Olas in­te­rio­res en el océano: mi­den más de 200 me­tros de al­tu­ra y se dis­tin­guen in­clu­so des­de el es­pa­cio.

Geo - - GEO NOTICIAS -

Los es­pan­to­sos tsu­na­mis, cu­yas lar­gas y rá­pi­das olas se le­van­tan has­ta más de 50 me­tros de al­tu­ra en áreas cos­te­ras po­co pro­fun­das des­pués de los ma­re­mo­tos, no son na­da com­pa­ra­dos con el me­ga­mons­truo que re­co­rre ca­da día el mar del Sur de Chi­na. Re­cien­te­men­te, un equi­po in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­do­res dirigi- do por Matt­hew Al­ford, del ca­li­for­niano Ins­ti­tu­to de Ocea­no­gra­fía Scripps, ha in­for­ma­do so­bre es­te fe­nó­meno monstruoso: más de 200 me­tros de al­tu­ra y 200 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud mi­de es­ta ola que se for­ma una y otra vez en el es­tre­cho de Lu­zón, en­tre Tai­wán y Fi­li­pi­nas. Pro­ba­ble­men­te ca­si na­die ha oí­do ha­blar nun- ca de ellas, las más po­ten­tes del mun­do, y el mo­ti­vo es muy sen­ci­llo: es­tas olas in­ter­nas no se for­man en la su­per­fi­cie ma­ri­na sino en las pro­fun­di­da­des del océano, im­pul­sa­das por el vien­to y las co­rrien­tes de las mareas.

Allí cum­plen una fun­ción muy im­por­tan­te pa­ra el cli­ma y el eco­sis­te­ma. Por­que, de­bi­do a las tur­bu­len­cias que se for­man, gran­des can­ti­da­des de agua ca­lien­te van a pa­rar a las pro­fun­di­da­des, mien­tras que el agua fría as­cien­de ha­cia arri­ba. Y eso es muy be­ne­fi­cio­so pa­ra to­dos los or­ga­nis­mos que vi­ven en el océano por­que los nu­trien­tes que se han de­po­si­ta­do en el fon­do son trans­por­ta­dos de nue­vo a las ca­pas de agua pró­xi­mas a la su­per­fi­cie.

La ola gi­gan­te sur­ge por­que a mil me­tros de pro­fun­di­dad dos cres­tas mon­ta­ño­sas com­pri­men las ma­sas acuá­ti­cas en la zo­na don­de se en­cuen­tran las ca­pas de agua ca­lien­te y fría. En­ton­ces se ge­ne­ran re­mo­li­nos, y las aguas pro­fun­das, frías y pe­sa­das, son arras­tra­das ha­cia arri­ba pa­ra caer des­pués de gol­pe, des­pla­zan­do a su vez a otras ma­sas de agua. De es­te mo­do se for­ma una ola em­pi­na­da que se pro­pa­ga en di­rec­ción al con­ti­nen­te asiá­ti­co. Es­ta me­ga­ola só­lo en­cres­pa un po­co la su­per­fi­cie del mar y ge­ne­ra un gran nú­me­ro de olas más pe­que­ñas cu­yo pa­trón se pue­de de­tec­tar en las imá­ge­nes to­ma­das por sa­té­li­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.