una nue­va Si­ria. Y esa es una de las ra­zo­nes de que se apo­ye a Al-Si­si. Los mi­li­ta­res se jus­ti­fi­can di­cien­do que el ejér­ci­to es la co­lum­na ver­te­bral de Egip­to. No estoy de acuer­do. Pe­ro así se man­tie­nen en el po­der.

¿Y cuál es su opinión?

–Que no sir­ven las mis­mas re­glas pa­ra to­dos los paí­ses ára­bes. Por­que son dis­tin­tos. En Si­ria ha­bía un pro­ble­ma de fac­cio­nes re­li­gio­sas, la mi­no­ría ala­wí chií con­tro­la­ba to­do. En Li­bia, no ha­bía Es­ta­do, sino cua­tro tri­bus que se al­za­ron y lu­cha­ron en­tre sí. No es el ca­so de Egip­to, don­de te­ne­mos uno de los Es­ta­dos más an­ti­guos del mun­do. Tam­bién quie­ro men­cio­nar la cues­tión de los re­fu­gia­dos, que es un pro­ble­ma hu­mano. Estoy im­pre­sio­na­do, no por la po­si­ción de los Go­bier­nos eu­ro­peos, sino de la gen­te. Es muy con­mo­ve­dor. Pe­ro los Go­bier­nos oc­ci­den­ta­les son tam­bién res­pon­sa­bles de lo que es­tá pa­san­do, por­que ellos ven­den ar­mas a ese país.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.