Es­te mis­te­rio se de­be en bue­na me­di­da a la for­ma de las alas.

Geo - - GEO NOTICIAS -

To­do el que ha­ya via­ja­do al­gu­na vez en un jum­bo se ha­brá plan­tea­do por unos mo­men­tos una te­me­ro­sa pre­gun­ta: ¿có­mo pue­de vo­lar se­me­jan­te gi­gan­te? So­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que sus mo­to­res só­lo lo em­pu­jan en sen­ti­do ho­ri­zon­tal. ¿A qué se de­be que los avio­nes pa­rez­can in­frin­gir una ley na­tu­ral? Es­te fe­nó­meno se ba­sa en una fuer­za fí­si­ca que ac­túa en sen­ti­do opues­to a la fuer­za de atrac­ción te­rres­tre: la fuer­za as­cen­sio­nal. La for­ma y la po­si­ción de las alas con­si­guen que un avión re­ci­ba su­fi­cien­te fuer­za as­cen­sio­nal pa­ra su­pe­rar la fuer­za de gra­vi­ta­ción y ele­var­se por los aires. Las alas tie­nen una ca­ra su­pe­rior muy abom­ba­da y es­tán ins­ta­la­das en el fu­se­la­je del avión de tal ma­ne­ra que por de­lan­te es­tán orien­ta­das li­ge­ra­men­te ha­cia arri­ba.

Sim­pli­fi­can­do: po­de­mos de­cir que el ai­re que­da en­cau­za­do de tal for­ma en torno a las alas que en la ca­ra su­pe­rior flu­ye más rá­pi­da­men­te que en la in­fe­rior. De es­te mo­do se ge­ne­ra una pre­sión ne­ga­ti­va so­bre las alas –de­bi­do a com­ple­jas le­yes ae­ro­di­ná­mi­cas–, que en cier­to mo­do las as­pi­ra ha­cia arri­ba. Así sur­ge la fuer­za as­cen­sio­nal. Es­te fe­nó­meno se pue­de en­ten­der con ayu­da de un ex­pe­ri­men­to muy sim­ple. Só­lo hay que sos­te­ner una ho­ja de pa­pel de­lan­te de la bo­ca de tal ma­ne­ra que cuel­gue por un la­do. Si aho­ra so­pla­mos por en­ci­ma de la ho­ja la par­te col­gan­te se ele­va.

Otra ex­pli­ca­ción de la fuer­za as­cen­sio­nal se ba­sa en el prin­ci­pio de reac­ción: si se ace­le­ra la ma­te­ria en una di­rec­ción, esa ac­ción ge­ne­ra una fuer­za en di­rec­ción opues­ta. Es­te prin­ci­pio se ha­ce evi­den­te, por ejem­plo, cuan­do uno sal­ta a un em­bar­ca­de­ro des­de una bal­sa: en­ton­ces una fuer­za an­ta­gó­ni­ca a la fuer­za del sal­to ac­túa so­bre la bal­sa y és­ta da un brin­co ha­cia atrás. En los avio­nes la po­si­ción de las alas ha­ce que el ai­re se ace­le­re obli­cua­men­te ha­cia aba­jo. Es­to ge­ne­ra una fuer­za di­ri­gi­da ha­cia arri­ba que trans­mi­te fuer­za as­cen­sio­nal a la ae­ro­na­ve: cuan­to ma­yor sea la ve­lo­ci­dad, ma­yor se­rá la fuer­za as­cen­sio­nal.

El ta­ma­ño, la for­ma y la po­si­ción de las alas se de­be de­ter­mi­nar con la máxima pre­ci­sión, co­mo de­mues­tra lo que ocu­rre cuan­do se co­lo­can, aun­que só­lo sea li­ge­ra­men­te, obli­cuas res­pec­to al ai­re que flu­ye. En­ton­ces és­te ya no pue­de se­guir la for­ma del ala y se arre­mo­li­na. Se pro­du­ce un “des­pren­di­mien­to del flu­jo“. El avión ya no re­ci­be fuer­za as­cen­sio­nal y se es­tre­lla, siem­pre que el pi­lo­to no co­rri­ja a tiem­po la po­si­ción erró­nea me­dian­te una ma­nio­bra ade­cua­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.